Nuevamente muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar en este acto a los representantes del Poder Legislativo y Judicial de nuestro país.

A Presidentes de las Mesas Directivas del Senado de la República, de la Cámara de Diputados.

Al señor Ministro representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Saludar al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A Gobernadores de distintas entidades del país.

A integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A Presidentes de distintos organismos autónomos del Estado mexicano.

A Presidentes de distintas organizaciones empresariales y sociales que se dan cita en este evento.

De igual manera, a dirigentes de partidos políticos.

Legisladores Federales.

Representantes de la sociedad de nuestro país.

De manera muy particular, saludo con respeto a los señores expresidentes del Consejo Coordinador Empresarial, que muy señaladamente el día de hoy han recibido un merecido reconocimiento de parte de sus compañeros de gremio.

De igual forma, quiero saludar en este evento a Cancilleres y Ministros de países hermanos con quienes integramos la Alianza del Pacífico: de Perú, de Colombia y de Chile.

De igual manera, a Embajadores de países acreditados en nuestro país, a quienes saludo con igual respeto.

Y a toda esta distinguida concurrencia que participa en este acto, en el que se ha renovado la Presidencia del Consejo Coordinador Empresarial y, particularmente, a Gerardo Gutiérrez Candiani le quiero expresar mi gratitud, reconocimiento, como lo he señalado en distintas ocasiones, por la actitud que este Consejo ha tenido para que, velando por los intereses de sus agremiados, asuman una actitud invariablemente constructiva y positiva para la modernización de nuestro país.

Le quiero felicitar por asumir nuevamente la Presidencia de este Consejo, desearle el mayor de los éxitos.

Y que estoy seguro encuentra en su familia una de sus mayores fortalezas.

Por eso, también, me da mucho gusto saludar a los miembros de su familia.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Por cerca de cuatro décadas el Consejo Coordinador Empresarial ha trabajado en favor de la economía nacional, y con ello ha promovido el bienestar de nuestra población.

Consciente de su valiosa contribución al país, como Presidente de México es un gusto reunirme, nuevamente, con este organismo, el más amplio y representativo del sector productivo de nuestro país.

Por su actividad económica diaria, sus inversiones y su confianza en el país, las empresas aquí agrupadas son fuente de empleo e ingreso para millones de mexicanos.

Justamente, con el objetivo de que México crezca más, de que haya más empleos y de que los mexicanos ganen más por su trabajo, en los primeros 18 meses de esta Administración, el Gobierno de la República ha impulsado las reformas que el país necesitaba.

Gracias a la corresponsabilidad y compromiso de diputados y senadores de la República, hoy México ha concretado gran parte de las reformas, que no obstante su relevancia, habían sido pospuestas por décadas.

Por la amplitud, profundidad y complejidad de estas reformas, y también, quizá por la velocidad con que se han alcanzado, aún no se dimensiona plenamente el impacto positivo que estas reformas transformadoras tendrán en nuestra Nación.

Cada reforma remueve un viejo obstáculo, y en su lugar construye un nuevo camino hacia el desarrollo.

Cada reforma, por sí misma, significa un cambio de fondo en un aspecto esencial de la vida nacional. Me refiero a la calidad de la educación, de nuestra niñez y juventud; de las telecomunicaciones, que en la era digital son imprescindibles; a la competencia económica, que fomenta la creatividad y la innovación, al tiempo que propicia un terreno parejo para todos los agentes económicos.

También me refiero al financiamiento, para que las empresas y emprendedores cuenten con más crédito y más barato; a las finanzas públicas, para desarrollar infraestructura de vanguardia; a nuestra democracia y sus instituciones y, señaladamente, me refiero a la energía, que es un insumo esencial para mover y transformar a México.

A esta transformación de nuestro andamiaje institucional, también se suma una transformación de la infraestructura física de México.

El Gobierno de la República ha puesto en marcha el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018.

Se trata, como ustedes lo han sabido han conocido, de una inversión histórica de 7.7 billones de pesos; 7.7 millones de millones de pesos, para construir grandes obras y proyectos en todo el país.

Como lo señalé en la presentación de este amplio programa, queremos una Nación con carreteras en buen estado y autopistas de altas especificaciones, con libramientos, distribuidores viales y segundos pisos en las grandes ciudades, para que los bienes que ustedes producen lleguen más lejos y más rápido.

México tendrá modernos trenes de pasajeros conectando a sus ciudades. Contará con aeropuertos y puertos de clase mundial, que nos aproximen aún más a ser un centro logístico global de alto valor agregado.

Manteniendo la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos del subsuelo, y nuevas posibilidades de participación para el sector privado, también habrá mayor explotación petrolera en aguas profundas e instalaciones para explotar el gas shale de este lado de la frontera.

Además, está proyectado la construcción de extensos gasoductos, llevando gas natural a los principales centros industriales, lo mismo que modernas hidroeléctricas y centrales de energías renovables y limpias.

Éste es el México alcanzable que nos convoca a todos, el que retoma lo mejor del país que somos y nos proyecta hacia el país que podemos ser.

Así es, éste es el México moderno, dinámico y de progreso que juntos, sociedad, sector privado y Gobierno, debemos seguir construyendo.

La transformación del país no llegará de la noche a la mañana, ni se alcanzará por decreto. La transformación tenemos que realizarla cada día; eso es lo que debemos hacer los mexicanos.

