Muchísimas gracias.

Muy buenas tarde a todas y a todos ustedes.

Quiero, de manera muy particular, saludar al señor Gobernador del estado, agradecerle su hospitalidad, su mensaje de bienvenida y, sobre todo, la invariable disposición.

Como lo he señalado y lo seguiré diciendo en todas las visitas que haga a este estado, la gran disposición que su gobierno ha tenido para que sumemos esfuerzos, para que trabajemos en equipo, para bien y para bienestar de los habitantes de Jalisco. Ésta es la consigna, ésta es la mística de trabajo que nos mueve a estar, realmente, haciendo equipo.

Y me da mucho gusto regresar nuevamente aquí, al Estado de Jalisco, a la inauguración de esta mega Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

Por eso, señor Gobernador, muchas gracias nuevamente por su hospitalidad, al tiempo que saludo a las demás autoridades estatales, titulares de Poderes que están entre nosotros, al señor Presidente Municipal de Zapopan, y presidentes municipales de la Zona Metropolitana de Guadalajara que están entre nosotros.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República que forman parte de este equipo que trabaja por México, y que trabaja por el Estado de Jalisco; a los distintos legisladores, tanto Federales como estatales, que están entre nosotros.

Quiero reconocerles a los señores senadores, particularmente el gran esfuerzo y el trabajo que han tenido de manera muy especial los últimos cinco días, en jornadas muy intensas de trabajo, que han permitido dar este primer paso en la aprobación de la Legislación Secundaria en Materia Energética, y que ahora corresponderá a la Cámara de Diputados hacer lo propio.

Mi mayor reconocimiento a ustedes legisladores, senadores de Jalisco, y a todos los senadores de la República por este gran esfuerzo que, sin duda, dará a México una mayor proyección y mayor modernidad.

Saludo a todas las servidoras y servidores públicos que están entre nosotros, y a los representantes de la sociedad jalisciense que están aquí, en este acto.

Como aquí ya se ha señalado, éste es un evento de especial significación para el Estado de Jalisco, y muy particularmente para la Zona Metropolitana de Guadalajara, porque la obra que estamos inaugurando, esta mega planta, con una importante inversión de más de tres mil millones de pesos, con participación pública y privada, es de enorme trascendencia y de gran magnitud.

La inversión que aquí se ha hecho podría representar la construcción de varios hospitales, de varias escuelas y aquí, sin embargo, ésta es una inversión que se está destinando a cuidar de lo más valioso que tiene toda población y que implica o es fundamental para el desarrollo de toda Nación, que es cuidar el recurso vital, que es el agua.

Y que lo estamos cuidando aquí, en lo que hace a la parte del tratamiento de aguas que son contaminadas, que son aguas residuales, y que mucha de esta agua que se genera en todo el país, o tiene por destino el mar, que a veces llega ya contaminada y contamina nuestros mares, y que a su paso en varias de las cuencas que corren por nuestro país, vamos, o van generando deterioro al medio ambiente, son aguas que no llevan tratamiento y que, lamentablemente, también afectan la salud de los mexicanos.

Por eso, no podemos ser omisos, y no lo es el Gobierno de la República en el compromiso puntual que tiene para hacer una gestión integral del recurso hídrico.

No sólo en asegurar que la población tenga abasto de agua potable, ahí donde se necesita, sino, también, de asegurarnos el debido tratamiento a las aguas residuales.

Y ésta es una obra que en el video y en la exposición de quienes me han antecedido en el uso de la palabra, particularmente el Director de la Comisión Nacional del Agua, queda muy claro de qué tamaño y magnitud es esta obra.

Ésta es, o se convierte por ahora, la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de México, y una de las más grandes de América Latina, que tratará seis mil 500 litros por segundo.

Ya lo refería el Director de CONAGUA, ésta es la cantidad de agua necesaria para una ciudad de casi tres millones de habitantes.

