-MODERADOR: Hará uso de la palabra el Director General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, licenciado Jesús Mena Campos.

-LIC. JESÚS MENA CAMPOS: Con su permiso, señor Presidente.

Señores integrantes del Gabinete legal y ampliado; integrantes de la Selección Nacional de Futbol; Miguel Herrera; grupo multidisciplinario; Marco Rodríguez y la tripleta arbitral; amigos Presidentes del Comité Olímpico Mexicano y de la Federación Mexicana de Futbol; amigos de los medios de comunicación; señoras y señores:

En el deporte, como en la vida, siempre hay que luchar contra la adversidad; aprender y adaptarnos. Eso es lo mostró nuestra Selección Nacional en la Copa del Mundo Brasil 2014.

Después de una muy sufrida calificación, hay que reconocer que el equipo trabajó intensamente para crecer en conjunto, y así, llegó el momento de enfrentar a Camerún. Y con todo y los dos goles anulados, el resultado se dio.

Unos días después, jugaron ante Brasil, y con una destacada actuación de todos, del juego de conjunto, con una tarde heroica, también para Memo Ochoa, el partido ante el anfitrión quedó en empate a cero.

Poco a poco el juego de conjunto comenzó a surgir, a brillar, y así, enfrentaron entonces a la Selección de Croacia, a la que derrotaron tres a uno, trabajando aún más en equipo.

El momento esperado, en la segunda fase, puso a prueba el temple del equipo. Y sí, de nuevo el grupo volvió a sacar la casta.

Razones fuera del alcance del equipo impidieron llegar al quinto juego. Sin embargo, se mostró una nueva mentalidad, capacidad y nivel, gracias, reitero, a que lucharon y trabajaron unidos.

Estoy más que convencido que el aprendizaje es lo que nos hace crecer. Y ahora, es momento de dar vuelta a la página, de seguir formando y forjando a nuestra Selección línea por línea, armar un equipo de trabajo en la cancha y fuera de ella.

Es por eso que para el Gobierno de la República y para el Presidente Peña el deporte es importante, porque nos da identidad, pertenencia y motivación, entre muchos otros aspectos.

Nosotros seguimos trabajando para tener mexicanos más sanos, mexicanos más competentes.

Y que no se nos olvide; terminamos entre los 10 mejores del mundo. Cada vez estamos más cerca de ser campeones. Ya lo fuimos en otras categorías. La revancha está puesta para Rusia 2018.

A seguir preparándose con todo.

Muchas felicidades.

Sean todos bienvenidos.

Buen provecho.

-MODERADORA: Escuchemos las palabras del Capitán de la

Selección Nacional de Futbol, Rafael Márquez Álvarez.

-SR. RAFAEL MÁRQUEZ ÁLVAREZ: Muy buenas tardes.

Buenas tardes, señor Presidente.

Señoras y señores:

Hace 48 días comenzamos una nueva aventura mundialista.

Aún tengo fresco el recuerdo de la memoria, cuando de la mano de usted recibimos nuestro lábaro patrio, con la encomienda de pelear y representar dignamente a nuestro país.

Sin lugar a dudas, cumplimos.

Las expectativas de la Selección Nacional no eran muchas.

Lo vivido en la eliminatoria y el poco tiempo de trabajo le daban pocas esperanzas a nuestra afición, esa que día a día y pese a las circunstancias, siempre se mantuvo de nuestro lado, apoyándonos, haciéndonos sentir como si todo el tiempo estuviéramos en casa.

Fue mi cuarta aventura mundialista y, sin lugar a dudas, fue la mejor.

Desde el inicio de la concentración en el Centro de Alto Rendimiento de la Federación Mexicana de Futbol, nos dimos cuenta de que todos y cada uno de los elementos que habíamos sido convocados, llegamos con el compromiso y la actitud a tope, con la esperanza, el sueño de trascender y con el mismo objetivo en mente, que era el de lograr algo histórico para México.

Las prácticas empezaron muy bien, y de inmediato hicimos una sinergia impresionante con el cuerpo técnico y el staff de Selecciones Nacionales, quienes sin lugar a duda fueron parte importante de todo esto.

Al tener los mejores duelos de preparación y la logística que se necesitaba para el equipo para que se preparara lo mejor posible, de manera, teniendo las mejores instalaciones y los mejores implementos para ello.

Dentro de todo el grupo siempre hubo una gran comunicación y mucha unión, y fueron pocos los momentos lamentables que vivimos, como la pérdida por lesión de un par de compañeros. Algo que nos dolió, pero eso nos unió y permitió crear un lazo inquebrantable entre nosotros.

Otra de las cosas que nos mantuvo siempre animados, fue ver la entrega y el cariño de la afición hacia nosotros, en todas las recepciones que tuvimos en cada ciudad visitada, en cada hotel, en cada partido, en cada entrenamiento, en cada camino.

Siempre nos sentimos protegidos, arropados, apoyados por miles de mexicanos en Brasil y millones más a la distancia, que nos acercaron un pedazo de nuestra Nación, de nuestro México lindo y querido.

No se puede ocultar que fallamos en el objetivo que nos planteamos.

