Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar al señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República y Presidente de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Al Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

A los señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

A los señores gobernadores, que agradezco su presencia en este acto de importante trascendencia para el país.

A los señores y muy distinguidos dirigentes nacionales de los partidos políticos aquí presentes: del Partido Acción Nacional, del Partido Revolucionario Institucional, del Partido Verde y del Partido Nueva Alianza.

Quiero saludar con reconocimiento y gratitud por la gran conducción que han realizado de las bancadas que ustedes coordinan, a los señores coordinadores parlamentarios en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados.

Al señor Gobernador del Banco de México.

A los señores presidentes e integrantes de las Comisiones de Energía, Estudios Legislativos, así como de Hacienda y Crédito Público.

De manera muy particular, con especial reconocimiento a las señoras y señores Legisladores Federales del Senado de la República y de la Cámara de Diputados.

Gracias por estar aquí. Y gracias por su espléndido trabajo para lograr y concretar esta importante reforma que hoy estamos promulgando.

Saludo a los señores dirigentes sindicales de organizaciones de trabajadores, a líderes de organismos y Cámaras empresariales.

A señores rectores y directores de instituciones de educación superior.

A señores representantes de la sociedad civil.

A servidores públicos aquí presentes.

Quiero saludar, de manera muy particular y agradezco su presencia, a quienes han sido Secretarios de Energía del Gobierno de la República, ex directores de Comisión Federal de Electricidad y de Petróleos Mexicanos.

Muchas gracias por acompañarnos en este trascendental evento.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En uso de las facultades que me otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, este día, en un momento más, promulgaré las Leyes Secundarias de la Reforma Energética.

En su conjunto, son nueve leyes nuevas y modificaciones a 12 existentes que reglamentan la Reforma Constitucional en Materia Energética promulgada aquí, en diciembre de 2013.

Esta nueva Legislación representa un cambio histórico que acelerará el crecimiento económico y el desarrollo de México durante los próximos años.

Por ello, en primer término, reconozco el trabajo comprometido de los Diputados y Senadores de la Sexagésima Segunda Legislatura del Congreso de la Unión. Sus contribuciones fueron fundamentales para enriquecer esta trascendental Reforma.

A todas las y los Legisladores Federales, independientemente del sentido de su voto, les expreso mi respeto, reconocimiento y felicitación. Han demostrado que nuestra democracia tiene la madurez y la solidez institucional para procesar reformas transformadoras en favor de los mexicanos.

Muchas felicidades.

Es importante destacar que las Leyes Secundarias de la Reforma Energética han sido de las más analizadas y debatidas en la vida parlamentaria de nuestro Congreso.

Tan sólo en el pleno de ambas Cámaras, el debate plural tuvo una duración prácticamente de 170 horas. Contó con mil 350 intervenciones de Legisladores de todas las fuerzas políticas.

Concluido el proceso legislativo, hoy reafirmamos que la Reforma Energética preserva y asegura la propiedad de la Nación sobre PEMEX, CFE, los hidrocarburos en el subsuelo y la renta petrolera.

El Estado Mexicano mantiene la rectoría de la industria en los procesos de exploración, extracción, refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento de hidrocarburos; además la Reforma Energética abre las puertas a las inversiones privadas y a las tecnologías de punta, lo que permitirá incrementar la producción de energéticos de forma transparente, eficiente, competitiva y sustentable.

Con esta Reforma podremos extraer petróleo de aguas profundas y aprovechar mejor nuestros vastos yacimientos de lutitas para obtener gas que nos permita generar electricidad a menor costo. A partir de ello, el país reducirá su dependencia del exterior y garantizará su seguridad energética.

En materia eléctrica, la Reforma reorganiza y abre el sector para ampliar la oferta y llevar luz a los hogares y empresas del país a menores costos.

En suma:

La Reforma Energética establece un nuevo modelo de desarrollo y crecimiento para nuestras industrias petrolera y eléctrica.

Para que PEMEX y CFE puedan modernizarse y prosperar en este nuevo entorno, la reforma las convierte en empresas productivas del Estado; es decir, siguen siendo empresas públicas, pero ahora cuentan con más autonomía para incrementar su competitividad internacional

De esta manera, inicia una nueva era para las dos empresas más emblemáticas de México, donde la experiencia, capacidad y compromiso de sus trabajadores serán fundamentales.

