Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar a las autoridades educativas del Gobierno de la República.

De los gobiernos estatales que están hoy, aquí, presentes con nosotros.

De igual manera, al señor Presidente del Consejo de Bancomer, institución financiera que acompaña y respalda los esfuerzos del Gobierno para premiar y estimular a los niños que, por sus méritos personales, por sus resultados académicos son exitosos, y merecen el apoyo y el respaldo para que continúen estudiando.

Quiero saludar al señor dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a Juan Díaz. Muchas gracias, maestro, por acompañarnos en este evento tan significativo, sobre todo, de premiación y reconocimiento a los jóvenes más destacados de la Olimpiada del Conocimiento.

Quiero saludar a todas las maestras y maestros aquí presentes.

A los familiares de los niños que el día de hoy son reconocidos y premiados por sus esfuerzos, y por haber destacado entre millones de niños en todo el país en esta Olimpiada del Conocimiento.

Pero, de manera muy especial, quiero saludar a todas las niñas y niños de las 32 entidades de nuestro país que están hoy, aquí, con nosotros, en Palacio Nacional.

Y que como lo he señalado, por su esfuerzo diario, por los resultados que han obtenido en esta Olimpiada del Conocimiento son merecedores de estar hoy aquí, de tener este reconocimiento y, sobre todo, de ser ejemplo para sus demás compañeros, de ser modelo para los millones de jóvenes estudiantes de nuestro país, en quienes descansará, el día de mañana, la responsabilidad de ser actores protagónicos del desarrollo de nuestro país.

Me da mucho gusto, una vez más, reunirme con los jóvenes de esta Olimpiada del Conocimiento en su edición 2014, precisamente, aquí, en el Palacio Nacional, sede el Poder Ejecutivo.

Déjenme compartirles a las niñas y niños que vienen de todo el país, que nos encontramos en el Patio Central de este Palacio Nacional, que ha sido testigo de gran parte de la historia de México, sobre todo, a partir del Siglo XVI.

Estamos en el Patio Central de este Palacio que alguna vez, déjenme compartirles, fuera la sede de los tres Poderes, no sólo del Ejecutivo como lo es hoy, sino fue también la sede del Poder Legislativo; hay un espacio que se ha renovado en donde se firmó la Constitución de 1857 y en donde deliberaron los Diputados que hicieron esta Constitución. Está en la parte posterior de este Palacio Nacional.

En lo que hoy es la Secretaría de Hacienda que está también aquí, anteriormente fue también el espacio y sede del Poder Judicial de todo el país.

Y como lo sigue siendo hoy, en otra parte, está la sede del Poder Ejecutivo. Ahí, está la oficina del Presidente de la República.

A lo mejor para quienes vienen y visitan, y autoridades educativas que están con nosotros de manera más regular, esto no sea noticia, pero les doy este espacio para compartirles a los jóvenes que vienen de todo el país el que conozcan la historia que tiene que este gran Palacio, que alguna vez fuera el espacio o la sede de los Virreyes, después de los Presidentes de México. Y ya lo dije yo, de los Poderes de todo el país. Y hasta 1872, aquí vivieron los Presidentes de México.

Ahora, es la oficina del Presidente de la República y por eso me da mucho gusto que en este marco que sin duda se engalana con los murales de Diego Rivera que ustedes pueden apreciar en la escalera principal de este Palacio, podamos rendir este reconocimiento a los jóvenes destacados de todo el país.

Al centro hay una fuente. Yo sé que si le preguntara a muchos de los que están aquí presentes, se preguntarán por qué hay una fuente octagonal, de ocho lados, con un Pegaso al centro.

Cuenta la mitología que Pegaso nació de la sangre derramada de Medusa, que fue muerta por Perseo, y se le atribuyeron a Perseo, quien da muerte a Medusa, tres valores importantes que se espera tengan todos los gobernantes de México.

Pareciera que estoy dando una clase, pero no quiero dejar de compartirlo, porque al ver al Pegaso, pocos de los propios de los servidores públicos se llegan a dar cuenta que hay una fuente con un Pegaso.

Y cuáles son los atributos que se le reconocieron a Perseo para dar muerte a Medusa. El haber tenido inteligencia, valor y prudencia.

Y esos son los atributos se espera tenga todo gobernante.

Por eso, en el centro de este Patio Central de Palacio Nacional se encuentra esta fuente, que hoy me da mucho gusto poder compartirles el significado que tiene la misma y la historia de este gran Palacio.