Sin embargo, en donde no les fallamos a nuestra afición y al país, fue en que todo momento nos entregamos, nos brindamos al máximo, y en cada una de nuestras participaciones peleamos y luchamos de principio a fin en la búsqueda de la victoria.

En la cancha fueron más de 355 minutos que hicimos sentir orgullosa a nuestra afición, con la emoción a tope y siempre con la esperanza de hacer historia. Al final, un par de descuidos no nos permitieron conseguir lo que tanto queríamos, ante el dolor de todo el pueblo y, por supuesto, el nuestro.

Quiero decirles que siempre que he sido convocado, me he sentido plenamente comprometido de portar la camiseta verde, orgulloso de decir que soy mexicano y de jugar por mi país.

Me siento un privilegiado de haber sido parte de la Selección que participó en Brasil 2014, de este excelente grupo de personas y amigos.

No me queda más que darle las gracias, señor Presidente; a todos ustedes; a todos los mexicanos que creyeron en nosotros, que vibraron cada momento, cada partido que disputamos y con cada gol que conseguimos.

Gracias, porque siempre han estado con nosotros.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Veremos, enseguida, la proyección del video Brasil 2014.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: Interviene, enseguida, el Director Técnico de la Selección Nacional, señor Miguel Herrera Aguirre.

-SR. MIGUEL HERRERA AGUIRRE: Buenas tardes.

Señor Presidente.

Señores de la prensa; cuerpo técnico; jugadores; directiva; señoras y señores; señoritas:

Buenas tardes.

Estamos muy orgullosos y agradecidos de que nos reciba esta tarde en la Residencia Oficial de Los Pinos, que nos haya invitado a compartir esta comida en nuestra aventura mundialista.

Para todo Director Técnico no hay mayor objetivo que representar a su país en el Mundial. Eso es justo lo que he vivido hace apenas unos días en Brasil.

Pero este sueño inició en octubre del año pasado, cuando se me dio la encomienda de llevar a México a la máxima justa, en el repechaje ante Nueva Zelanda.

Hoy, les digo que me siento sumamente orgulloso por el grupo de jugadores que me tocó dirigir, que se entregó al máximo durante todo el Mundial.

No pudimos cumplir con el objetivo trazado. Pero me siento tranquilo, porque lo demostrado por este gran grupo de jugadores que nos representa muy bien en todo momento, está complacido porque se mostró un buen futbol, se logró una comunión interna muy importante, misma que permeó hacia afuera y permitió la reconexión con la afición.

Participamos 32 selecciones en este Mundial. Un Mundial que será recordado en la emotividad que vivió cada partido. Pero, también será recordado porque, en medio de estos importantes acontecimientos, hubo una Selección que dejó huella por su alegría, por su buen toque de balón y por el ambiente de su afición.

En cada partido que se disputó en tierras cariocas, la Selección Mexicana dejó huella, y su afición también.

La escuadra tricolor, a la que tuve la enorme dicha de dirigir, dejó el alma, la piel, en cada balón que disputó dentro del campo, tal cual como nos comprometimos.

La amistad, la comunicación, la pasión, pero sobre todo la ilusión, esperanza, fueron nuestros más continuos acompañantes a lo largo de esta gran aventura en Brasil.

Hoy, podemos estar tranquilos, porque nuestro equipo tricolor brilló en el césped, en la tribuna.

En cada estadio en el que nos paramos, nuestra gran afición logró que los grandes inmuebles sudamericanos se convirtieran en una sucursal de cualquier estadio de México, por lo demostrado en las tribunas.

La mejor afición del mundo, a la cual quiero agradecer infinitamente por el gran apoyo y cariño demostrado, es la nuestra, la de México.

Miles de compatriotas nos alentaron en cada partido en el que participamos en Brasil, en cada entrenamiento que tuvimos e, incluso, fuera de los hoteles de concentración, alentándonos de la mejor forma posible y confiando en nosotros.

También, hubo millones de mexicanos que no pararon de mandar su apoyo incondicional desde nuestro país por las redes sociales o por mensajes familiares.

Una Nación que desbordó en cada una de nuestras participaciones, a la cual quiero agradecerle de la misma manera.

Una vez más la familia del futbol mexicano puede celebrar y estar orgullosa de la notable participación realizada por México en la Copa del Mundo.

Reitero mi agradecimiento por el apoyo a la afición, a nuestros patrocinadores, a los propietarios de equipos, a los directivos, a los dueños, a los presidentes y a los equipos de la Liga MX.

Y a usted, señor Presidente, por ser el Mandatario que más ha apoyado al deporte y, en nuestro momento, al futbol. Estamos muy agradecidos por ese apoyo incondicional, por esa confianza que nos externó en cada momento desde que nos entregó el lábaro patrio y nos hizo cumplir con cada una de las cosas que nos dijo usted.

Estamos muy agradecidos.

En nombre de la Delegación Mexicana que nos acompaña, cuerpo técnico, jugadores: gracias por creer.

Gracias México.

Gracias a todos ustedes.

Y como dijo el Presidente: no fue penal.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)