-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín.

-SECRETARIO JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN: Con su permiso, señor Presidente.

Señores invitados; distinguidos Presidentes de cámaras; de la Cámara de Desarrolladores de Vivienda, Fernando Abusaid; de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, don Luis Zárate Rocha; de COPARMEX, Juan Pablo Castañón; señor Secretario de Hacienda, don Luis Videgaray Caso; estimados amigos, funcionarios del sector; señores representantes del Poder Legislativo; María Elena Barrera, de la Cámara de Senadores; y el Diputado Abel Guerra Garza, de la Cámara de Diputados.

Y muy especialmente me refiero a quien representa en la mesa a todos los ganadores de este Premio Nacional de Vivienda, nuestro muy estimado amigo, don Javier Olvera.

Muchas gracias a todos por su puntual asistencia a este encuentro del sector de la industria de la vivienda, de la industria de la construcción y de empresarios que le dan fuerza y vitalidad a este importante motor de la economía mexicana.

Hace un año o un poco más, estábamos aquí, planteándonos la necesidad de que la construcción de vivienda fuera el motor del desarrollo urbano. Hoy, las cosas empiezan a tomar forma, pero las preocupaciones no disminuyen.

Cada semana, de aquí al año 2050, un millón de personas en todo el mundo emigra a una ciudad. Ésta es una cifra de un poder devastador, de un gran poder de destrucción si sólo consideramos lo que puede pasar en ciudades que no estén preparadas para el futuro; y de un extraordinario poder de esperanza, si consideramos que tomando las medidas suficientes, necesarias, valientes en muchos casos, podemos tener aquí, el futuro de la humanidad en nuestras manos.

La densidad poblacional de las ciudades permite, sin duda, la distribución eficiente de servicios públicos, la difusión de oportunidades económicas. Esto, claro está, siempre y cuando el crecimiento de las ciudades sea armónico.

Ese fue el motivo fundamental del cambio en la orientación de la política de vivienda: hacer no sólo política de vivienda, sino política de vivienda y desarrollo urbano.

Hoy, estamos reunidos para premiar el esfuerzo de hombres y mujeres que a través de su obra, su empresa, sus inventos, su política, están generando soluciones que favorecen el crecimiento armónico de las ciudades y crean el tipo de ciudad necesitamos para ser un país competitivo.

Los evaluadores enfrentaron una tarea difícil. Siempre se dice esto, pero quiero decirles que la lista preliminar incluía más de 40 proyectos que tuvieron que ser minuciosamente seleccionados.

Ésta es una muy buena noticia, porque nos refleja en buena medida el ánimo que la política de desarrollo urbano y vivienda está dispersando en el país, y convirtiendo en realidad.

Por todo nuestro territorio, miles de empresas de hombres de negocios, de hombres de ciencia, están poniendo sus conocimientos y sus recursos económicos al diseño de nuevas opciones.

Gracias a eso, hoy, hay gente que vive en edificios que se acondicionan solos en materia de clima. Gracias a eso, hoy, hay gente que vive en casas que ahorran millones de litros de agua.

Gracias a eso, hoy, hay gente que vive en colonias, en comunidades donde efectivamente vivir no es solamente regresar a dormir después del trabajo, sino tener una familia, tener un hogar, tener sueños. De eso se trata.

A lo largo de este año, sin duda, un año difícil, a través de los distintos organismos nacionales de vivienda se han tomado muy importantes medidas.

Se dieron a conocer reglas de operación con más de seis meses de anticipación de ponerse en práctica.

Se crearon programas especiales tanto para crear nuevas oportunidades de financiamiento y poner en el mercado nuevos productos, como para apoyar con garantías a los principales desarrolladores de vivienda en el país.

Después de 11 años, finalmente se integró el Consejo Nacional de Vivienda, que volvió a sesionar, integró sus comisiones, y hoy empieza a aportar soluciones al problema de la vivienda; pero no solo de la vivienda, sino también del desarrollo urbano, el orden, y el futuro de las ciudades.

Sin lugar a dudas, lo más importante a lo largo de este año, es solamente que el INFONAVIT, con una inversión de 103 mil millones, otorgara más de 667 mil créditos, lo que representa un 15 por ciento más de que su año inmediato, o el FOVISSSTE aumentara en 25.7 por ciento los créditos.

Lo más importante, es el ambiente de trabajo, de diálogo, de consenso que la industria y el Gobierno han desplegado a lo largo de todo este año.

Por eso, estimados amigos, estamos seguros de que a un año de cambiar y presentar a la sociedad la Política Nacional de Vivienda, esta industria recupera su lugar como motor del desarrollo económico y social de México.

A nombre de todo el sector, estoy seguro que cuando expreso la confianza en que 2014 será un año excepcional, hablo a nombre de todos.

La meta que tenemos para este año, es realizar un millón 100 mil acciones de vivienda, dentro de las cuales se considera la construcción de 475 mil viviendas nuevas.

El Convenio de Coordinación para Acciones de Vivienda que hoy firmamos con entidades federativas y con organismos de vivienda regionales, abona al cumplimiento de esta ambiciosa meta. Y es justo reconocer el esfuerzo de la Confederación Nacional de Organismos Regionales de Vivienda, encabezada por Roberto Gaitán Spamer. Muchas gracias por el apoyo y la confianza otorgados a la SEDATU.