Estimados alumnos destacados del país.

Nuevamente, sean bienvenidos a este Palacio.

Recibirlos aquí, es un merecido reconocimiento a su talento y dedicación al estudio.

Ustedes son los mejores estudiantes de México y, como tales, son un orgullo para su familia, para su escuela, para su comunidad, para su estado y para todo el país.

Como Presidente de la República, es un honor reunirme con ustedes; los campeones de la Olimpiada del Conocimiento Infantil 2014.

Los felicito, porque lograr esta meta no ha sido fácil. Ustedes han destacado entre prácticamente dos millones y medio de alumnos del sexto de primaria de todo el país.

Este viaje a nuestra ciudad capital, el Distrito Federal, así como la beca que se ganaron para cursar la secundaria, demuestran que la disciplina y la constancia en el estudio abren mejores oportunidades de vida.

En este marco, quiero nuevamente reconocer a Bancomer por impulsar a los niños de México, al respaldar la Olimpiada del Conocimiento Infantil.

Muchas gracias a Bancomer por acompañar este esfuerzo. Felicidades.

Sé que cada uno de ustedes tiene grandes sueños, y también sé que tienen el talento y el potencial para hacerlo realidad.

Seguramente muchos soñaron con ganar este concurso.

Hace un momento, al estar entregando estos premios, la alumna de Nuevo León, Dania, que está aquí, con nosotros, muy cerca, me decía: Valió la pena el esfuerzo. Ella puede decirlo, que fue justamente lo que me dijo: Valió la pena el esfuerzo, y me da mucho estar aquí.

Soñaron con representar a su estado, y hoy, han cumplido ese sueño.

Además de felicitarlos, este día quiero hacerles una invitación: a que sigan esforzándose por ser mejores cada día en todo lo que lleven a cabo.

A ustedes, o en ustedes, está la promesa de un mejor país. Está la esperanza de sus padres y la confianza de todos los mexicanos.

Estoy seguro de que aquí, frente al Presidente de la República, están los líderes que ayudarán a México a ser más fuerte y exitoso.

Aquí están los investigadores y médicos que el día de mañana salvarán vidas.

Aquí están, seguramente, los futuros grandes empresarios de nuestro país; artistas, arquitectos e ingenieros que proyectarán a nuestro país en todo el mundo.

No puedo dejar de decir cada vez que me reúno con jóvenes de gran talento, que es muy probable que aquí estén futuros gobernadores y, eventualmente, el futuro Presidente de la República en algún momento de nuestra historia.

Para llegar tan alto, es indispensable que ahora que entren a la secundaria, sigan siendo alumnos modelo; jóvenes de bien, que inspiren y apoyen a sus compañeros.

Es importante que sigan estudiando y preparándose como hasta ahora, ya que la educación es la mejor herramienta que tienen para escribir su propia historia de éxito.

Conscientes de todo esto, el Gobierno de la República hemos hecho de la educación de calidad una de nuestras cinco grandes metas nacionales.

Quiero decirles que cuando inició este Gobierno pusimos por delante cinco grandes metas nacionales y una de ellas era asegurar para los mexicanos, especialmente para los niños y jóvenes del país, una educación de mayor calidad.

Desde el primer día de esta Administración trabajamos para que todas las niñas y niños de México reciban una educación que les permita ser personas íntegras y, al mismo tiempo, les dé mejores herramientas y capacidades para competir y triunfar en la vida.

Sabemos que la educación es la fuerza transformadora más importante de cualquier sociedad, de cualquier país. Por esa razón, la Reforma Educativa fue la primera que impulsamos desde el Gobierno, y que contó con un amplio respaldo de todas las fuerzas políticas del país.

El 10 de septiembre del año pasado, gracias al apoyo del Congreso de la Unión, se promulgaron las leyes secundarias de esta reforma e inició una nueva etapa en la calidad de la enseñanza que reciben las niñas y niños de México.

Permítanme platicarles tres de sus principales beneficios:

El primero. Permitirá que los alumnos cuenten con maestros cada vez mejor preparados.

La reforma establece reglas claras para que el mérito sea la única forma de ingresar y ascender como maestro, Director o Supervisor.

De esta manera, se asegura que sólo los mejores maestros, los más preparados, den clases en las aulas de nuestro país. Por ejemplo, para asignar recientemente 14 mil 830 plazas de maestros disponibles para el Ciclo Escolar 2014-2015, por primera vez se realizaron concursos nacionales de oposición para el ingreso a la educación básica y media superior.