A todos ellos, a todos los trabajadores de PEMEX y CFE, mi mayor reconocimiento.

Lo más importante es que esta transformación se traducirá en beneficios concretos para todas las familias. Al haber más gas y a menor costo para generar la electricidad, así como una mayor competencia en el sector eléctrico, gradualmente disminuirán los precios de la luz y el gas que pagan los hogares del país.

De manera similar, los negocios también pagarán menos por la energía, especialmente las micro, pequeñas y medianas empresas. Con el tiempo disminuirán sus costos de producción y, con ello, podrán crecer y generar más empleos.

Al asegurar el abasto de energéticos a precios más competitivos, México también atraerá mayores inversiones nacionales y extranjeras, detonando así la apertura de empresas y de nuevos puestos de trabajo en el propio sector energético y en las demás actividades productivas.

Esto es especialmente importante para los miles de jóvenes que están decidiendo qué carrera estudiar. Sin duda, las ingenierías y las disciplinas afines a este sector tendrán una gran demanda en los siguientes años.

La Reforma Energética también mejorará los ingresos de las familias del campo.

Por un lado, les ofrecerá una nueva y sustantiva fuente de ingreso. En los casos donde se produzcan energéticos en sus tierras, recibiendo una contraprestación justa, equitativa y transparente.

Por otro lado, se reactivará la industria nacional de fertilizantes. Ello reducirá su costo y más productores podrán aprovecharlos para obtener mayores rendimientos en sus cosechas.

Así, aumentará también la disponibilidad de alimentos accesibles en el país, en beneficio de todos los hogares mexicanos.

Igualmente, la Reforma protegerá el patrimonio de las familias ante eventos económicos externos, ya que el nuevo Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo incrementará la capacidad del Estado para hacerles frente.

La Reforma Energética también es una reforma verde, promueve el uso de combustibles más limpios, como el gas, que es 70 por ciento menos contaminante que el combustóleo; así como la generación de energía a partir de fuentes renovables, como el sol, el viento o la geotermia.

De esta manera la reforma permitirá a México avanzar en el cumplimiento de sus compromisos globales en materia ambiental y de combate al cambio climático.

Para asegurar que así sea, se creó la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos.

Celebro, también, que los legisladores determinaran prohibir nuevas actividades de exploración y explotación de hidrocarburos dentro de nuestras Áreas Naturales Protegidas.

Por todas estas razones la Reforma Energética abre una gran oportunidad para México que habremos de aprovechar con una implementación completa y rápida.

Éste es el momento de poner la Reforma Energética en acción. Las grandes mayorías de los mexicanos puedan recibir los beneficios que trae consigo esta reforma tan trascendental.

Con este objetivo he indicado a las diferentes áreas de Gobierno acelerar todas las medidas necesarias para poner en acción la Reforma Energética en favor de México.

En consecuencia, se llevarán a cabo las siguientes acciones en los plazos que me permito señalar:

Primera acción. Hemos decidido acelerar la llamada Ronda Cero de Petróleos Mexicanos. Este miércoles, la Secretaría de Energía presentará los resultados de la Ronda Cero, es decir, las asignaciones de las áreas de exploración y campos de producción que conservará Petróleos Mexicanos, PEMEX.

Si bien la Reforma Constitucional permite presentar estos resultados hasta la segunda quincena de septiembre, se ha determinado adelantar esta definición para que PEMEX tenga mayor certeza y pueda seguir produciendo gas y petróleo, así como definir sus estrategias de inversión hacia el futuro.

Segunda acción. Iniciaremos de inmediato los trabajos de la llamada Ronda Uno.

Para ello, también, pasado mañana, la Secretaría de Energía dará a conocer las áreas que se incluirán en la primera ronda de licitaciones de los nuevos contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos previstos en la Reforma.

En pocas palabras, esta misma semana se conocerá el contenido de la Ronda Uno. Ello permitirá que los posibles inversionistas nacionales y extranjeros puedan empezar a prepararse desde ahora para participar en la primera ronda de licitaciones cuyas bases se publicarán en el primer trimestre del próximo año 2015.

Ese mismo día y en plena coordinación con la Secretaría de Energía, Petróleos Mexicanos también dará a conocer las primeras áreas en las que ha decidido asociarse con terceros, a fin de fortalecer sus capacidades técnicas e incrementar sus niveles de producción y de restitución de reservas.

