-MODERADOR: Hace uso de la palabra el señor Ángel Aguirre Rivero, Gobernador del Estado de Guerrero.

-GOBERNADOR ÁNGEL AGUIRRE RIVERO: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señores funcionarios federales, miembros del Gabinete.

Compañero del Grupo Oro, es, verdad; señor Comisario municipal; señor Presidente Municipal de Atoyac.

Hace siete meses estuvimos aquí. Cómo no recordar los días de agobio, de tristeza, como consecuencia de aquello que había dañado todo en La Pintada.

En ese momento, tuvimos de inmediato la presencia y la respuesta solidaria del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tal como él lo anunció. Y se comprometió a que regresaría aquí, para inaugurar la nueva Pintada en tan sólo siete meses.

Había quienes a lo mejor no lo creían. Otros llegaron a pensar que el Presidente iba a mandar al cajón de los recuerdos este compromiso. Y sin embargo, hoy está aquí.

Hoy viene a hacer la entrega a ustedes de las primeras viviendas de esta comunidad, que puede convertirse en un modelo de participación comunitaria. Esta nueva Pintada, que hoy sí hace honor a su nombre, porque como se pintaron las casas, tuvo también el acierto de haber contratado mano de obra local.

El 90 por ciento de la gente que trabajó en este proyecto son originarios de La Pintada o son originarios de El Edén, de las comunidades cercanas y más de 490 guerrerenses fueron capacitados y han tenido un empleo seguro, un ingreso seguro, con su Seguro Social y dos alimentos diarios.

Por eso es muy importante expresar el día de hoy el reconocimiento a ustedes, al pueblo de La Pintada, que se supo levantar con coraje, al señor Presidente de Comité para la Reconstrucción, al comisario Miguel, a nuestro amigo que nos recibió desde el primer día en que llegamos, a Poli, y a todas y todos ustedes que hicieron posible que esto saliera adelante.

Yo también quiero dejar el testimonio de gratitud para un servidor público que se hizo uno más entre ustedes: el Secretario Jorge Carlos Ramírez Marín, que vino muchas veces a estar con ustedes, y que por eso, en su honor, a una de las calles le vamos a llamar Paseo Montejo. Yo no sé por qué.

Él ha visitado un sinnúmero de veces, me lo expresaban ustedes, de cómo ha podido convertirse y ha podido ser una gente más de ustedes.

Por último, quiero también agradecerle a todas las fundaciones que participaron aquí, en la iglesia, en las escuelas y en todo, pero fundamentalmente y lo digo sin llanezas, al Presidente de la República Mexicana.

Algunos se preguntan por qué Peña Nieto ganó la Presidencia de la República. Y la respuesta es muy sencilla. Porque supo honrar su lema como gobernador: Te lo firmo y te lo cumplo.

Y él vino hoy, otra vez, a cumplir con ese compromiso.

Gracias, también, y con eso concluyo, por este Memorial a nuestros caídos, porque como decía Alfredo Zitarrosa: Un día regresaremos donde duermen nuestros muertos y será lindo y feliz el canto de nuestro pueblo.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toma la palabra el licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

-SECRETARIO JORGE CARLOS RAMÍREZ MARÍN: Muchas gracias.

Con su permiso, señor Presidente.

Señor Gobernador.

Distinguidos compañeros del Gabinete.

Estimados ciudadanos, amigos de La Pintada.

Señor Director del FONHAPO.

Amigos:

Todos sabemos que estamos aquí y que estamos pensando en muchos que no están aquí.

Recordar es un acto que tiene dos vías. Hay un recuerdo voluntario, pero hay un recuerdo involuntario. Y siempre vamos a recordar esos difíciles días de septiembre, aunque no queramos.

Pero lo importante, amigos es la parte del recuerdo voluntario y aquí lo más importante a recordar de La Pintada es la fuerza, el valor y el espíritu de todos ustedes para hacer que este pueblo salga de la tierra, literalmente, y se convierta en este pueblo bonito y próspero que es ahora, gracias a la voluntad de ustedes, con el entusiasmo y el esfuerzo del Gobierno de la República que preside el Presidente Enrique Peña Nieto.

Por eso estamos aquí, estimados amigos.

Nos une el recuerdo, pero también nos une la fuerza de lo que vino a ser.

Mucha gente nos ha preguntado a lo largo de estos días, por qué hacemos una inversión de este tamaño en La Pintada y por qué no recurrimos al trámite de dejar las cosas como estaban.

Porque el Presidente de la República se comprometió a que nada de lo que se reconstruyera iba a ser igual.

Que todo lo que se reconstruyera tenía que ser mejor y, entonces, no podíamos simplemente volver a hacer las casas de La Pintada como eran. Tenía que hacerse un lugar mejor para vivir.