Además, el próximo 25 de agosto, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación presentará los lineamientos de evaluación del Servicio Profesional Docente.

Segundo beneficio. La Reforma Educativa permite detectar áreas de oportunidad en las que hay que mejorar.

Gracias a la Reforma, por vez primera el INEGI llevó a cabo el censo de escuelas, maestros y alumnos de educación básica y especial, conformando un diagnóstico claro para la mejora educativa.

Este censo es el punto de partida para crear el Sistema de Información y Gestión Educativa, con el que podremos ir atendiendo las necesidades de las escuelas de educación básica y media superior.

Y tercer beneficio. Se crean y amplían programas de apoyo a las escuelas.

La reforma fortalece la autonomía de gestión de las escuelas.

Qué significa esto.

Que ahora los directores, padres de familia y maestros de cada escuela podrán decidir juntos cómo mejorar su plantel.

Evitar que esto se haga a través de un esfuerzo burocrático que se seguía ante el propio sindicato y ante las autoridades educativas.

Ahora, los propios maestros de cada escuela podrán tomar decisiones inmediatas para hacer arreglos a cada escuela.

Se aumentó en 126 por ciento el número de Escuelas de Tiempo Completo. Había seis mil 700 escuelas. Hoy hay 15 mil o más de 15 mil escuelas; y de este modo más alumnos pueden, en horario extendido, desarrollar nuevas habilidades, como puede ser el hablar el Inglés, o tocar un instrumento, o dedicarse a actividades deportivas.

A través del Programa Escuelas Dignas, también, se están mejorando las instalaciones de los planteles, especialmente, de las comunidades indígenas y de mayor marginación.

En resumen. La Reforma Educativa estableció los cimientos para que todos los niños y jóvenes del país tengan acceso a una enseñanza de calidad que los prepare para el futuro.

Ahora es necesario que autoridades, padres de familia y, especialmente, maestras y maestros de México sumemos esfuerzos para aprovechar la oportunidad de transformar a México a partir de la educación desde las aulas.

Señoras y señores.

Muy queridas y queridos alumnos de todo el país:

Quiero decirles que los felicito nuevamente por ser dignos representantes del México de hoy y, sobre todo, del México de mañana. Ese país exitoso, de oportunidades para todos, por el cual ya estamos trabajando.

Reconozco la labor formadora de sus padres y maestros, quienes los han apoyado con la convicción de que ustedes serán los líderes del México de mañana.

Hace 53 años, al recibir la primera generación que participó en esta convivencia cultural, el entonces Presidente Adolfo López Mateos, afirmó, y quiero citarlo textualmente:

Deseo que todos esos niños se superen en la vida, como lo hicieron en la escuela, y que al regresar a sus lugares de origen, transmitan a sus compañeros escolares la fe que el Presidente tiene en las nuevas generaciones para engrandecer a la patria, servirla con entusiasmo y con honor.

En 2014, nuestro país es muy diferente al que era hace medio siglo. Sin embargo, hoy, como entonces, su amigo, quien está hoy aquí, con ustedes, el Presidente de la República, confía en que ustedes, los niños y jóvenes, niñas y jóvenes del país, son parte esencial y fundamental del progreso futuro que tenga nuestro país.

Sigan fijándose metas muy altas, y trabajen con creatividad, energía, entusiasmo e inteligencia para alcanzarlas.

Les deseo que este logro sea sólo el principio de los muchos que alcancen en su vida.

Retomo algo de lo que Luis, Presidente de Bancomer, hace un momento citara: A lo largo de la vida puede ser que algunas veces se tropiecen, pero siempre tengan la fuerza y el estímulo para levantarse y seguir adelante.

Sueñen, y sueñen muy lejos y muy alto, porque en la medida que sus sueños vayan más lejos, su capacidad y talento que hoy han demostrado y que han acreditado en esta Olimpiada del Conocimiento, estoy seguro, les va a permitir alcanzar todas esas metas y sueños que hoy tengan y que deseo hagan realidad el día de mañana.

Gracias, porque le permiten hoy, un poco siguiendo a Juan Yahir, quien expresaba que a él le daba mucho gusto estar hoy aquí, con el Presidente de la República; yo quiero decirles que es un honor para el Presidente de la República encontrarse con las alumnas y alumnos más destacados de todo el país, y que me da mucho gusto recibirles aquí, en Palacio Nacional.

Muchas felicidades, y que vengan mayores éxitos.