Tercera acción. Antes de que concluya este mes, emitiré los decretos de creación del Centro Nacional de Control de Energía y del Centro Nacional de Control del Gas Natural como organismos descentralizados, sectorizados a la Secretaría de Energía.

Con ellos, se consolidará el mercado de energía eléctrica y el nuevo modelo de industria de gas natural.

Cuarta acción. Este mes, también enviaré al Senado las candidaturas de comisionados para integrar la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía.

Igualmente, presentaré las candidaturas de consejeros independientes de PEMEX y CFE, así como de los miembros independientes del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo para la estabilización y el desarrollo.

Con ello, dará inicio la integración de los nuevos órganos reguladores coordinados del sector energético, y se instalarán los consejos de administración de las empresas productivas del Estado, comenzando así la transformación de PEMEX y de Comisión Federal de Electricidad.

Quinta acción. En septiembre se creará el propio Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

Ese mismo mes emitiré los decretos de creación del Fondo Público para Promover el Desarrollo de Proveedores y Contratistas Nacionales de la Industria Energética, del Fondo SENER-NAFINSA para la participación del Estado mexicano en los proyectos de producción de hidrocarburos, y del Fondo de Servicio Universal Eléctrico.

Con todo ello, se establecerán las bases para administrar con eficacia y transparencia los recursos de la renta petrolera, así como para abastecer de energía eléctrica las zonas más apartadas, recónditas de nuestra geografía y marginadas del país.

Sexta acción. En septiembre, con la participación de las Secretarías de Energía y de Educación Pública, así como del CONACyT, se presentará el Programa Estratégico para la formación de recursos humanos en materia de hidrocarburos, que incluirá becas a nivel posgrado y técnico.

El objetivo es iniciar de inmediato la formación de mexicanas y mexicanos para que se conviertan en los especialistas que requerirá el crecimiento acelerado de nuestro sector energético en los próximos años.

Séptima acción. A más tardar en octubre, se publicarán todos los reglamentos de la Legislación Secundaria de la Reforma Energética. De ese modo, se dará tiempo, plena certeza jurídica a las nuevas inversiones en el sector.

Octava acción. En octubre, también se presentará el Decreto de Reestructuración y Modernización del Instituto Mexicano del Petróleo para fortalecer su misión como órgano nacional de investigación y desarrollo de la industria.

Novena acción. También en octubre, se publicarán los lineamientos para la emisión de los Certificados de Energías Limpias, estableciendo los incentivos necesarios para el desarrollo de estas energías.

Y décima acción. Dentro de los próximos 90 días se emitirá el Reglamento de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección del Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, con él se garantizará que las actividades del sector respeten las mejores prácticas internacionales en materia de seguridad industrial y cuidado de nuestro entorno natural.

Estas diez acciones, insisto, se llevarán a cabo en el corto plazo, demostrando con hechos el compromiso del Gobierno de la República para poner, de inmediato, la Reforma Energética en acción.

Señoras y señores:

Con la promulgación de las Leyes Secundarias de la Reforma Energética este día culmina la fase legislativa del importante ciclo reformador que iniciamos el 2 de diciembre de 2012.

Éste es un momento tan simbólico como trascendente para el país, los mexicanos debemos sentirnos muy orgullosos porque nuestra democracia ha dado grandes frutos.

Gracias a la unidad de propósitos, en meses superamos décadas de inmovilidad, se han derribado barreras que impedían a México crecer de manera acelerada y sostenida.

Por ello, expreso mi mayor reconocimiento a todos los que hicieron esto posible, a dirigentes de las principales fuerzas políticas, a Legisladores Federales, a diputados locales, a juristas, académicos y especialistas, a integrantes de organizaciones de la sociedad civil, a trabajadores y empresarios, y sobre todo a los millones de ciudadanos que directa e indirectamente, han respaldado la transformación de México.

Con este mismo espíritu de unidad, ahora corresponde poner todas las reformas en acción.

Debemos lograr los cambios a la Constitución y a las leyes, o debemos hacer que los cambios a la Constitución y a las leyes, se reflejen en beneficios concretos para todas las familias.

Tenemos que asegurarnos de que estas nuevas reglas e instrumentos contribuyan verdaderamente a impulsar el talento y el éxito de cada mexicano.

Los cimientos están puestos, aprovechemos esta nueva e histórica plataforma para seguir construyendo, entre todos, un nuevo México.

Muchas gracias.