Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Puebla, muchas gracias por su hospitalidad, por la gran oportunidad que hoy se me da de encontrarme una vez más con los señores Gobernadores de las distintas entidades del país, con el señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Y un espacio, sin duda, para poder estrechar la coordinación y el trabajo conjunto que el Gobierno de la República y los gobiernos de las distintas entidades llevamos a cabo para servir de mejor manera a la sociedad mexicana, para entregar mejores resultados, para actuar con mayor eficacia en distintos frentes y, sobre todo, para mantener un clima de diálogo, de entendimiento, de acuerdo; de saber recoger las distintas inquietudes sobre diversos temas que en cada entidad hay y en donde el Gobierno de la República quiere trabajar y quiere acompañar los esfuerzos de cada gobierno estatal.

Éste es un espacio que me permite nuevamente reafirmar el invariable compromiso del Gobierno de la República para trabajar muy de cerca de los gobiernos locales, para realmente, insisto, sumar esfuerzos y hacer frente común ante los distintos desafíos que tiene la Nación.

Yo celebro que en este encuentro realmente los acuerdos, los pronunciamientos y los compromisos adquiridos sean resultado de una agenda verdaderamente muy productiva.

Aquí hemos escuchado no solamente lo que a lo mejor pudiera ser de varias reuniones de Gobernadores, convocatorias, llamados, exhortos, sino que además aquí hay claro compromiso de los gobiernos estatales para asumir distintas tareas en diversos órdenes que aquí se han abordado.

Y que me gustaría hacer un breve y rápido recuento de todos ellos, si no en la extensión de lo que aquí ya se dijo, sí ponderar temas que, sin duda, tienen especial relevancia.

En primer lugar, he de referirme al tema de desarrollo social.

Todos tenemos muy claro que uno de los grandes temas de mayor prioridad que tenemos los gobiernos, no importando el orden que corresponda, que lo es de todos los gobiernos en sus distintos órdenes: Federal, estatal y municipal, es abatir los niveles de pobreza y de desigualdad. Es lograr condiciones para que cada mexicano tenga mayores oportunidades de realización personal.

Y para ello, es importante que resultemos o hagamos esfuerzos que redunden en una disminución real y sensible de los niveles de pobreza.

Muchos son los factores que habrán de incidir para lograr este objetivo. Pero yo celebro que en esta reunión se esté tomando un acuerdo para el siguiente propósito, para que, realmente, los recursos previstos en el Presupuesto Federal, que mandata la ejecución de los mismos a los órdenes estatales y municipales, tengan una clara orientación, sobre todo, para atender las variables o los elementos que lamentablemente generan pobreza.

Que realmente podamos hacer una ejecución de estos recursos más eficaz, para atender las razones de la pobreza, para lograr que las zonas geográficas de las distintas entidades, con mayor rezago social, sean mejor atendidas, haya una mayor infraestructura en abasto de agua, en atención a la salud, en educación.

Y, a final de cuentas, podamos, realmente, prestarles una mayor atención a los indicadores que demuestran que en estos lugares hay pobreza.

Otro tema importante, y que celebro el acuerdo tomado hoy aquí, es el que tiene que ver con la educación.

Todos reconocemos que para tener un mejor país, para asegurar que niños y jóvenes de hoy puedan tener mejores herramientas que les permita forjarse un mejor mañana, un mejor porvenir, un mejor futuro, al Estado mexicano y a todos sus componentes corresponde dotarles de las mejores capacidades, habilidades y herramientas.

Y, por eso, reconozco el acuerdo tomado para llevar a cabo la debida implementación de la Reforma Educativa.

Quizá, de entre las reformas estructurales, la que mayor consenso tuvo, la que mayor respaldo democrático tuvo. Y que ahora es importante materializarla en las entidades federativas.

Son varios los componentes de esta reforma y son varias las tareas que corresponden al Gobierno de la República, y otras más que corresponden a las distintas entidades federativas.

Por eso, reconozco aquí el compromiso que se ha asumido de forma unánime entre Gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, para avanzar en la armonización de la legislación local en cada estado, que sea congruente con el espíritu de la Reforma Educativa.

En trabajar en distintas tareas para tener escuelas de mayor calidad, escuelas dignas. Trabajar, también, en la debida y mejor capacitación a los docentes, que son, al final de cuentas, los instructores y formadores, y mentores de las futuras generaciones.

Otro aspecto relevante abordado el día de hoy, insisto, de ésta que, sin duda, ha sido una agenda muy productiva, ha sido el tema vinculado al tema hacendario y que, sin duda, lo que se abordó con el Secretario de Hacienda y Crédito Público está orientado a atender temas específicos, como los que ya hiciera referencia el Gobernador del Estado de Querétaro, a propiciar condiciones óptimas y de certidumbre jurídica para atraer mayor inversión nacional y extranjera; inversión productiva que genere empleos.

Habré de instruir al Gabinete de México Próspero, que está encargado, precisamente, de las decisiones que estén orientadas y encaminadas a potenciar nuestra capacidad para atraer más inversión, más productiva y que genere más empleos.

También, para llevar a cabo de forma conjunta con la Secretaría de Educación, la debida instrumentación de lo que es la Reforma Educativa, entre los temas aquí abordados.

Finalmente, no puedo dejar de hacer mención a un tema verdaderamente relevante que es el de la seguridad. Todos lo son, pero son temas, todos de orden prioritario. El de la seguridad.

