Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Almirante Secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Señor Gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Muy apreciados integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Muy distinguidas autoridades del orden Federal, del orden estatal y del orden municipal.

Titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de Veracruz.

Muy distinguidos invitados a esta ceremonia de graduación.

Familiares de los cadetes que el día de hoy se están graduando.

Saludo a los invitados integrantes del Cuerpo Diplomático y Agregados Militares en nuestro país.

Señoras y señores.

Y, particularmente, me dirijo a los jóvenes cadetes que el día de hoy se están graduando.

Saludo, también, con respeto, a los Almirantes y Generales, Capitanes y Jefes, Oficiales, clases, tropa y marinería.

Estimados guardiamarinas.

Señoras y señores:

Es un gusto regresar a la Heroica Escuela Naval Militar, institución que desde hace 117 años forma oficiales navales de excelencia.

La disciplina, lealtad y espíritu de servicio de esta prestigiada escuela, de sus cadetes y egresados, se demostraron en la heroica defensa del Puerto de Veracruz, que realizaron hace un siglo.

Hoy, nos convoca la graduación de 146 nuevos guardiamarinas de la Generación 2009-2014, forjada en este insigne centro educativo.

Aquí he visto rostros de alegría y miradas de entusiasmo en nuestros nuevos guardiamarinas, y es natural: la constancia, dedicación y disciplina que han tenido en estos cinco años, llega, literalmente, a buen puerto.

Es un orgullo que por segunda ocasión en su historia, haya mujeres entre los graduados, incluyendo a la primera egresada de Infantería de Marina a nivel licenciatura.

Esto es una muestra del compromiso de la Armada de México con la equidad de género.

Los felicito a todos ustedes, a sus padres, familiares y maestros, quienes los acompañaron y respaldaron en esta decisiva etapa de su formación profesional.

Hoy, ingresan a la milicia permanente de la Armada, e inician, así, una nueva travesía: la de servir a la Patria y a las instituciones de la República, aplicando los principios y conocimientos que adquirieron en las aulas de este plantel.

Estoy seguro de que cada uno de ustedes, desde la responsabilidad que les sea conferida, trabajará con pasión, dedicación e inteligencia en la defensa de la Nación y en la protección de nuestra sociedad.

Los mexicanos estamos orgullosos de tener una Marina Armada profesional y eficaz. Los mexicanos estamos satisfechos de contar con una Marina Armada formada en los más altos valores y con programas de estudio de vanguardia.

Así lo demuestra cada día, vigilando nuestros mares, islas y costas; salvaguardando la vida humana en la mar, protegiendo a la Marina Mercante, a la flota pesquera y a nuestras instalaciones estratégicas.

Más aún. La función de la Marina Armada de México también se hace presente tierra adentro.

En materia de protección civil, con el Plan Marina se apoya a la población en situaciones de desastre o emergencia, tal y como ocurrió el año pasado tras las afectaciones provocadas por los huracanes Ingrid y Manuel.

Por ello, la Marina Armada es una de las instituciones de mayor confianza que tiene la ciudadanía en ella.

Además, gracias a una coordinación efectiva con el Ejército Mexicano, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal, sus acciones para hacer valer el Estado de Derecho han sido contundentes.

Este esfuerzo interinstitucional ha permitido la detención de peligrosos integrantes de la delincuencia organizada, así como el fortalecimiento de las condiciones de seguridad pública en diversas zonas del país.

Con la suma de esfuerzos y capacidades entre dependencias federales y gobiernos locales, en el primer semestre de 2014, el número de homicidios dolosos en el país fue 26.7 menor al registrado en el primer semestre de 2012.

Ello es resultado de una reducción del número de homicidios dolosos en 24 entidades, donde vive el 82 por ciento de la población del país. Si bien falta por hacer, estamos avanzando en el compromiso que asumí ante los mexicanos, de reducir la violencia y recuperar la tranquilidad de nuestra población.

Por estos resultados, por su trabajo profesional y su lealtad a toda prueba, este día reitero mi mayor reconocimiento a la Armada de México, a nuestro glorioso Ejército Mexicano y a la Fuerza Aérea Mexicana.

Igualmente, valoro la labor institucional de quienes sirven a México desde la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.

Mi mayor reconocimiento a todas estas instituciones, que sirven con lealtad, entrega y patriotismo a la Patria entera.

Muchas felicidades.

Señoras y señores:

México está en movimiento y México se está transformando.

A partir de los cambios de fondo que se han concretado con el respaldo del Congreso de la Unión, el Gobierno de la República tiene el firme compromiso de construir un nuevo México, un país más justo, más seguro y más próspero.

En este esfuerzo colectivo, la labor de nuestros marinos es fundamental, ya que brindan seguridad al tráfico marítimo y a las actividades económicas en el mar territorial y la Zona Económica Exclusiva, lo mismo que preservan nuestros recursos naturales marítimos.

Además, auxilian en labores de protección civil y contribuyen a fortalecer el Estado de Derecho.

Con todo ello, la Armada de México hace su parte para construir entre todos el México que todos queremos: un nuevo México.

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, me siento muy orgulloso de todos los integrantes de la Armada de México y de los oficiales de la Heroica Escuela Naval que el día de hoy se están graduando.

Al recibir por primera ocasión el Sable de Mando, símbolo de la autoridad naval, ustedes refrendan el compromiso de servir en todo momento a la Patria y a sus instituciones.

Para un Marino, servir a México debe ser el mayor privilegio.

Esta convicción es también compartida por quienes integramos el Gobierno de la República.

Les reitero mi felicitación y les deseo el mayor de los éxitos en su año de práctica a los nuevos Oficiales de la Armada de México.

Muchísimas felicidades y muchas gracias.