A este convenio se han adherido 27 entidades federativas, y pronto serán todas. Desarrollarán productos y soluciones de vivienda para abatir, como lo estableció usted en la Política Nacional de Vivienda, responsablemente el rezago habitacional.

La coordinación entre los tres órdenes de Gobierno y las dependencias de vivienda, nos permite racionalizar mejor el uso de nuestros recursos, evita duplicidades de tarea, mejora y precisa las políticas públicas, y nos permite ofrecer un mejor servicio a los ciudadanos, y a los desarrolladores, que deben construir casas para ellos.

Este convenio se suma a los esfuerzos que muchos mexicanos realizan desde la academia, las organizaciones gremiales, y hoy, en su presencia, señor Presidente, quisiera reconocer otro de esos esfuerzos; el Colegio de Notarios que, a través de esta firma, reduce en más de un 30 por ciento el costo de las escrituras, y esto permitirá que más ciudadanos no sólo tengan vivienda, sino la certeza de su propiedad.

Muchas gracias, igualmente, señor Presidente.

Estos esfuerzos propagan a lo largo de todo el país un espíritu de cambio. Creemos que son tiempos mejores, y creemos, sobre todo, en la certeza de que podemos hacer mejores cosas.

Mexicanas y mexicanos nos hemos hecho parte de un proyecto nacional que se mueve con una oferta de rumbo bien definido.

Nuestros galardonados recibirán hoy una escultura, obra de María Eugenia Sánchez Cuevas. No es el mismo premio. Se ha rediseñado para incluir un árbol que representa el respeto al medio ambiente, y el perfil de un edificio que ilustra la vivienda en comunidad.

Pero, también, representa, si me permiten la interpretación, la idea de convivencia, la idea de la vida en colectivo, el potencial que tiene una vivienda para integrar a los miembros de una familia no solamente en sí mismos, sino vinculados con su comunidad, la capacidad para generar el desarrollo de una ciudad y la prosperidad de una Nación.

Este premio es un claro reflejo de lo que somos, pero, sobre todo, de lo que queremos ser. Y, particularmente, de lo que el sector de la vivienda está dispuesto a ofrecerle a México, no solamente recuperando su impulso, sino recuperando para México, la esperanza de contar con espacios donde efectivamente se viva mejor.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Interviene enseguida, el Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, ingeniero Luis Zárate Rocha.

-ING. LUIS ZÁRATE ROCHA: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Secretario del Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín; señor Secretario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso; señora y señores Legisladores; titulares y representantes de organismos nacionales hipotecarios y de vivienda; amigos presidentes de CANADEVI y COPARMEX.

El tema de la Reunión Nacional de Vivienda, la Reforma Urbana, Una Apuesta para Mover a México, celebrada el pasado lunes, expresa claramente la voluntad compartida entre el Gobierno de la República y los sectores de la infraestructura y la vivienda, para hacer del desarrollo urbano un eje fundamental en el ejercicio pleno de los derechos sociales de los mexicanos.

Como lo señala el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, el ejercicio de los derechos sociales no es otra cosa que el acceso a los servicios básicos de agua potable, drenaje, saneamiento, electricidad y gas, seguridad social, educación, alimentación y espacios habitacionales dignos.

Una vida de bienestar comienza con una vivienda digna, lo que significa tener cerca la escuela, el trabajo, tener al alcance el mercado, los hospitales; significa poder disfrutar espacios para la cultura, la recreación y el deporte.

Cuando los mexicanos, hombres y mujeres, niños, jóvenes y adultos mayores tienen resueltas sus necesidades esenciales, pueden desplegar todas sus capacidades y obtener más provecho de su estudio y su trabajo, así como de una jubilación digna.

Solamente cubriendo las necesidades esenciales de la población, se podrán reducir las barreras de desigualdad que limitan el crecimiento de la economía y la equidad social, tanto en el campo como en las grandes urbes.

El pasado 11 de febrero se cumplió un año de que usted, señor Presidente, anunció la importante Política Nacional de Vivienda. El nuevo modelo para promover un crecimiento ordenado y sustentable del sector.

La gran virtud de esta política, es, precisamente, vincular el desarrollo urbano con la infraestructura y la edificación de vivienda. No sólo se trata de construir más casas, sino de disfrutar calidad de vida en las zonas habitacionales.

Promover espacios óptimos en las áreas urbanas, con desarrollos que aprovechen mejor el suelo y los servicios disponibles, de modo que se armonice con los recursos naturales, aprovechando, sin dañarlos. Esto es, precisamente, la sustentabilidad.

Significa, también, reducir el rezago en reemplazo y mejoramiento de servicios con un enfoque integral, anticipando las necesidades de las familias que se formarán en las próximas décadas.

Debe ser una reforma profunda, que implica un cambio estructural en el sector. Como constructores y promotores de vivienda, estamos comprometidos.

Una transformación de estas dimensiones exige un cuidadoso proceso de planeación y ajustes, que requieren de tiempo, de maduración y compromisos de todos los actores.