Señoras y señores:

Hace dos años, como candidato a la Presidencia de la República, me comprometí con ustedes a impulsar una gran transformación nacional y adoptar buena parte de lo que en aquel entonces denominaron Agenda por México.

Hoy, en el marco de esta Asamblea y a unos días de cumplirse el primer cuarto de esta Administración, quiero asegurarles que el Gobierno de la República está impulsando esta transformación, y sigue trabajando en favor de esa agenda, ya que tiene grandes coincidencias con el Plan Nacional de Desarrollo.

En aquella ocasión, también me comprometí a ejercer un gobierno democrático, abierto al diálogo y que retomara las mejores propuestas del sector privado.

Congruente con ello, hoy contamos con múltiples instancias de participación e intercambio, con más de 25 organizaciones del sector privado, como son el Comité Nacional de Productividad y el Consejo Consultivo Empresarial para el Crecimiento de México, que ayer, por cierto, celebró su primera sesión ordinaria de este año 2014.

Quiero agradecerles su entusiasta y productiva participación en cada uno de estos espacios.

A raíz de este diálogo y atendiendo algunos de sus principales planteamientos, el Gobierno de la República ha decidido emprender las siguientes acciones para acelerar el crecimiento:

Primero. He dado indicaciones al Secretario de Hacienda y Crédito Público para que evalúe y presente a la brevedad un conjunto de medidas que permitan reducir el impacto adverso de las restricciones al uso de dólares en efectivo en la frontera.

Estas medidas deberán mitigar los efectos negativos que desde el 2010 dañan a las empresas que realizan sus actividades de manera legítima.

Segunda acción. Seguiremos fortaleciendo los mecanismos para facilitar el comercio y eliminar las barreras a la exportación.

Un ejemplo de ello es la estrategia para la promoción de la exportación, que está desarrollando la Secretaría de Salud y la COFEPRIS, junto con el Consejo Coordinador Empresarial.

En las próximas semanas operará la Ventanilla Única del Sector Salud para la promoción de la exportación, al igual que un esquema que simplifica hasta en un 80 por ciento los trámites requeridos para obtener un certificado para la exportación por parte de la COFEPRIS.

Tercera acción. Para el financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, este año se destinan más de tres mil 300 millones de pesos al Sistema Nacional de Garantías. Con ello, habrá una derrama crediticia cercana a los 90 mil millones de pesos en favor de 100 mil MiPyMES, pero estamos conscientes que hay que ir más allá.

Y en se sentido, he indicado y he girado indicaciones al titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la Secretaría de Economía, para que en las diversas instancias de diálogo con el sector privado se diseñen mecanismos adicionales de apoyo a los emprendedores y a las MiPyMES de nuestro país.

Cuarta acción. De igual manera, también he instruido a las dependencias de los Gabinetes de México Próspero y México Incluyente a que modernicen las reglas de operación de sus programas sociales, para que sean más simples y cuenten con un fuerte componente de fomento a la productividad.

Quinta acción. Igualmente, para acelerar el desarrollo de infraestructura, he dado indicaciones a las dependencias ejecutoras de obra, como PEMEX, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Comisión Federal de Electricidad y CONAGUA, para reducir los tiempos entre que se adjudica una obra y se inicia su construcción.

Esto, sin duda, dará un mayor dinamismo a nuestra economía.

Y finalmente, sexta acción. Se tomarán todas las medidas de política pública necesarias para asegurar que en materia de hidrocarburos, gas y electricidad haya un contenido nacional relevante.

En congruencia con la Reforma Energética aprobada, nos aseguraremos que la industria mexicana se beneficie ampliamente, con las nuevas oportunidades de inversión y crecimiento que ofrecerá el sector energético nacional.

Al final de cuentas y hablando en lenguaje futbolístico, que en próximos días se habrá de poner aún más de moda, tanto las reformas transformadoras, como la infraestructura física que estamos desarrollando, constituyen una cancha moderna, pareja y con reglas claras; sin embargo, por mejores condiciones que tenga un buen campo de juego, para que haya goles se requiere que los jugadores tomen la cacha y salgan a ganar.

En esta comparación deportiva, ustedes, los emprendedores y empresarios de México, son los jugadores que necesita el país para competir, crecer y triunfar.

El Gobierno de la República tiene claro: quien crea los empleos, quien hace las inversiones e impulsa el crecimiento es, precisamente, el sector privado.

Con la camiseta de México bien puesta, juguemos en equipo y ganemos como Nación.

Nuestro país ya se atrevió a cambiar. Se está transformando. Y en ese proceso, las empresarias y los empresarios mexicanos jugarán un papel protagónico y fundamental.

México cuenta y espera mucho de ustedes.

Finalmente, quiero reiterar mi felicitación y reconocimiento a Gerardo Gutiérrez Candiani, quien asume nuevamente la dirigencia del Consejo Coordinador Empresarial.

Agradecerle éste inmerecido reconocimiento que ha entregado a mi persona, y que lo recibo en nombre de todos aquellos que han contribuido, desde el Gobierno y como actores en el ámbito político, a hacer realidad los cambios y transformaciones que se han impulsado.

Esto acredita la madurez democrática de nuestro país, acredita la civilidad de las distintas expresiones políticas, pero sobre todo, acredita voluntad, entusiasmo y ánimo para cambiar y transformar a México, y sobre todo, despejarle un camino, una ruta grande que permita llevar a México a mejores escenarios de desarrollo social, de crecimiento económico y de bienestar para todos los mexicanos.

Muchísimas gracias.