Muchísimas gracias.

Buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludarles.

Y, particularmente, quiero agradecer la hospitalidad al señor Gobernador del Estado de Puebla, a quien le agradezco, como él lo ha expresado, su gran disposición y solidaridad para que, realmente, podamos conjuntar esfuerzos en la atención a objetivos que nos son comunes, y que trabajando en soluciones compartidas, como él mismo lo ha señalado, estoy seguro que podremos arribar a generar mejores condiciones a los habitantes del Estado de Puebla.

Quiero saludar a las autoridades que están aquí presentes.

Al señor General Secretario de la Defensa Nacional.

A funcionarios del Gabinete del Gobierno de la República.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta gran entidad que hoy nos recibe.

A distintas autoridades del orden Federal, entre ellos a nuestros delegados federales, a quienes me da mucho gusto saludar, y agradecer el esfuerzo que están realizando y ser parte de este esfuerzo que realiza el Gobierno de la República para atender y servir de mejor manera a los mexicanos, y aquí, particularmente, a los habitantes del Estado de Puebla.

A las distintas autoridades estatales, municipales.

Al Presidente Municipal de Chignahuapan.

A distintos presidentes municipales que están aquí presentes.

Pero de manera muy especial, quiero saludar a esta gran concurrencia, que nos da la oportunidad de saludar a esta representación de los habitantes del Estado de Puebla, a mujeres trabajadoras y entregadas y comprometidas con el desarrollo de sus comunidades; a jóvenes, a niños y a hombres de trabajo del Estado de Puebla.

Gracias por su hospitalidad.

Y quiero saludar a este grupo representativo de los más de 14 mil brigadistas que están trabajando para combatir los incendios forestales.

Muchas gracias por su presencia y un saludo a todos sus compañeros, que trabajan en este esfuerzo conjunto.

Gracias.

Señoras y señores:

Espero ser suficientemente breve, que luego cuando uno dice serlo, termina por no ser tan breve. Pero, bueno.

Espero poder compartir de manera breve los varios motivos que el día de hoy nos congregan.

El primero de ellos es el inicio de esta Campaña Nacional de Reforestación 2014.

Estamos en dos fechas emblemáticas que, prácticamente, se dan en estos primeros días del mes de julio, que es el Día del Árbol, que es, precisamente, el que nos permite iniciar nuestra Campaña Nacional de Reforestación, y el día también dedicado al Día Nacional del Combatiente de Incendios Forestales, el 11 de julio.

Dos fechas que nos aproximan a este compromiso que todos los mexicanos tenemos por preservar nuestro medio ambiente y por preservar nuestros bosques, por hacer de ellos un medio de desarrollo sustentable; es decir, asegurar que realmente en el cuidado de nuestros bosques y en los trabajos que puedan derivar en la industria forestal que podamos generar, podamos tener desarrollo, podamos tener mejores ingresos para las familias que viven de esta actividad, pero que esto de ninguna manera signifique atentar contra nuestra naturaleza, sino hacer de toda esta actividad un desarrollo sustentable.

Nuestro compromiso en este año de reforestación es lograr; primero, reducir la deforestación que tenemos en el país.

Es cierto que en los últimos 25 años hemos venido combatiendo la deforestación. Hoy es 50 por ciento, como lo escuchamos en voz del Secretario del Medio Ambiente, 50 por ciento menor a la que se tenía hace apenas 20 años; pero aún así, tenemos una deforestación positiva. Más bien, que está en números rojos y tenemos que abatir, 155 mil hectáreas son las que hoy se registran deforestadas en nuestro país.

La meta que tenemos trazada para esta Administración, es disminuir en más de 100 mil las hectáreas deforestadas; 90 mil hectáreas anuales es la meta que tenemos trazada.

De qué dimensión es esto.

Hablar de 155 mil hectáreas es aproximadamente la misma extensión que puede tener el territorio del Distrito Federal, para dar dimensión a lo que hoy tenemos que abatir y combatir en la terea de deforestación.

Cuál es la meta que tenemos trazada para este año, de 2014.