Por ello, reconocemos como un acierto que haya establecido, desde el inicio de su Gobierno, señor Presidente, una instancia rectora de este proceso: la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, encabezada por el Secretario Ramírez Marín, la cual coordina y norma este tema, y ha sido un factor fundamental para unidad de los gremios.

Es relevante para el sector de la construcción de infraestructura y los desarrolladores de vivienda trabajar de manera coordinada, situación que hace muchos años no sucedía, pero con la suma de los esfuerzos, los organismos empresariales podrán concretar grandes avances y logros en este sector, tal como se vio reflejado con los resultados obtenidos en la pasada Reunión Nacional de Vivienda.

De igual manera, son relevantes las funciones de la Comisión Nacional de Vivienda y el Registro Agrario Nacional, como instrumentos para la vigilancia y control de las políticas a cargo de la SEDATU.

En la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción consideramos que el nuevo modelo es el que más conviene al desarrollo urbano. Por ello, cuente usted, señor Presidente, con nuestro compromiso de cumplir con las acciones que nos corresponden, y así alcanzar los objetivos de la Política Nacional de Vivienda.

La eficacia en la coordinación interinstitucional, que es la primera de las estrategias de la política, ha dado frutos en la interacción de las instituciones y organismos nacionales de vivienda.

Esta forma conjunta de trabajar iniciaría una nueva etapa, con el apoyo del Consejo Nacional de Vivienda y sus seis comités especializados.

Para los constructores organizados del país, formar parte de este Consejo representa una gran responsabilidad que formaliza la unión de esfuerzos entre el sector público, privado y social para la planeación del desarrollo urbano, conforme a los objetivos planteados.

Esfuerzos como éstos, están permitiendo consolidar con visión de largo plazo la capacidad y los recursos de las instituciones públicas que atienden al sector, con los del sector social y privado.

Para transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente, es la segunda estrategia, seguimos ajustando nuestros programas y proyectos a las nuevas reglas de financiamiento y subsidios del sector público.

Para ello, ha sido de gran importancia la reciente publicación de los perímetros de contención urbana como parte de las reglas de operación para subsidios 2014.

Esta información genera certidumbre sobre los lugares dentro de las ciudades que cuentan con servicios y equipamientos básicos necesarios para el desarrollo de la vivienda, lo cual convierte en la herramienta eficaz para promover el desarrollo urbano sustentable.

Los planes de desarrollo urbano son decisivos para brindar armonía y seguridad en las zonas habitacionales.

En el sector formal, los empresarios asumimos nuestra responsabilidad de trabajar con absoluto respeto a estos planes. Sin embargo, su éxito está íntimamente ligado al cumplimiento cabal de sus previsiones por parte de los gobiernos estatales y municipales. De ahí, la importancia de la corresponsabilidad que privilegia la Política Nacional de Vivienda.

Recientemente, hemos firmado en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción un convenio de colaboración con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, para trabajar juntos en la planeación del desarrollo urbano a partir de cuatro ejes.

Primero. Certeza en la tenencia de la tierra.

Segundo. Infraestructura social.

Tercero. Desarrollo sustentable.

Y cuarto. Y el más importante; vivienda digna.

Certeza, equidad y transparencia, son condiciones indispensables tanto para planear adecuadamente las inversiones, como para garantizar que las obras se realicen en tiempo y forma.

La Política Nacional de Vivienda es un esfuerzo sin precedentes para avanzar hacia un México incluyente y próspero, a partir de un desarrollo urbano, ordenado y sustentable.

En el sector de la infraestructura, señor Presidente, tenemos previsto crecer el 3.5 del Producto Interno Bruto a la construcción para el 2014, con lo que se recuperarán cerca de 300 mil empleos, lo que nos lleva a tener, para finales de año, 5.9 millones de mexicanos trabajando en el sector, más 2.7 millones de trabajos indirectos.

Y tenemos bases muy firmes para lograrlo, y nos comprometemos a ello. Contamos con licitaciones de obra pública que se adelantaron a final de 2013. El ejercicio oportuno del presupuesto a que se ha comprometido el Gobierno Federal, será fundamental.

Además, los recientes anuncios, como la ampliación del Puerto de Veracruz, el inicio del proceso para la construcción del tren Ciudad de México-Toluca. Y, precisamente, en estos momentos en Jalisco, el Secretario de Comunicaciones y Transportes está iniciando el proceso para la Línea 3 del tren ligero de Guadalajara.

Próximamente, saldrán las bases para la licitación de Monterrey 6. Y dentro del Sector Salud, se han adjudicado un muy importante número de hospitales en todo el país. Éstos solamente son algunos ejemplos.

Para el crecimiento, será determinante el impulso de la Ley de Asociaciones Pública Privadas, a través de la adecuada promoción de sus lineamientos en las entidades federativas, de manera que estados y municipios los adopten de manera homogénea para agilizar el desarrollo de infraestructura, con esta mezcla.

Otro factor, y muy importante, será la renovación del marco jurídico para las obras que emprende el Gobierno Federal. De manera, que el país cuente con una Ley de Obras Públicas moderna y que privilegie la transparencia en las asignaciones. Esto debe ser de acorde con las políticas y la modernidad que el país requiere.

