-MODERADOR: Interviene a continuación el Secretario de Relaciones Exteriores, doctor José Antonio Meade Kuribreña.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muy buenos días, señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Muy buenos días, señoras y señores que hoy obtienen la naturalización mexicana.

Amigos y amigas todos.

Hoy Presidente, le damos la bienvenida a nuevos mexicanos que se integran hoy a esta Nación, cuya mayor riqueza es su multiculturalidad.

Somos y hemos sido una Nación que es suma de culturas. Lo éramos en tiempos precolombinos, lo fuimos durante la Colonia, y lo somos desde el inicio de nuestra vida como Nación independiente.

La mexicanidad surge del diálogo y el intercambio entre civilizaciones diversas.

Aztecas, olmecas, purépechas y mayas, entre otros muchos pueblos y civilizaciones, convivieron en este territorio al que después llegaron españoles, portugueses, africanos, franceses, estadounidenses y, con el tiempo, miles de personas de muy diversos orígenes.

Ese ha sido y es el crisol en el que se crea la mexicanidad, en el diálogo y el intercambio permanente entre diferentes formas de pensar y de ver el mundo.

La Constitución de Apatzingán, cuyo 200 Aniversario celebramos este año, dejaba en claro, desde octubre de 1814, que la entonces llamada América mexicana abriría sus puertas no sólo a los mexicanos. Los extranjeros que cumplieran determinadas condiciones, la más importante de las cuales era no oponerse a la libertad de la nueva Nación, obtendrían la ciudadanía; tendrían su Carta de Naturaleza, como ahí, en la proclama de Apatzingán, se llamó originalmente a la naturalización.

Hoy, por su voluntad, ustedes se suman formalmente a esta Nación.

Para dar la más alta formalidad a este acto, el Presidente de la República hará entrega simbólica de las Cartas de Naturalización y tomará la Protesta de ley. A partir de hoy, les permitirá ostentarse como mexicanos.

México se honra en recibirlos.

Y ustedes deben saber que desde hoy adquieren el compromiso de honrar siempre a México.

Hagan suyo este México plural y diverso. Un México que es reconocido en el mundo por su valor y por su renovado sentido de responsabilidad. Un México que es nuestra Patria y también nuestro más grande deber.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Invitamos con respeto al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; al Secretario de Gobernación, y al Secretario de Relaciones Exteriores a realizar la Entrega de Cartas de Naturalización.

(ENTREGA DE CARTAS DE NATURALIZACIÓN)

-MODERADOR: Queda en uso de la palabra la economista naturalizada mexicana, señora Panagiota Panopoulou.

-SRA. PANAGIOTA PANOPOULOU: Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Distinguidos miembros del presídium.

Señores y señoras invitados.

Buenos días a todos.

A lo largo de su reciente historia, México ha tenido una gran tradición de apertura a los inmigrantes.

Existen varios ejemplos como la inmigración libanesa que tuvo lugar a finales del Siglo XIX y, también, la inmigración de refugiados españoles de la Guerra Civil que ocurrió a finales de los años 30 y principios de los años 40.

En estos casos, como muchos otros no sólo fue evidente la acogida del pueblo mexicano, sino los efectos positivos que tuvieron estos sucesos en el desarrollo del país, en los diferentes ámbitos: el cultural, el político, el económico, el jurídico, por nombrar algunos, mismos que seguimos observando hoy en día.

En mi caso en particular, nací en Atenas, Grecia; donde pasé mi infancia y juventud sin imaginar lo que me esperaría al otro lado del océano como una adulta.

Por razones laborales viajé al extranjero. Me enamoré de un mexicano y seguramente la mayoría de ustedes saben en qué terminan esas historias de juventud.

Llegué a México hace siete años, acompañada de mi esposo y mis dos hijos pequeños, con muchas ilusiones y grandes expectativas, sobre todo, en el ámbito laboral, ya que tenía muy claro que quería seguirme desarrollando profesionalmente y aportando mis conocimientos en México, mi nuevo país de acogida.

Una vez que empecé a buscar trabajo, descubrí un México dispuesto a incorporar a su fuerza laboral a profesionistas capacitados sin importar su origen o procedencia, incluso, para mi mayor sorpresa recibí un ofrecimiento para incorporarme en el sector público, en la Secretaría de Salud del Gobierno Federal.

A partir de ese momento, cambió por completo mi percepción sobre el país en cuanto a su disposición de integrar a los extranjeros.

Hace algunas semanas me he reincorporado a la Secretaría de Salud, después de haber ocupado distintas posiciones dentro del Sector Salud y el sector social, y mi impresión original sobre la apertura laboral que existe en México se ha fortalecido aún más.

Desde luego, reconozco que mi historia no ha de ser la de todos los que llegan a este país buscando nuevos horizontes.

Mucha gente llega bajo situaciones precarias y sin recursos, en términos de educación y apoyo económico y moral, por lo que me considero muy afortunada, además de agradecida por la vida.

