Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Excelentísimo señor Primer Ministro de Japón:

Nuevamente le extiendo la más cordial bienvenida a nuestro país.

Creo que ha sido una mañana intensa, pero muy productiva en la reunión de trabajo bilateral que hemos sostenido y en las actividades que además están programadas en ésta muy intensa gira de trabajo que usted ha iniciado hoy por la región latinoamericana aquí, en nuestro país.

Sea usted bienvenido.

Al tiempo que me permito saludar a los integrantes del Comité Empresarial México-Japón, a quienes encabezan este esfuerzo, al ingeniero Enrique Zambrano, por parte de México, y al señor Sadayuki Sakakibara, quien lo hace por parte de Japón.

A toda esta comunidad empresarial aquí presente; a los integrantes de la Delegación Oficial que acompañan al señor Primer Ministro, me da mucho gusto saludarles nuevamente esta tarde.

Y agradezco la invitación que se me ha formulado para asistir, junto con el señor Primer Ministro de Japón a esta Trigésima Primera Reunión del Comité Empresarial México-Japón.

Este encuentro confirma las excelentes relaciones económicas entre nuestros países y, aún más, permite dimensionar el enorme potencial de nuestros intercambios.

Los empresarios que acompañan al señor Primer Ministro en esta Visita Oficial, encabezan corporaciones que prácticamente generan cerca del 30 por ciento del Producto Interno Bruto de Japón, de ahí la importancia y significación que tiene esta visita de una importante delegación empresarial de empresas japonesas a nuestro país.

El Gobierno de México está decidido a fortalecer el comercio y las inversiones con Japón, de manera particular queremos que haya mayor presencia de empresas y productos mexicanos en este país amigo.

La visita que realicé a Japón en 2013 y la que hoy realiza a México el Primer Ministro Abe, refrendan el carácter estratégico de nuestra relación.

A partir de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica, en 2005, nuestro comercio bilateral se ha incrementado casi 65 por ciento, superando los 19 mil 300 millones de dólares.

Con este nivel de intercambio, Japón es el segundo socio comercial de México en Asia, mientras que México es, a su vez, el segundo socio comercial de Japón en América Latina.

Y yo hago votos porque lo que hoy estamos logrando y el significado y alcance que tengan los acuerdos que hemos tomado, nos permitan recíprocamente convertirnos en los primeros socios comerciales tanto de Japón para México, como de México para Japón.

En el rubro de inversiones, Japón es la primera fuente de inversión directa a nuestro país entre los países de Asia.

De 1999 a marzo del 2014, la inversión extranjera directa acumulada de origen japonés ascendió a casi ocho mil millones de dólares, hay más de 800 empresas niponas en nuestro país, como aquí ya se compartió.

Recientemente, empresas japonesas han reafirmado su confianza en México con grandes inversiones.

Permítanme apuntar algunas de ellas, las más relevantes.

En el caso de NISSAN, quien ha anunciado una inversión de más de dos mil millones de dólares; Honda, 800 millones de dólares y 470 millones de dólares en el año 213; Mazda, 770 millones de dólares; y Jatco, en Aguascalientes, también, 220 millones de dólares.

Importantes inversiones que contribuyen, también, de manera muy importante y significativa a la generación de empleos en nuestro país.

Tan sólo con los proyectos de estas cuatro empresas que he referido, se están invirtiendo más de cuatro mil 300 millones de dólares, generando estas empresas más de 13 mil empleos de manera directa.

En 2014, NISSAN planea producir más de un millón de vehículos en nuestro país, cifra comparable a su producción en Japón en el año 2012. Estos proyectos e inversiones reflejan la visión de los empresarios japoneses.

Saben que México es un país competitivo, y lo será aún más con las reformas transformadoras que se están concretando.

Al ser Japón una de las economías más grandes e innovadoras del mundo, y México una nación con capital humano joven y cada vez mejor preparado, tienen un gran potencial en conjunto.

Existe una gran oportunidad para ampliar sus intercambios económicos y seguir creando cadenas globales de valor; es decir, fabricar juntos productos de calidad para todo el mundo.

Además, los gobiernos de ambas naciones comparten un objetivo estratégico, el de lograr un crecimiento elevado y sostenido de nuestra economía, a partir de cambios estructurales.

Estos procesos de transformación abren nuevas oportunidades para que los empresarios inviertan en ambos países, contribuyendo a la generación de empleos y a elevar la calidad de vida de nuestras sociedades.

Estoy seguro de que a partir de los acercamientos que fomenta este Comité Empresarial México-Japón, las relaciones económicas entre nuestros países aún serán mayores.

Sepan que México ofrece un entorno económico seguro, competitivo, y algo muy importante, confiable para las inversiones productivas y el desarrollo de sus proyectos.

Les reitero la invitación para que ustedes, empresarios japoneses y de todo el mundo, depositen su confianza, inviertan y crezcan en México.

Agradezco nuevamente la invitación, que tanto COMCE como el KEINDANREN, han formulado para asistir a esta Reunión del Comité Empresarial México-Japón.

Hago votos porque realmente los intercambios de experiencias, las pláticas que aquí han tenido lugar y las relaciones que se han construido entre empresas de ambas naciones, permitan realmente contribuir a este esfuerzo que los gobiernos estamos impulsando de lograr mayor acercamiento a partir de nuestra confianza, de incrementar nuestros intercambios comerciales, nuestras inversiones productivas, de generar empleo, y que todo ello venga a refrendar la amistad y hermandad que une a Japón con México.

Muchísimas gracias.