Las reformas y modificaciones a dicha ley se encuentran hoy en la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados, y próximamente, con la participación de las entidades de Gobierno, se articularán mesas para trabajar en tan importante documento.

La conjunción de estos factores permitirá consolidar una inversión en el sector, de 2.8 billones de pesos para el 2014; 1.9 billones provendrán de inversión privada, y 900 mil millones de recursos públicos; 12 por ciento superior al monto registrado el año pasado.

A partir del 2015 y con la apertura del sector eléctrico a la inversión privada, la industria de la construcción podrá elevar su desempeño a tasas de crecimiento por arriba del 5 por ciento anual. Y esto brindará al consecuente beneficio de más y mejores empleos, y con nuevas oportunidades para el desarrollo y competitividad de las regiones.

La Cámara de la Industria de la Construcción refrenda su compromiso de trabajar hombro con hombro con el Gobierno de la República, con los estados y municipios, para avanzar hacia un desarrollo urbano completo y ordenado, bien planeado y sustentable, que beneficie a toda la población, especialmente a los sectores que menos oportunidades han tenido.

Ejemplo de este compromiso, es el trabajo de los industriales de la construcción afiliados a la Cámara para mejorar y construir infraestructura y vivienda digna en el campo y en las zonas urbanas comprendidas en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, documento que fue firmado en meses pasados.

Asimismo, le informo, señor Presidente, que desde septiembre del 2013 hemos venido trabajando de manera muy coordinada con las autoridades del Gobierno Federal responsables en la prevención de desastres naturales. Nuestras empresas afiliadas han estado y estarán presentes en la reconstrucción de la infraestructura y la edificación afectada por dichos desastres.

El compromiso, es entregar a la población infraestructura de calidad y de larga vida; es decir, vías de comunicación, impulsar la movilidad urbana, instalaciones para electricidad, agua potable y saneamiento para la salud, la enseñanza, el comercio y la industria.

Esto dará una visión integral armónica sustentable, como la del nuevo desarrollo urbano que su Gobierno impulsa.

Señor Presidente; Señores miembros del presídium; Señoras y señores:

Los constructores de México le reiteramos nuestro compromiso de cumplir en tiempo y forma con los lineamientos de su política de vivienda y reordenamiento territorial, para así afianzar el cambio estructural en el sector.

Lo hacemos por convicción, y porque compartimos con usted el sentido profundo de la Política Nacional de Vivienda, que es el de convertirla en vehículo eficaz para construir una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad sustantiva.

México tiene, en su visión y liderazgo, una oportunidad única para elevar su competitividad, mejorando las capacidades de las personas y las empresas, las comunidades y las regiones en toda la extensión del territorio nacional.

El desarrollo urbano sustentable con vivienda digna e infraestructura moderna para la población, es el eje fundamental para un México productivo e incluyente que hoy; hoy lo tenemos a nuestro alcance.

Muchas gracias.

-MODERADORA: A continuación, con la distinguida presencia del Presidente de la República, se procede a la firma simbólica de los Convenios de Vivienda con Entidades Federativas.

Firman el documento el Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, el licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, y el Gobernador del estado de Aguascalientes y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, ingeniero Carlos Lozano de la Torre.

(FIRMA DE DOCUMENTOS)

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el Gobernador de Aguascalientes y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, ingeniero Carlos Lozano de la Torre.

-GOBERNADOR CARLOS LOZANO DE LA TORRE: Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

A nombre de la Conferencia Nacional de Gobernadores, saludo al Presidente Enrique Peña Nieto, a quien reconocemos su visión de Estado para impulsar a la vivienda como un sector estratégico de integración social y desarrollo económico.

Muchas gracias, señor Presidente.

Saludo igualmente al doctor Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público; al licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la SEDATU; y a los directores de los distintos organismos nacionales de vivienda.

A las señoras y señores legisladores; igualmente a los representantes de los organismos nacionales del sector privado; a asociaciones y cámaras empresariales; desarrolladores inmobiliarios; y muy especialmente a los ganadores del Premio Nacional de Vivienda 2013.

Muchas gracias a todos, y enhorabuena.

Señor Presidente.

Señores Secretarios.

Señoras y señores:

El Premio Nacional de Vivienda es un reconocimiento a las mejores prácticas que promueven la generación de un entorno habitacional más ordenado y sustentable en todo el territorio nacional.

La presencia en esta ceremonia de empresarios, desarrolladores inmobiliarios, académicos y autoridades de los tres órdenes de Gobierno, significa un voto de confianza en la nueva Política Nacional de Vivienda que está impulsado usted, señor Presidente.

Una nueva política nacional que nos permite transitar hacia un modelo de desarrollo urbano y regional más compacto, eficiente y equilibrado e inteligente.

Porque en esta etapa de reformas estructurales sin precedente, México también está impulsando una gobernanza urbana que propicia la generación de más empleos de valor agregado, la construcción de vivienda digna, una mayor seguridad en la tenencia de la propiedad, y la prevención de riesgos.

Los diferentes sectores productivos y sociales involucrados se han pronunciado a favor de una reforma urbana que vincule la planeación con ordenamiento territorial, la infraestructura, el suelo y la vivienda, como elementos esenciales de un desarrollo sostenido y sustentable.