Y me parece digno de hacer mención y de agradecer el reconocimiento que amablemente han hecho a un servidor, pero que no lo asumo en lo personal.

Lo asumo en nombre de las instituciones, del Estado mexicano y del Gobierno Federal, encargadas de la seguridad, y que la debida y mayor coordinación que está habiendo entre ellas, está permitiendo que actuemos con mayor eficacia.

La detención de un delincuente de alta peligrosidad y entre los más buscados en el mundo, como otras aprehensiones, de los varios sujetos que están siendo perseguidos por el Estado Mexicano, 75 de 122 que teníamos claramente ubicados, identificados, desde el inicio de esta Administración, se ha logrado gracias a dos componentes muy importantes, a dos variables fundamentales: Mayor y efectiva coordinación, entre las instancias de seguridad del Gobierno Federal y, a su vez, una mayor y cada vez más eficaz coordinación entre el Gobierno Federal y los gobiernos de las distintas entidades federativa del país y del Distrito Federal.

Esto, sin duda, está posibilitando que los niveles de violencia estén teniendo una real disminución, al tiempo que también logramos una mejor coordinación para atender otros fenómenos delictivos, que eventualmente, también, han tenido un incremento en los últimos meses.

Me refiero, particularmente, al secuestro y a la extorsión, para los que se han tomado medidas específicas desde la designación de un Coordinador Nacional para darle la especial relevancia que tiene este tema y lograr mayor eficacia y mejores resultados en esta materia.

De tal suerte que, todo esto debe redundar en un esfuerzo compartido del Estado mexicano y de todos sus componentes: del Gobierno Federal, de los Gobiernos estatales, de los Gobiernos municipales, que como partes del Estado y responsables de dar seguridad a la población, realmente logremos mayores resultados y eficacia en nuestro actuar.

Lo que se ha acreditado es que el Estado mexicano ha venido reforzando sus capacidades institucionales. Esas que queremos y deseamos se tenga en todos los órdenes de Gobierno: capacidad para hacer mayor inteligencia y me refiero a tener uso de mayor tecnología, análisis de información que nos permita actuar con mayor precisión en la búsqueda de delincuentes que son perseguidos por la justicia.

Me refiero, también, a que logremos en esta debida coordinación y en este fortalecimiento a las capacidades, una mayor profesionalización de nuestros cuerpos de seguridad, un mejor equipamiento, y de estrategias compartidas, que va desde compartir información, que nos permita, insisto, resultar más eficaces en el combate al crimen organizado y en propiciar condiciones de mayor seguridad.

Estos me parece que han sido los temas abordados en esta 46 Reunión de Gobernadores y Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Insisto, en una agenda productiva, porque no sólo deja aquí pronunciamientos para que sean otros quienes asuman tarea, sino más bien reafirma el compromiso que todos hacemos.

Ustedes, gobernadores de las distintas entidades federativas, el señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal y el Gobierno de la República para sincronizarnos, para cerrar filas y trabajar en equipo en temas que nos son comunes por el bien de la Nación.

Aquí estamos reafirmando el que juntos trabajamos para todo México. Que aquí celebro yo, nadie pretenda hacer esfuerzos para tener éxitos particulares, sino que todos trabajamos para el éxito de todos los mexicanos.

Ésta es la premisa más importante que debe conducir nuestro actuar, nuestras convicciones y el firme compromiso que tengamos para que realmente, deponiendo cualquier interés particular podamos sumar esfuerzos y tener una efectiva y real coordinación, como ha venido ocurriendo y como estoy seguro, todavía tenemos camino por andar que vaya acreditando ante la sociedad que sí tenemos esa capacidad, esa disposición y sobre todo que sí somos capaces de dar mejores resultados.

Todo esto, a final de cuentas: acuerdos, tareas y compromisos asumidos, deberán verse reflejados en beneficios para la población.

Todos trabajamos para un mismo objetivo: generar condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos, desde nuestro distinto espacio de actuación.

Y hago votos porque realmente este esfuerzo, realmente se materialice y lo hagamos entre todos una realidad.

Quiero felicitar al Gobernador del Estado de Aguascalientes, Carlos Lozano, quien asume a partir del día de hoy la Presidencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores y desear éxito a los trabajos y acuerdos que aquí se han tomado, pero también a esta dinámica de trabajo que, sin duda, permite afianzar el clima de entendimiento, de acuerdo y de relación en beneficio de toda la Nación.

Muchísimas gracias.

Y antes de proceder a la clausura que amablemente me han conferido este alto honor, quiero saludar a toda la distinguida audiencia que acompaña este encuentro, a colaboradores de los señores Gobernadores, del señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal, responsables de distintas tareas; a presidentes municipales, varios presidentes municipales del Estado de Puebla; a legisladores locales, legisladores federales; rectores de universidades; delegados del Gobierno de la República aquí, en el Estado de Puebla; a toda esta distinguida audiencia les saludo con el mayor de mis respetos.

Y ante lo que aquí se ha comprometido y se ha dejado como tarea y responsabilidad hacia adelante, me resulta muy grato hoy, 26 de febrero de 2014, declarar clausurada esta Cuadragésima Sexta Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores, haciendo votos porque los compromisos y los temas aquí abordados realmente redunden en una mayor coordinación y sobre todo en beneficios para todos los mexicanos.

Muchas felicidades.