Y aquí se estarán tratando, cada segundo, seis mil 500 litros de agua, con un potencial a ocho mil 500, que esto implicará ya su plena operación, con obras que tienen que llevarse a cabo, precisamente, para que, a través de estas obras complementarias, se pueda tratar plenamente las aguas residuales de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Pero que la puesta en operación el día de hoy de esta planta permite dar un avance muy importante: pasar del 22 por ciento del tratamiento de aguas que se tenía en la Zona Metropolitana de Guadalajara, a tratar casi 80 por ciento de las aguas de esta Zona Metropolitana.

Con este avance, no sólo para el estado o para esta Zona Metropolitana que tiene este efecto, de 22 a 80 por ciento, en el país, en cuanto al tratamiento de aguas residuales, significa avanzar en cuatro puntos porcentuales, del 50 por ciento al 54 por ciento.

Y que esto nos permitirá cumplir con las otras obras que están programadas dentro del Plan Nacional de Infraestructura.

En materia de tratamiento de aguas residuales, vamos a cumplir con la meta trazada para esta Administración de llegar a un 63 por ciento de tratamiento de las aguas residuales.

Éste es compromiso del Gobierno de la República, es acreditar la responsabilidad que tenemos quienes estamos en el Gobierno, para realmente asegurar que las presentes y futuras generaciones tengan entornos saludables y sanos donde crecer y donde vivir.

Ese es el compromiso que tenemos, y yo quiero felicitar al Estado de Jalisco y particularmente a su Zona Metropolitana, por contar con esta obra, con esta importante planta de tratamiento que, por ahora, porque ya lo decía el Director de la CONAGUA, será la Planta de Atotonilco la más grande América Latina, que está en construcción y que habrá de inaugurarse el próximo año, y que será una planta para tratar las aguas de la Zona Metropolitana del Valle de México, la más grande del país y una de las más grandes del mundo.

Pero la siguiente más importante es ésta; es ésta, junto con la de Nuevo León o la de Monterrey, y que ya aquella Zona Metropolitana tiene importantes avance;, ahora la de Guadalajara, que no es el valle, la Zona Metropolitana de Guadalajara, con esta planta de tratamiento, la ubica como la planta más grande hoy de México.

Y, sin duda, la que asegurará para los habitantes de Guadalajara y de su Zona Metropolitana, salud, contar con agua limpia, tratada y, como ha dicho Elba, reponer y reconstruir los entornos más saludables para su población.

Es así como acreditamos nuestro esfuerzo en esta materia. Es así como me da mucho gusto regresar al Estado de Jalisco, como he tenido oportunidad de estar en fechas recientes con varios motivos, para anunciar acciones varias que estamos llevando a cabo, que se suman a las que hacemos en otros estados para mover a México, para transformar a nuestra Nación y para asegurar que presentes y futuras generaciones tengan condiciones de mayor desarrollo y de mayor bienestar.

Lo he señalado en repetidas ocasiones, y con ello concluyo, la ruta que este Gobierno se ha trazado es precisamente el de impulsar cambios transformadores.

No administrar el ritmo ni el rumbo que llevábamos, sino más bien imprimirle un paso mucho más acelerado que asegure mejores condiciones para todos los mexicanos.

Y en esa ruta están las varias reformas que se han impulsado, que han arropado y que han ampliado en su debate los legisladores federales, el Constituyente Permanente, que es la participación que en su momento han tenido los Congresos locales en lo que tiene que ver con las Reformas Constitucionales.

Pero todo esto está dando una nueva plataforma para impulsar crecimiento y desarrollo para nuestro país.

Me felicito de ello y, sobre todo, felicito a los jaliscienses y a los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara por ser ahora quienes tengan o cuenten con la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de México.

Muchas felicidades.

Gracias por su hospitalidad.

Y muchas gracias, señor Gobernador, por esta nueva oportunidad de estar aquí, en Jalisco.

Muchas gracias.