El Siglo XX en México fue considerado como el de la Reforma Agraria, y el Siglo XXI debe de ser de una Reforma Urbana que propicie el ordenamiento del sector de la vivienda con la actualización de los instrumentos jurídicos, técnicos e institucionales de política pública.

Desde luego, no se trata de inhibir las inversiones, sino de encausarlas en un marco de leyes más claras, modernas y pertinentes para incrementar su rentabilidad en un clima de total certidumbre jurídica, porque ciudades más ordenas y un marco jurídico de vanguardia significan más inversiones, fuentes laborales y bienestar para todos los mexicanos.

Hace más de 20 años, la incorporación de los temas de vivienda y asentamientos humanos a la responsabilidad Federal, respondió a las circunstancias propias de aquella época.

Sin embargo, con el paso del tiempo fue perdiéndose el rumbo particular de atención a esta problemática, para disminuir la efectividad de estas herramientas para ordenar el crecimiento de los centros poblacionales en México.

Hoy, en día, después de varias décadas, la planeación urbana ha recuperado su importancia como política pública de Estado con la creación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, que está instrumentado garantías de certidumbre para los inversionistas inmobiliarios.

Pero, principalmente, la planeación está consolidando en nuestro país como una estrategia integral contra la segregación urbana de la población para prevenir el hacinamiento y la inseguridad pública.

El Presidente Enrique Peña Nieto es el primer Presidente en nuestro país que ha entendido lo que significa otorgar prioridad en la política de Estado a los temas de vivienda y desarrollo urbano.

Después de más dos décadas, contamos con un Presidente que ha entendido la relevancia de una Reforma Urbana para el progreso de México al proponer y llevar a cabo las medidas que están fortaleciendo al sector de la vivienda en nuestro país con un claro enfoque regional.

Hace casi un año, el Ejecutivo Federal anunció nuevas políticas nacionales de vivienda para conducir los esfuerzos públicos y privados en la materia, con el fin de promover un desarrollo ordenado y sustentable del sector.

A 12 meses de distancia, ya comienzan a sentirse los beneficios de este nuevo modelo de política pública, sobre todo, en la instrumentación de esquemas financieros para sectores que no habían sido atendidos, y en la reactivación de los principales indicadores de la vivienda.

Los resultados de la nueva Política Nacional de Vivienda han sido inmediatos. Pero es una responsabilidad de todos incrementarlos, principalmente en favor de los sectores más vulnerables de la población en un marco de sustentabilidad y apego al Estado de Derecho.

En este sentido, la Conferencia Nacional de Gobernadores promueve una agenda temática en los rubros de desarrollo urbano, ordenamiento territorial, infraestructura urbana y vivienda, para impulsar una política social de Estado en materia de vivienda digna adecuada y sustentable, que incremente las inversiones en el sector, y contribuya al ordenamiento de las zonas metropolitanas de nuestro país.

Es bueno mencionar que el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto hizo suyos los planteamientos de esta agenda de la CONAGO, con la creación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, para regular la Política Nacional de Vivienda y cumplir con las demandas expresadas desde hace muchos años por los mismos desarrolladores.

Señoras y señores:

En el marco del Premio Nacional de Vivienda, expresamos, los señores Gobernadores, nuestro reconocimiento al señor Presidente de la República, por la decisión y responsabilidad con la que está enfrentando el reto de transformar la política urbana y habitacional de nuestro país.

De igual manera, agradezco la distinción de suscribir los convenios de coordinación a nombre de los Gobernadores de la República Mexicana, y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, para continuar apoyando la realización de acciones de vivienda en las entidades federativas, con un sentido de orden, transparencia e institucionalidad.

Asimismo, refrendamos la colaboración de la CONAGO con la Presidencia de la República y el Gobierno Federal, para consolidar a la Reforma Urbana como un instrumento de progreso, certidumbre jurídica y crecimiento económico para todos los mexicanos.

En este sentido, como Presidente de la Confederación Nacional de Gobernadores, seguiré promoviendo la construcción de los acuerdos que permitan ampliar los beneficios sociales de una Reforma Urbana que comienza ser toda una realidad en nuestro país.

Sobre todo, ahora que el Estado Mexicano ha recuperado la rectoría de la planeación urbana con el Presidente Enrique Peña Nieto, para hacer de la vivienda una de las palancas más fuertes del desarrollo nacional.

Porque no se trata solamente de construir más casas, sino de hacer ciudades más competitivas, habitables, seguras y con calidad de vida para todos los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Interviene enseguida, el Presidente de la Cámara Nacional de Vivienda, ingeniero Fernando Abusaid Quinar.

-ING. FERNANDO ABUSAID QUINAR: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; señor Secretario, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Así como al ingeniero Carlos Lozano de la Torre, Gobernador del Estado de Aguascalientes y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores; doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

Señora Senadora, representante del Senado, María Elena Barrera Tapia; del mismo modo al doctor Abel Guerra, Secretario de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Diputados.

