Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muy distinguido señor Gobernador del Estado de California:

Me da mucho gusto saludarle y agradecer la hospitalidad que me dispensa, en mi carácter de Presidente de México.

De igual manera, me da mucho gusto saludar a su muy distinguida esposa.

A esta muy distinguida concurrencia, en la que se encuentran políticos de California, legisladores de California, empresarios de California, y amigos de México que radican en California.

A distintas organizaciones empresariales que se dan cita en este encuentro.

Y también, al grupo que integra la Asociación de Cien Amigos de México, a quienes saludo con respeto y con afecto.

Quiero, de manera breve, puntualizar lo siguiente:

Es ésta, efectivamente, la primera visita que hago en mi carácter de Presidente a un estado de la Unión Americana, y no es casual que sea al Estado de California.

California es el estado de la Unión Americana en el que habitan mexicanos y ciudadanos de origen mexicano más importante de los Estados Unidos.

Aquí viven 12 millones de ciudadanos con origen mexicano. Y uno de cada tres californianos, es de origen mexicano. Ayer, lo señalaba en mi encuentro con organizaciones y con comunidades de mexicanos que se han formado aquí, en California.

Y compartía, a partir de esta visita, que México reconoce, respalda, los esfuerzos que el Gobierno que encabeza el Gobernador Brown ha realizado, precisamente, para ensanchar la amistad que hay entre México y Estados Unidos, entre México y los californianos.

Es claro que en California surge y está emergiendo una nueva visión. Una visión acorde y congruente con los avances y la evolución de nuestras sociedades en el Siglo XXI.

Y en donde más allá de encontrar diferencias, más bien, hay un reconocimiento a esta diversidad cultural que hoy vive California.

Y que las políticas emprendidas por el Gobernador Brown están orientadas, precisamente, a respetar los derechos humanos de todos los ciudadanos y todo aquél que, no siendo ciudadano o no teniendo una estancia legal, merece reconocimiento, porque parte de una premisa fundamental.

Parte de una premisa fundamental: que aquellos que han llegado a hacer de California su nueva casa, todos ellos, mujeres y hombres, son ciudadanos de bien y que contribuyen con su esfuerzo, con su talento, con su capacidad y su entrega diaria, a cualquier tarea que lleven a cabo, al desarrollo y a la grandeza del Estado de California.

Por eso, señor Gobernador, el Gobierno de México tiene amplio reconocimiento y simpatía por los esfuerzos que su Gobierno lleva a cabo.

Hace muy poco el señor Gobernador estuvo de visita en la Ciudad de México y tuve oportunidad de encontrarme con él.

Desde ahí trazamos varios proyectos para fortalecer nuestra cooperación y la relación entre California y México, en distintos proyectos, de orden educativo, para la infraestructura, que mejore el tránsito que hay de californianos a México y de mexicanos a California en los siete cruces fronterizos que tenemos en nuestras fronteras.

Y de esto, precisamente, hablaremos en la reunión bilateral, que después de este almuerzo habremos de sostener.

Pero lo que es muy claro: Hoy, la relación entre California y México y entre México y California es una que se intensifica día a día.

El comercio entre ambas naciones es hoy de más de 60 mil millones de dólares y sigue creciendo.

Pero, además, estamos trabajando para hacer mucho más seguras nuestras fronteras, más amigable y más rápido nuestro tránsito en nuestras fronteras.

En una frontera no sólo la que tenemos con California, sino con otras entidades de la Unión Americana y de varios estados de nuestro país, que reflejan que cada día hay más de un millón de cruces legales diarios.

Esa es la intensidad de nuestras fronteras y, sin duda, la política, la visión, la actitud de apertura que el Gobierno de California está teniendo, se convierte en un gran referente, que deseo se expanda a las otras entidades de la Unión Americana, por el reconocimiento que hagan de sus migrantes, que contribuyen al desarrollo de sus estados y todos los Estados Unidos.

En este espacio y, finalmente, quiero dejar un testimonio de reconocimiento, de gratitud a los esfuerzos de distintas organizaciones de la sociedad civil, precisamente para impulsar esta nueva visión.

Esta visión de apertura, de reconocimiento a la multiculturalidad que hay hoy entre nuestros países; el reconocimiento a quienes, viniendo de México y de otras partes del mundo, hacen de California su nuevo hogar.

Hoy California ofrece mejores condiciones, un ambiente cálido, fraterno y de respeto a su condición humana y respeto a sus derechos humanos.

Por ello, aquí dejo testimonio de gratitud, de reconocimiento y de compromiso, señor Gobernador, para que nuestro esfuerzo compartido depare a nuestras sociedades prosperidad, crecimiento, mayor fraternidad; y, sobre todo, lo que nos ha enlazado durante muchos años, una fraterna amistad entre el pueblo de Estados Unidos y de México.

Hago votos porque así sea.

Y muchísimas gracias, señor Gobernador.

Quisiera invitarles a todos a hacer un brindis.

Quiero hacer un brindis, en primer lugar, en honor del señor Gobernador, de su distinguida esposa; del éxito que tengan los esfuerzos que él lleva a cabo para procurar mayor desarrollo al Estado de California, y que todo ello contribuya a ensanchar los lazos de amistad y fraternos, entre californianos y los mexicanos.

Muchísimas felicidades.

Salud a todos.