Y esta fue una idea que empezaron a llenar rápidamente los habitantes de La Pintada.

Como dijo el Gobernador, señor Presidente, 490 empleados de construcción, e incluso administrativos, como por ejemplo, para proveer las comidas de los que trabajaban en la construcción, formaron parte de La Pintada, El Edén o El Paraíso.

Las obras no se limitaron a reconstruir las 36 casas que fueron afectadas por el deslave y que vimos cubiertas totalmente de lodo, tal y como usted lo instruyó.

Hoy estamos entregando 125 viviendas completamente terminadas y con servicios completos.

Estas viviendas abarcan a todos aquellos que perdieron su vivienda, a los que perdieron algún ser querido y a los que estaban ubicados, aunque se vivienda hubiera quedado, en pie en zonas de riesgo.

En la siguiente parte hasta llegar a 210, quedan todas las personas que aún teniendo vivienda, usted instruyó que les diéramos la oportunidad de o hacerla totalmente o mejorar sustancialmente la que tenían.

Como usted instruyó, se trata de que sea una nueva población. A esta nueva población se le agregaron un comedor comunitario y refugio para 100 personas.

El refugio cuenta, además, con espacios suficientes de baños, con espacios suficientes para dividirse en área de hombres y de mujeres.

Y a este refugio se añadieron talleres para que la gente se ocupara, tanto durante el tiempo que tardó la reconstrucción como permanentemente.

Ahora, La Pintada ya tiene tortillería. Ahora La Pintada ya tiene panadería. Ahora en La Pintada, nunca me animé, pero ya le pueden hacer a uno un corte de pelo. Ya te pueden pintar el pelo, el bigote sí me convenía.

Es un lugar diferente, donde hay trabajo y hay entusiasmo.

Y como usted ha dicho, no terminará ahí. Se trata, también, de recuperar el empuje cafetalero de La Pintada y regresar a esta población a ser un centro importante en su región, donde se produce uno de los mejores cafés del mundo.

Al mismo tiempo que estas 125 casas, El Refugio, y otras importantísimas obras, las vialidades, por supuesto, se está construyendo, se ha terminado un parque conmemorativo al que la población ha bautizado como Parque de Los Naranjos, y generosamente decidieron que se incluyera un árbol por cada una de las víctimas pero, también, un árbol por cada uno de los pilotos que fallecieron, justamente, en el rescate de la gente de esta población, y a quienes hoy, con este aplauso, recordamos con cariño.

Seguramente la parte más importante, señor Presidente, es la estabilización de los cerros, tanto del cerro principal, donde el doctor José Ibarra Torres, reconocido geógrafo y que ha participado en obras tan importantes, como la construcción de la Presa de Chicoasén, entre otras, han trabajado para ser completamente seguro, y entregaremos una memoria de ello, absolutamente seguro el cerro.

Se trabajó el cerro principal, el cerro que tenemos aquí al fondo de la calle principal, y al mismo tiempo, se está trabajando en los cerros de El Paraíso, que es otra comunidad que pudiera tener afectaciones importantes a causa de su ubicación.

Estas obras no hubieran estado completas si no hubiéramos contado con el apoyo decidido, y quiero resaltar el de una persona en particular, ocurrido de inmediato a que usted diera la instrucción de comenzar la reconstrucción de La Pintada.

El licenciado Luis Robles Miaja, de Bancomer, al día siguiente que usted dio la instrucción se comunicó por teléfono a la SEDATU, y dijo: Bancomer pone una escuela completa, primaria y secundaria.

A Bancomer se sumó Televisa. Se creó, además, una unidad satelital que permite que la población, aunque no tenga servicio telefónico, si tenga servicio de mensajes a través de WhatsApp, ya que esta señal nos permite comunicarnos permanentemente.

La cancha de fútbol es, también, una obra de participación social en la que se encuentran distintas instituciones y fundaciones, encabezadas por la Federación Mexicana de Futbol, que aquí está don Decio de Maria, Altos Hornos de México y otras instituciones; y otras más trabajan para hacer aportaciones, por ejemplo, para la iglesia, que se construye con un patronato creado por integrantes de esta comunidad, y donde usted, hace unos momentos desde el aire, me dijo que a nombre de usted y su familia pondríamos el techo de esta importantísima iglesia de la comunidad.

Eso es parte de lo que ha pasado aquí. Pero lo más importante, seguro, es lo que va a pasar. Nosotros podemos poner las calles, podemos cumplir las instrucciones de usted y poner las casas, poner la cancha de fútbol y una caprichosa piscina municipal, que está aquí, a un lado de la iglesia, donde me preguntan quién se va a meter cuando haga frío; y entonces vamos a ver quiénes son los valientes de La Pintada. Y para eso nos va a servir.