A nuestros directores de ONAVIS, al maestro Alejandro Nieto Enríquez, Subsecretario de Desarrollo Agrario de la SEDATU; maestra Paloma Silva de Anzorena, Directora General de la Comisión Nacional de Vivienda.

A mis colegas presidentes de las cámaras, tanto a don Luis Zárate, como a Juan Pablo Castañón.

Así como a nuestros directores de ONAVIS, al maestro Alejandro Murat; licenciado Reyes Baeza; licenciado Alberto Cano Vélez, Ángel Islava; y al maestro Jesús Alcántara, Director de la CORETT.

Roberto Gaitán Spamer, Presidente de la CONOREVI; así como a los señores directores de organismo estatales de vivienda; miembros del Colegio Nacional de Notarios; presidente; señores representantes de los medios de comunicación; colegas desarrolladores de vivienda; señoras y señores.

Hace tan sólo un año se dio inicio a una nueva política pública de vivienda, cuyos objetivos buscaban ofrecer mayor calidad, cobertura, sustentabilidad y orden urbano. El reto, era crear las condiciones adecuadas para hacer todo lo anterior posible.

En este primer aniversario del anuncio de la nueva Política de Desarrollo Urbano y de Vivienda, podemos afirmar que se han construido los cimientos para enfrentar la demanda de vivienda de los próximos 20 años, y promete que sea la mayor en la historia de México.

Los resultados ya los empezamos a ver, con una producción en el sector vivienda que concluyó el 2013 con cifras arriba de lo esperado y, desde luego, muy por encima del 2012.

Los retos, sin embargo, no han sido fáciles. Pero gracias a la apertura del presente Gobierno de la República, se han ido superando los primeros retos, para cerrar este año 2013 e iniciar el 2014 con grandes perspectivas de crecimiento.

Esta transformación, encabezada por usted, señor Presidente, se ha caracterizado por un arduo trabajo de coordinación interinstitucional entre autoridades federales y todos los actores de la industria de la vivienda, mismo que se ha llevado a cabo en construir hogares, en construir familias y en construir Nación, no tan sólo construir casas.

Es probable que ésta sea la primera vez que el Gobierno e industria partan de una misma premisa, quizá la más importante para el desarrollo del país.

La vivienda es la base que determina la capacidad de una familia para aspirar a un futuro mejor, pero también, en su más amplio sentido, motor de desarrollo sustentable y columna vertebral para democratizar la producción y la productividad del país con impactos de gran alcance en lo social, en lo económico y en lo ambiental, y en lo urbano.

Los desarrolladores de vivienda afiliados a CANADEVI reconocemos que el esfuerzo gubernamental para la política pública en materia de vivienda ha sido incluyente y en equilibrio, en beneficio de desarrolladores locales, regionales, multirregionales y nacionales.

Sin duda alguna, el liderazgo del Secretario Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de SEDATU, ha sido clave para que esta visión conjunta marque el ritmo de la historia en las próximas décadas.

Su apertura y conocimiento del sector, así como su incansable trabajo, han permitido alcanzar acuerdos de gran relevancia en beneficio de las familias mexicanas. Desde el punto de vista de los participantes en este sector, en articular este potencial, la inversión estratégica que detonará un círculo virtuoso y genere mayores niveles de bienestar ligado a un desarrollo sustentable.

En este contexto, señor Presidente, con la firma de los convenios con los estados que hoy se celebran, usted ha cumplido a cabalidad su palabra, al ampliar una demanda.

Mediante estos convenios, se otorga la posibilidad de obtener un hogar a los trabajadores al servicio de estados, municipios, de los cuerpos de seguridad, así como a los trabajadores asalariados no afiliados, los hombres y las mujeres de las comunidades urbanas y rurales de más bajos recursos.

Asimismo, se han propiciado mecanismos crediticios flexibles que beneficien a miles de familias mexicanas, a la vez que se aumentó un 50 por ciento de subsidios de la CONAVI para créditos otorgados a los trabajadores de bajos recursos.

Todas estas acciones ya están rindiendo frutos dentro de la política pública, y han sido posibles gracias al trabajo y al empeño puesto por los actores del sector público, todos ellos aquí, presentes, a quienes reconocemos su gran esfuerzo en pro de la industria y en pro de la vivienda.

Las bases han sido sentadas. Los industriales del sector hemos respondido con optimismo y confianza hacia ellas.

Un claro ejemplo de ello son los participantes del Premio Nacional de Vivienda, quienes, con una gran visión y compromiso, innovan e implementan propuestas habitacionales que buscan atender a las diferentes necesidades de los mexicanos para atender a viviendas dignas que construyan patrimonio y mejor calidad de vida para sus ocupantes, propiciando a la vez la integración social y armonía.

En un momento más conoceremos a los ganadores del Premio Nacional de Vivienda 2013, mismo que abarca aspectos de desarrollo y promoción de vivienda, así como el desarrollo habitacional sustentable e innovación en sistemas constructivos, entre otros aspectos académicos de política pública, sin los cuales sería imposible construir ciudades, construir comunidades y, por supuesto, construir la base social que representa los cimientos de nuestra Nación.

A todos los ganadores y participantes, CANADEVI les extiende una amplia felicitación por ser protagonistas de la historia del país. Sus acciones dejarán huella para futuras generaciones e impactará la forma como se vive México.