Recuperar 170 mil hectáreas con 190 millones de plantas que vamos a sembrar en todo el territorio nacional. Es una meta ambiciosa. Sin embargo, realizable y posible.

El año pasado logramos reforestar 211 mil hectáreas. Estuvimos por encima de la meta que originalmente nos trazamos y llegamos a sembrar 192 millones de plantas.

Por eso, si lo pudimos hacer en el 2013, estamos convencidos que la meta trazada de sembrar 190 millones de nuevas plantas, de nuevos árboles, de sembrar vida, la vamos a lograr y la vamos a alcanzar con la participación del sector social, del sector privado y de las distintas instituciones del Estado mexicano que participan en este esfuerzo. Y hago votos porque realmente materialicemos este objetivo.

El segundo propósito que hoy nos convoca es el reconocimiento a los combatientes de incendios forestales.

Ya lo señalé, el 11 de julio es el día dedicado, precisamente, instaurado el año pasado, para hacer justo reconocimiento a todos los brigadistas que nos ayudan a combatir los incendios forestales, que cada vez cuentan con mejores herramientas, con mejores instrumentos, con mejor capacitación, y eso nos ha permitido que este año hayamos registrado, a la fecha, 50 por ciento menos de incendios forestales.

Pero esto es algo que debe generar conciencia en toda la sociedad mexicana, de evitar cualquier acto que eventualmente pueda derivar en un incendio forestal, y que al hacerlo, estemos apagando vida, estemos destruyendo nuestros bosques y nuestras selvas.

Somos un país con una amplia extensión de zona forestal. Prácticamente el 70 por ciento del territorio nacional es zona forestal.

Y es compromiso y es obligación moral de esta sociedad el que preservemos esto, para que realmente la sociedad presente y las futuras generaciones tengan un adecuado lugar dónde vivir y dónde desarrollar sus actividades.

Por eso, aquí quiero expresar reconocimiento amplio a todos los brigadistas que están dedicados a esta actividad, a los más de 14 mil brigadistas que apoyan la labor de combatir los incendios forestales.

Nuestro amplio y mayor reconocimiento a todos ustedes.

Quiero, de manera muy particular, hacer justo y merecido reconocimiento al Ejército Mexicano. Está hoy, aquí, el señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Y por qué razón.

Porque el Ejército Mexicano es una institución que sirve a todos los mexicanos, que lo hace en distintos frentes. Los hemos visto actuar en el combate a la inseguridad, en apoyo a las instituciones de seguridad pública.

Pero aquí debo señalar: no es menor, al contrario, muy comprometida la labor que realizan para la reforestación de nuestro territorio y, también, para el combate a los incendios forestales, en apoyo a los brigadistas de CONAFOR.

Por ello, en la presencia del señor General Secretario de la Defensa Nacional quiero pedirle le transmita nuestro reconocimiento y saludo a todos los soldados del Ejército Mexicano que participan en estas actividades de reforestación y combate a los incendios forestales.

Muchas gracias y muchas felicidades.

Otro objetivo que hoy nos congrega, el haber entregado hoy al Estado de Puebla el inventario de su zona forestal.

Esto le permitirá al Gobierno estatal, señor Gobernador, tomar acciones y definir políticas públicas para la preservación y ampliación de nuestras zonas forestales.

No se puede trabajar en este rubro, en esta asignatura, si no se tiene una hoja de ruta, si no se tiene muy claro qué se tiene, con qué se cuenta, en dónde están nuestras mayores fragilidades y vulnerabilidades, y que eso permita a las autoridades estatales realmente tomar acción y compromiso en la preservación de nuestras zonas forestales.

Como lo hacemos con Puebla, es compromiso del Gobierno de la República entregarle a cada entidad su inventario forestal, que sepan con qué riqueza natural cuentan y cuál es el compromiso que deben asumir para cuidar de ella.

Eso es lo que estamos haciendo, y a mí me da mucho gusto en este acto, cuando estamos arrancando la Campaña Nacional de Reforestación, entreguemos a Puebla su inventario forestal, en beneficio de todo el Estado de Puebla.