Sin embargo, de algo si estoy segura, y es que México, independientemente del origen, condición y preparación académica de los extranjeros que llegan, a través de su gente, preserva una tradición de integración que le envidiarían muchos países.

México tiene un gran potencial como país.

Hoy se están tomando acciones que lo están transformando, y que con toda seguridad lo llevarán al grado de desarrollo que siempre ha aspirado.

Ojalá que en esa transformación, su gente no deje de tenderle la mano al inmigrante.

La calidez y la hospitalidad del mexicano son características que lo distinguen en el mundo, y es importante conservarlas, y transmitirlas a las nuevas generaciones.

El día de hoy me siento muy orgullosa de poder formar parte de una familia mexicana, en la que los valores de mi país de origen se mezclan y se fortalecen, con los valores de esta gran Nación, que es México.

Gracias México.

Y gracias por permitirme compartir lo que siento que, seguramente, lo comparte mucha gente que está presente aquí el día de hoy.

Gracias.

-MODERADORA: Enseguida realiza su intervención el profesor e investigador naturalizado mexicano Hady Keita.

-PROF. HADY KEITA: Buen día a todos.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto.

Es para mí un honor estar aquí frente a usted, y aprovecho para agradecer a todos los involucrados este espacio otorgado a mi persona para poder expresar un poco de lo mucho que siento.

Me gustaría comenzar con la siguiente frase del filósofo taoísta Lao-Tsé: el agradecimiento es la memoria del corazón.

Esto porque hace ocho años y cuatro meses exactamente pisé tierra mexicana por primera vez.

Y en ese momento no sabía que aquí encontraría una Patria, y con ello comenzaría una carrera en todos los aspectos de mi vida, llena de triunfos, porque gracias a esta tierra hoy soy un padre de familia, un destacado profesionista y, como si lo anterior fuera poco, un mexicano.

Los hombres no elegimos dónde nacer, pero tenemos derecho de elegir dónde vivir. Y yo he elegido, por convicción propia y con toda seguridad a México, por tener muchas cualidades, entre ellas, su cálido pueblo, el respeto con el que en todo momento he sido tratado; el compartir además la entrega de la gente; el respeto por el suelo mexicano, la pasión por los símbolos patrios, por entonar con el corazón cada una de las estrofas del Himno Nacional; de poner la mano derecha cerca del corazón para saludar al Lábaro Patrio; en fin, porque la tierra mexicana se siente y vibra al sólo pisarla.

Es muy trillada esa frase de: tú casa es mi casa. Y yo, como todos, de primera instancia cuando le escuché me dije: claro que no. Mi casa es mi casa. Y gratamente hoy puedo decirle que la casa de Hady Keita es suya.

Para culminar, no quisiera dejar pasar que aunado a lo anterior, las innumerables oportunidades de crecer profesionalmente y de obtener, gracias al triunfo de un trabajo, la estabilidad económica que brinda una vida digna.

Por ello, y más hoy, puedo decir que soy orgullosamente mexicano.

Y espero que ésta, mi Patria, me permita retribuir, a través de todo lo que soy y tengo gracias a ella, lo mucho que me ha dado.

Gracias y que viva México.

-MODERADOR: Enseguida, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanoslicenciado Enrique Peña Nieto, tomará protesta a los ciudadanos naturalizados mexicanos.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Para mí, es un gran distinción y honor como Presidente de la República el tomar Protesta a quienes por decisión propia han adoptado la nacionalidad mexicana, a quienes han decidido hacer de México su casa y a quienes han encontrado aquí un espacio de oportunidad, de desarrollo y de realización personal.

Les deseo éxito en todo lo que emprendan, en todo lo que llevan a cabo y que realmente esta decisión se reafirme día a día al encontrar, insisto, mayores oportunidades plenas de desarrollo profesional, familiar y de realización personal.

Quiero proceder a la Toma de Protesta, anticipando mi felicitación a todas y todos ustedes.

Hoy, se entregan 151 Cartas de Naturalización en este acto. He entregado, de manera simbólica 21.

Pero en el curso del año se entregan aproximadamente tres mil 500 Cartas a quienes deciden convertirse en mexicanos.

Por ello les felicito, porque ésta es una decisión propia. Como Hady Keita lo ha dicho, no escogieron ustedes dónde nacer, pero sí dónde vivir y hacer su vida, y decidieron hacer a México su casa.

Sean bienvenidos, queridos compatriotas.

Por ello, antes de ello, voy a tomarles la protesta de ley, que les hace, a partir de ello, nuevos mexicanos.

Protestan asumir con toda responsabilidad los derechos y las obligaciones que conlleva la adquisición de la nacionalidad mexicana.

-VOCES A CORO: Sí protesto.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Bienvenidos.

Y muchas felicidades, compatriotas.

Enhorabuena.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)