Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar al Presidente Nacional de Cruz Roja.

A su distinguida esposa.

Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A los señores Secretarios de Defensa, de Marina, que están aquí, entre nosotros.

A miembros del Gabinete, junto con ellos, el Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

A los señores Consejeros Nacionales de Cruz Roja Mexicana.

A quienes forman parte y encabezan las distintas delegaciones de Cruz Roja en las distintas entidades del país.

A muy distinguidos integrantes de la familia Cruz Roja Mexicana, tanto asociaciones civiles, muy connotados empresarios y representantes en general de la sociedad civil, que aportan lo mejor de sí, precisamente a esta gran labor altruista de Cruz Roja Mexicana.

A todas y a todos, les saludo con el mayor de mis respetos, de mi afecto y, sobre todo, estando muy honrado de participar, junto con mi señora esposa, Angélica Rivera, en el arranque de esta Colecta Nacional Cruz Roja 2014.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Hace 104 años se fundó en México la red humanitaria más grande del país: Cruz Roja Mexicana.

Desde entonces, los principios de humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad, han estado presentes en las acciones que esta gran institución realiza a favor de México y de todos los mexicanos.

Ha sido más de un siglo de arduo e infatigable trabajo, más de 10 décadas de solidaridad y apoyo incondicional, pero sobre todo son más de 100 años de una noble labor altruista.

Gracias a la Cruz Roja Mexicana, millones de personas han recibido auxilio en los momentos más difíciles y críticos de su existencia, en aquel instante en que su vida en algún momento estaba en riesgo.

A lo largo de todos estos años, es imposible calcular el número de vidas que se han salvado gracias a la labor de Cruz Roja. Y qué decir de las decenas de miles de familias socorridas en momentos de contingencia.

La Cruz Roja Mexicana siempre ha estado ahí, cuando más la necesitamos, demostrando que la unidad y la suma de voluntades mueve a México.

2013, como lo hemos presenciado en el video que hace un momento presentara Cruz Roja, 2013 no fue la excepción. Los ciclones Ingrid y Manuel pusieron a prueba nuestra capacidad de respuesta y apoyo ante desastres naturales.

Las inundaciones, desgajamiento de cerros, derrumbes sobre carreteras y viviendas, además de las decenas de comunidades incomunicadas y cientos de escuelas dañadas, activaron a todo México.

Desde el primer momento, la Cruz Roja trabajó hombro con hombro con el Gobierno de la República, y ayudó a canalizar el apoyo a millones de mexicanos que estaban dispuestos, y lo estuvieron, a contribuir de manera fraternal.

Frente a la dificultad, esta institución aportó una vez más su experiencia, heroísmo, capacidad y, sobre todo, su gran compromiso en favor de nuestro país.

Los más de ocho millones de kilos de ayuda humanitaria que acopió, principalmente aquí, en el Zócalo capitalino, fueron esenciales para llevar alivio y esperanza a las comunidades afectadas.

Esta labor merece todo mi reconocimiento, ya que se entregaron miles de toneladas de víveres, de manera simultánea, a prácticamente 700 mil familias en 14 entidades del país.

Y no obstante la magnitud de este gran esfuerzo colectivo, no deja de ser apenas uno más de los múltiples apoyos que la Cruz Roja Mexicana brinda a todos los mexicanos, todos los días.

Como aquí se ha informado, durante 2013 proporcionó más de cinco millones 700 mil servicios médicos, y más de un millón 300 mil servicios gratuitos de ambulancia.

Gracias a la energía de sus 42 mil voluntarios, a la convicción de sus más de 12 mil paramédicos y al compromiso de sus más de cuatro mil 300 doctores y enfermeras, la Cruz Roja estuvo presente en todas las entidades, haciendo frente a los retos y emergencias que se presentaron.

En este marco, también reconozco la participación de las damas voluntarias y de los jóvenes, muchos jóvenes aquí presentes, porque su albor hace posible que esta benemérita institución pueda cumplir diariamente con su misión.

Todos ustedes, directivos, voluntarios, socorristas, médicos, enfermeras, son un modelo de vocación de servicio. Los Juventinos, a quienes he tenido el gusto de saludar, también, muchos aquí presentes.

La gran familia de Cruz Roja es ejemplo de bondad, solidaridad y entrega.

Ustedes, y a quienes ustedes representan, dan sin esperar nada a cambio. Entregan y arriesgan su vida por la de sus hermanos; están ahí para auxiliar y consolar a los que sufren y eso se llama generosidad.

Y eso es justamente lo que ustedes, con su actitud y entrega cotidiana, demuestran ante todos los mexicanos.

Y el mejor ejemplo de su generosidad es que nos ofrecen a todos los demás mexicanos la oportunidad de ser parte de su heroísmo.

Con cada donativo que hacemos, simbólicamente todos los mexicanos estamos ahí salvando una vida.

Con cada moneda que aportamos, estamos cambiando el destino de una persona en peligro.

Por eso es tan cierta la frase o slogan que habrá de acompañar la Colecta de este año: Cada moneda cuenta.

Con esta convicción y un gran entusiasmo, hoy damos inicio a la Colecta Nacional Cruz Roja Mexicana 2014.

Confío en que con la participación de todos los mexicanos superaremos lo recaudado en 2013, y alcanzaremos la meta que Cruz Roja se ha trazado de alcanzar y superar los 330 millones de pesos.

Le he comentado al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal que aquí ha comprometido que la Ciudad de México estará superando la Colecta del año anterior.

Y que si ese compromiso se multiplica en todas las entidades del país, estoy seguro que esta cifra que se ha trazado Cruz Roja habrá de alcanzarse y habrá de superarse.

Para motivarnos a lograr este objetivo, qué mejor comienzo que la entrega de estas nuevas ambulancias que hoy están donando diversas instituciones, comprometidas con esta labor incansable y altruista de Cruz Roja Mexicana.

Señoras y señores:

México es una Nación solidaria, y hoy la Cruz Roja Mexicana nos invita a demostrarlo.

Esta institución nos mueve a salvar vidas, nos llama a hacer el bien sin mirar a quien.

Al participar en su Colecta nos unimos a millones de mexicanos en torno a un propósito común: respaldar a una institución que siempre ha estado para respaldar a todos los mexicanos.

Desde aquí, desde el corazón del país, convoco a toda la sociedad, a todos los mexicanos, a donar a la Cruz Roja. No importa la cantidad, juntos podemos hacer una gran diferencia.

Aportemos lo material por algo mucho más valioso: la vida y la salud de miles de mexicanos.

Les deseo que esta Colecta Nacional sea exitosa y demuestre, una vez más, la solidaridad y fraternidad que distingue al pueblo de México.

Muchas felicidades y que haya el mayor de los éxitos.