Un reconocimiento de esta magnitud destaca la gran responsabilidad que está en nuestras manos de impulsar la productividad, de combatir la marginación y la pobreza, de fortalecer la competitividad, pero ante todo, nutrir familias para construir nuestro país.

Aún quedan muchas cosas importantes por hacer. Permitir, por ejemplo, que los créditos para la vivienda puedan ser contratados en pesos, para que los trabajadores puedan conocer la tasa real de su interés y atender la posibilidad de los saldos en las subcuentas de vivienda a los trabajadores tanto de INFONAVIT como del FOVISSSTE, a través de créditos cofinanciados.

Y continuar impulsando acciones locales con trascendencia nacional. Perseverar hasta lograr que todo mexicano tenga acceso a una vivienda digna, sustentable y, sobre todo, trabajar hasta haber hecho realidad el México que todos hemos soñado.

Confiamos en usted, señor Presidente, y en que las medidas que ha implementado su Gobierno contribuirán a que todo lo anterior suceda.

Nosotros seguiremos impulsando el tren de la vivienda, para mover a México y así, juntos, construir el futuro de nuestro país; un México próspero para todos sus habitantes.

Estamos, sobre todo, comprometidos a ser parte de esta solución a desarrollar, con proyectos que permitan mejorar la calidad de vida de las ciudades mexicanas, como aquellos que serán premiados el día de hoy.

Enhorabuena, señor Presidente.

El rumbo es claro y hay liderazgo certero.

Enhorabuena, queridos participantes del Premio Nacional de Vivienda.

Tan solo con estar aquí, creo que todos somos ganadores.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: Veremos a continuación, la proyección del video Historia del Premio Nacional de Vivienda y las categorías participantes del 2013.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Escuchemos la ingeniero Javier Carlos Olvera Silveira, Director General de la Asociación Convivencia Tabasco, y Premio Nacional de Vivienda en la Categoría Cultura y Organización Condominal.

-ING. JAVIER CARLOS OLVERA SILVEIRA: Buenas tardes.

Hacer vivienda, es hacer hogar. Es construir un México más fuerte, más competitivo, más productivo, más dinámico y, sobre todo, más incluyente en lo económico y en lo social.

Esa es la convicción con la que este día saludo al señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Así, me permito comenzar mi intervención, haciendo un sincero reconocimiento al equipo de trabajo que usted ha designado para encabezar y liderar al sector de vivienda en México.

El trabajo que desde la SEDATU, la Secretaría de Hacienda, y los organismos nacionales de vivienda se está realizando, ha sido intenso y sin descanso. Ha sido honesto, ordenado, con visión de futuro y se ha orientado a retomar la dinámica de esta industria, a través de acciones que se traduzcan en resultados palpables, con el firme propósito de mejorar la vida de los mexicanos.

Al titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín; al titular de la Secretaría de Hacienda, doctor Luis Videgaray Caso; al Subsecretario de SEDATU, maestro Alejandro Nieto Enríquez.

A la Directora General de la Comisión Nacional de Vivienda, maestra Paloma Silva; al Director del Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores, maestro Alejandro Murat Hinojosa; al Vocal Ejecutivo del FOVISSSTE, licenciado José Reyes Baeza; al licenciado Jesús Alberto Cano Vélez, Director de la Sociedad Hipotecaria Federal.

Saludo, también, al Gobernador de Aguascalientes y Presidente de la CONAGO, al ingeniero Carlos Lozano de la Torre; a la Senadora doctora María Elena Barrera Tapia, Presidente de la Comisión de Vivienda del Senado; al Diputado Abel Guerra Garza, Secretario de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados.

A nuestro Presidente, a nuestro estimado Presidente de CANADEVI, a Fernando Abusaid; al Presidente de nuestra Cámara hermana, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Zárate Rocha; al Presidente de COPARMEX, Juan Pablo Castañón Castañón. A los queridos funcionarios que nos acompañan en el presídium.

Asimismo, saludo a todos los funcionarios públicos que nos acompañan de los tres niveles de Gobierno; y, por supuesto, saludo, también, a mis colegas desarrolladores de vivienda; y a todos los que hoy nos acompañan en este importante evento.

Es para todos nosotros, para todos quienes hemos resultado reconocidos con el Premio Nacional de Vivienda, un orgullo recibir esta distinción por parte del Presidente de México.

No obstante, sé que más allá del reconocimiento a nivel personal o corporativo, nos sentimos orgullosos de saber que somos parte de un mismo esfuerzo, de constatar que estamos haciendo un equipo y de saber que juntos, sector público y privado, podemos seguir transformando a México.

La nueva Política Nacional de Vivienda es, sin duda, acertada.

Hemos superado la política de vivienda digna en México para transitar a una vivienda más humana, con un enfoque mucho más integral hacia las necesidades de los mexicanos, con una planeación más amplia y mucho más compleja y en la cual participan cada vez más actores.

La Política Nacional de Vivienda, ha definido un modelo de ciudades para México en el que la planeación urbana ocupa un papel preponderante.