Y, finalmente, qué mejor marco para hacer reconocimiento a quienes han trabajado ya en el cuidado de nuestros bosques, que justamente en el inicio de esta Campaña Nacional Forestal, hacer reconocimiento a organizaciones sociales, a comunidades, a ejidatarios, a empresas privadas, a organizaciones de mujeres que están en esta tarea y que han hecho de esta actividad una que, además, les dé o les permita tener ingresos, que les depare una vida mucho más digna, pero también, estén contribuyendo al desarrollo sustentable de nuestro país.

Por ello, quiero nuevamente expresar amplio reconocimiento a todas las organizaciones que hoy han recibido apoyos, que han recibido reconocimientos y, sobre todo, a quienes han recibido también el Premio Nacional al Mérito Forestal en las distintas modalidades y categorías que prevé este propio reconocimiento.

A todas y a todos ellos, nuestro mayor reconocimiento.

El saludo que pido transmitan a quienes integran estas organizaciones.

Y gracias por su compromiso en la preservación de nuestras zonas forestales.

Mi felicitación y amplio reconocimiento a todas y todos ustedes.

Y, finalmente y con ello concluyo.

El Día del Árbol se instauró desde 1959. Un Presidente mexiquense fue quien decidió decretar el Día del Árbol, y dio lugar en esta fecha a que, prácticamente, más allá de dedicar, como fue en el origen, estudios e investigaciones sobre cómo debiéramos cuidar de nuestros bosques, hoy hagamos de esta fecha marco para iniciar la reforestación nacional en todo el país, hacer reconocimiento a quienes han trabajado en la preservación de nuestros bosques.

Es un espacio que, sin duda, nos compromete en esta labor a veces anónima y callada, que muchas organizaciones, que brigadistas, que soldados del Ejército Mexicano, y que ciudadanos en general, de distintas comunidades, llevan a cabo y que contribuyen a cuidar de nuestras zonas forestales.

Qué bueno que en México exista hoy una mayor cultura para preservar y cuidar nuestro medio ambiente, cuidar de nuestros bosques. Son fuentes de vida. De nuestros bosques depende que tengamos oxígeno, que tengamos agua, que tengamos alimentos.

Y hoy, ante un desafío mayor, que es el cambio climático, y una mejor forma de hacerle frente al cambio climático, que provoca en muchos lugares, y no estamos exentos de ello, nuevas temperaturas, huracanes, tempestades, lluvias inusuales, todos estos fenómenos que son consecuencia del cambio climático, una mejor forma de hacerle frente al mismo, es preservando y ampliando nuestras zonas forestales.

Y ese es el compromiso que tiene el Gobierno de la República, y lo asume con la amplia participación del sector privado y del sector social, a partir de esta nueva cultura que nuestro país ha venido asumiendo, asimilando y haciendo suya.

A mí me da mucho gusto, como Presidente de la República, el poder apreciar que en México cada vez hay mayor cultura y mayor conciencia del cuidado de nuestras zonas forestales.

Yo les convoco para que sigamos trabajando en esta ruta. Para que bajo esta conciencia, realmente recuperemos las zonas deforestadas que hay en el país; podamos abatir esos niveles de deforestación que tenemos, y sigamos sembrando vida a través de la reforestación que hoy estamos arrancando con esta Campaña Nacional de Reforestación.

Dejo aquí, a todo Puebla, un saludo cordial y fraternal.

Acepto la invitación que el Gobernador del estado me ha formulado para visitar nuevamente Puebla, para entregar las varias obras y acciones que están comprometidas con el Estado de Puebla, en el ámbito educativo, en el ámbito de la salud, como ya ha ocurrido en fechas recientes; en el ámbito de la infraestructura, en materia de comunicaciones, para seguir apuntalando el progreso, la modernización y el desarrollo del Estado de Puebla.

Y muchas gracias a todos los habitantes, que hoy aquí, reunidos, nos han dado este recibimiento.

Mi gratitud y reconocimiento a todas y todos ustedes.

Muchas gracias.