Esta es una comunidad alegre, comprometida, con un gran recuerdo de sus seres queridos, igual que todos nosotros; pero lo importante, estimados amigos, es que se está restituyendo no solamente la parte física, sino también la parte social, la parte económica y, sobre todo, la parte que afecta a cada uno de ustedes, la vida de cada uno de ustedes.

Las casas se han pintado por brigadas. La construcción de las casas corrió a cargo de personas de esta misma comunidad, que hicieron sus propias casas. Y ese es un dato sumamente importante.

Por supuesto, nosotros sabemos que quienes nos faltan el día de hoy están presentes con nosotros, aunque no sea físicamente. Los recordamos con respeto.

Por eso, ésta es una celebración y no puede ser un festejo. Por eso, con sus manos, con sus propias manos La Pintada se ha levantado nuevamente. La Pintada es hoy un nuevo pueblo.

Dicen que uno no sabe lo fuerte que puede ser, hasta que ser fuerte es su única opción.

Eso pasó aquí, en La Pintada. Y estos hombres y mujeres que tiene usted enfrente son mexicanos ejemplares, que a lo largo de estos meses, del 28 de enero, que empezó la construcción, después de que salieron de aquí, trabajo que realizó el gobierno del estado incansablemente, el señor Gobernador, y hay que reconocer también la tarea de Ernesto Aguirre, salieron de aquí más 600 mil camiones, viajes de camiones retirando escombros de aquí, de La Pintada. Contribuyeron a rescatar muchos de los cuerpos de las víctimas.

Y esa tarea, concluida el 28 de enero, permitió que tengamos enfrente lo que estamos viendo hoy, realizado por los propios habitantes de La Pintada.

Ésta, seguramente, será una de las historias más bonitas del Estado de Guerrero: saber cómo se hizo de nuevo La Pintada.

Cómo sus habitantes la hicieron otra vez.

Por eso, estimados amigos, en nombre del Gobierno de la República, en la parte que corresponde a la instrucción que nos ha dado el Presidente de la República, les puedo decir que ha sido un honor trabajar con ustedes y ser testigo del esfuerzo y el espíritu de una gente invaluable, como son todos y cada uno de los hombres y mujeres de La Pintada.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación se proyectará el video: Reconstrucción de La Pintada.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Hace uso de la palabra la señora Juana Castro Márquez, vecina de la comunidad de La Pintada.

-SRA. JUANA CASTRO MÁRQUEZ: Mi nombre es Juana Castro Márquez.

Y yo quería que usted viniera aquí, para agradecerle a usted personalmente, porque lo que hizo usted por nosotros, que no nos abandonó cuando más lo necesitamos.

Yo sé que no lo hace cualquier persona.

Usted que tiene un gran corazón, un corazón lleno de bondad.

Yo le agradezco de todo corazón, a nombre de mis seres queridos que perdí, y de los demás que fallecieron. A nombre de todos mis conciudadanos que están aquí, le doy las gracias.

Y más ahora, que usted viene a entregarnos las casas, cuando nosotros quedamos sin nada. Yo decía cuando vine, llegué aquí, porque cuando usted llegó aquí, yo venía en el camino. Todavía no llegaba yo aquí. Sólo veía del cerro donde veníamos, pasar los helicópteros hacia acá. Me hice tres días, hasta llegar aquí, con la esperanza de encontrar a mi familia, pero desgraciadamente ya no los encontré con vida.

Le doy las gracias a usted, que no nos dejó solos, cuando más lo necesitamos. Yo sé que no lo hace cualquier persona. Usted tiene un gran corazón y, por eso, estoy, yo creo que lo que me quede de vida no me alcanzará para agradecerle a usted y a su Gobierno, que estuvieron aquí, apoyándome, los de la Marina, Los Topos, a recuperar los cuerpos de mis hijas y de los demás familiares que quedaron sepultados.

Les agradezco, a nombre de mi gente, de todo corazón, y le pido que estas dos veces que usted ha venido, que no sean las últimas dos veces que nos visite. Ahora, mi pueblo es su pueblo de usted. La casa que me va a entregar, estarán siempre abiertas las puertas para usted. Lo estaremos esperando siempre con los brazos abiertos.

Mi gente, ahora, estamos todos agradecidos. Y no hay palabras para agradecerle. En verdad, le doy las gracias de todo corazón.

Gracias, señor Presidente.

-MODERADOR: Invitamos al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos para que en compañía del Gobernador del Estado de Guerrero; el Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y la Secretaria de Desarrollo Social, realicen la Develación de la Placa de la Reconstrucción de La Pintada.

(DEVELACIÓN DE PLACA)

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)