Hacer vivienda, es hacer ciudad y, en consecuencia, hacer país. Así lo entendemos los constructores y desarrolladores de vivienda.

Por eso hoy, antes de iniciar cualquier edificación, debemos cuestionarnos cuál será la infraestructura con la que habrá de conectarse, con qué servicios contará la familia que la adquiera, dónde irán los hijos de esa familia a la escuela, en qué parque podrán entretenerse, cómo se moverá esa familia al empleo, a casa de la abuela, a qué médico podrían asistir de ser necesario, dónde harán las compras.

Esas son preguntas que se hacen miles de familias mexicanas cuando llegan a su casa, preguntas a las cuales nos corresponde a nosotros dar buenas respuestas.

Por ello, las ciudades que estamos planeando en México deberán ser mucho más eficientes y más sustentables bajo este nuevo modelo de ciudad, bajo un enfoque que nos ha llevado a incentivar la ciudad vertical e inhibir la horizontal.

Un enfoque nos ha llevado apremiar la movilidad peatonal y el transporte público, y en contraparte a reducir el uso del automóvil.

Un modelo que nos ha llevado también a cuidar el ambiente, impactando una menor mancha urbana, haciendo más eficientes las ecotecnologías de la edificación, cuidando los sistemas eficientes de energía y, por supuesto, siendo racionales y sustentables con la extracción y el tratamiento del agua, un modelo que privilegia la ubicación de cada hogar en cada ciudad.

Además de todo esto, cuando una familia se cambia a su nueva casa, también estamos pensando que esa familia forme parte de una comunidad, porque, lo reitero; de eso se trata hacer vivienda.

Y aquí, el Programa de Hipoteca con Servicios del INFONAVIT, el cual ya se está implementando como programa piloto en el FOVISSSTE, hoy ya está cambiando el tejido social y el mantenimiento de los desarrollos de vivienda una vez habitados.

Es justamente en este rubro en el que este año hemos recibido el Premio Nacional de Vivienda, a través de la Empresa Convivencia Tabasco, Asociación Civil; una empresa que opera bajo el Programa de Hipoteca con Servicios en el Desarrollo Certificado Villa el Cielo, en la Ciudad de Villahermosa, a través del cual no sólo hemos logrado un orden y mantenimiento ejemplar del desarrollo, sino que además se operan más de 30 programas sociales en el proyecto.

Así, estos derechohabientes toman clases de zumba, de macramé, tienen capacitación su primer empleo, han tomado diversos cursos cívicos en el IFE, se les proyectan películas dentro del desarrollo, tienen torneos de futbol, se celebra el Día de las Madres, entre muchas otras actividades; es decir, es un programa integral en el que participan gobierno municipal, estatal y Federal, en coordinación con nuestras trabajadoras sociales.

Y vale la pena señalar que en esta comunidad, como estoy seguro que en muchas otras a lo largo y ancho de la República, señor Presidente, se refleja cabalmente ese México que tanto anhelamos y nos merecemos.

Ese México que está llamado a ser potencia emergente. Ese México en el que se democratizan las oportunidades y el bienestar, tal como usted lo ha señalado en múltiples ocasiones.

Los desarrolladores de vivienda nos sumamos a ese objetivo, y sabemos que el concepto de vivienda hoy es mucho más complejo que hace 10 años.

Este nuevo modelo de ciudades está apenas comenzando, y estamos ciertos que el papel del desarrollador de vivienda, en coordinación con el Gobierno Federal, resulta insuficiente.

Por eso, aplaudimos el convenio firmado hoy entre los organismos estatales de vivienda, representados por el Gobernador de Aguascalientes y Presidente de la CONAGO, y el Gobierno de la República, porque la integralidad de este esfuerzo requiere dos piezas más en el rompecabezas.

La primera. La decidida participación de los gobiernos municipales y estatales, para sumarse a este esfuerzo, y específicamente a esta estrategia de desarrollo.

Hay muchísimas oportunidades de trabajo, señor Presidente, para alinear leyes, planes de desarrollo, reglamentos y procesos a nivel estatal y municipal que deben ser modificados y alienados con la Política Nacional de Vivienda.

La segunda pieza implica integrar los esfuerzos de la inversión pública de las diferentes dependencias que se relacionan con el sector. Implica actuar en sintonía con los planes y desarrollos habitacionales y municipales.

Porque es sumamente importante que haya infraestructura educativa, cuando una casa recibe una familia nueva, sólo por citar un ejemplo. Pero así, podríamos hablar de infraestructura de salud, deportiva, cultural, de equipamiento urbano y de servicios públicos de calidad.

Señor Presidente:

Estamos seguros que vienen buenos tiempos para nuestro país y para todos los mexicanos.

Le agradezco, en nombre de las personas y las empresas que han recibido el Premio Nacional de Vivienda el día de hoy, su afán por mover a México y su apertura al diálogo para construir los consensos que permitan mover al país.

Estoy seguro que bajo su liderazgo, las piezas del rompecabezas juntas nos sorprenderán con un México más incluyente, más justo y con más oportunidades para todos.

Porque México es el hogar de 118 millones de mexicanos. Y esa es la gran casa nacional que debemos y vamos a seguir enriqueciendo para el beneficio colectivo.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)