Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me resulta muy grato saludar en este acto al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Y a quien agradezco nuevamente la gran disposición y esta voluntad para conjuntar esfuerzos, no sólo para la obra que hoy estamos inaugurando, sino para el desarrollo de varias obras más, que gradualmente estaremos entregando en beneficio de los habitantes de esta ciudad capital de nuestro país.

Al tiempo que saludo a los integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

A distintas autoridades que hoy nos acompañan.

Al señor Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios, que también desde el ámbito académico y de la investigación contribuye a los trabajos que los gobiernos llevamos a cabo en mejora de las condiciones de bienestar que la sociedad demanda.

Quiero saludar a los representantes, dirigentes de organizaciones de la sociedad civil que integran esta comunidad, particularmente del Centro Histórico de nuestra ciudad, de esta ciudad capital de nuestro país.

Al señor Secretario General del SUTERM.

A quien agradezco con gran afecto, don Víctor. Y le reconozco su presencia. Y al saludarle, saludo a todos los trabajadores de esta gran empresa, que es Comisión Federal de Electricidad.

Que son quienes han materializado realmente las obras que hemos llevado a cabo en esta obra que hoy aquí nos convoca.

Y saludo a todas las autoridades del Gobierno Federal, del gobierno del Distrito Federal.

Jefes Delegacionales. Asambleístas.

Distintas autoridades aquí presentes.

A muy distinguidas personalidades que, como aquí ya se ha señalado, son amigos y cercanos al desarrollo, no sólo del Centro Histórico de nuestra ciudad, sino del país y muy señaladamente, de ésta que es la capital de la República Mexicana.

Me da mucho gusto encontrarme aquí con don Jacobo Zabludovsky, con Jorge Kahwagi, con Tito Elías, quien fue Director de CFE.

Grandes personalidades que hoy están aquí presentes, y a quienes les agradezco su presencia.

Señoras y señores:

Este día nos reunimos aquí, en Palacio Nacional, edificio emblemático del Centro Histórico de la Ciudad de México; además de ser el más grande de América Latina, el Centro Histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987, y alberga, prácticamente, siete siglos de nuestra historia.

Agradezco aquí la presencia de la representante de UNESCO en nuestro país.

En sus calles, plazas y edificios se vivieron hechos que determinaron el rumbo de nuestro país. Desde la fundación de México-Tenochtitlan, la Firma del Acta de Independencia, la Promulgación de la Constitución 1857 aquí, precisamente, en Palacio Nacional, la Marcha de la Lealtad de 1913, la Expropiación Petrolera de 1938, hasta nuestro tradicional Grito de Independencia cada año, el 15 de septiembre.

El Centro Histórico pertenece a todos los mexicanos. Aquí se ubican alrededor de mil 500 edificios con valor arqueológico, histórico y artístico, como el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, hoy sede del Gobierno del Distrito Federal, y el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo Federal.

Al ser un baluarte de nuestra historia, un lugar que visitan a diario miles de personas y donde labora un gran número de capitalinos en oficinas y comercios, debe estar a la altura de lo que es: el corazón de una metrópoli dinámica y moderna.

Lo fundamental es, además de preservar su imagen urbana, es que cuente con servicios públicos de calidad. En este sentido, una demanda recurrente en el centro era la mejora del servicio eléctrico, como aquí ya se ha señalado.

Por la antigüedad de red eran frecuentes fallas y desperfectos que derivaban en riesgos, costos e incomodidades para sus habitantes, el turismo y los prestadores de servicio.

Incluso, se presentaron varios cortos circuitos, como lo dijo hace un momento don Tito, que habló en representación de las agrupaciones que trabajan aquí, en el Centro Histórico de la Ciudad, explosiones e incendios en las mufas, o puntos de conexión a la red eléctrica.

Para atender esta situación crítica, el Gobierno de la República, a través de la Comisión Federal de Electricidad, realizó la modernización integral de la red de distribución eléctrica del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Como aquí ya se ha señalado, esta modernización requirió la construcción de 257 kilómetros de líneas eléctricas subterráneas.

Para darle dimensión a esta cifra, vale la pena compararlo con lo que significaría tender una red desde la Ciudad de México hasta la Ciudad de Dolores Hidalgo, en Guanajuato.

Igualmente, fueron instalados 138 transformadores y se realizó la sustitución de alrededor de 24 mil 500 medidores de consumo; en total se invirtieron del orden de mil millones de pesos para contar con un suministro de energía seguro y constante.

Con estas obras, hoy el Centro Histórico cuenta con una red eléctrica más ordenada, fácil de operar y con una medición permanente y más precisa.

Por la importancia de estos logros, hemos acordado con el señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal, ir más allá.

Vamos a modernizar la red eléctrica subterránea de todo el corredor Reforma; vamos a asegurarnos de que esta histórica vía, emblema del pasado y futuro de nuestra capital, cuente con una infraestructura eléctrica de vanguardia, garantizando el suministro eléctrico de este creciente corredor financiero, turístico y habitacional.

En esta obra se estima destinemos del orden de mil 500 millones de pesos en beneficio de más de 43 mil domicilios, oficinas y comercios.

Junto con el Gobierno del Distrito Federal, el Gobierno de la República está comprometido a asegurar mayores niveles de vida para los capitalinos.

Señoras y señores:

Frente a los enormes retos que en la actualidad enfrentan las grandes urbes, los gobiernos tenemos que ampliar nuestros mecanismos, no sólo de comunicación, sino de coordinación y de corresponsabilidad.

Con esta visión constructiva, el Gobierno de la República y el Gobierno del Distrito Federal han fortalecido sus vínculos institucionales.

Sumando esfuerzos y presupuestos estamos demostrando que juntos podemos servir mejor a nuestra sociedad.

Quiero expresar mi reconocimiento a la disposición política del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, para sumar y multiplicar esfuerzos en favor de todos los habitantes de esta ciudad capital de nuestro país.

Señor Jefe de Gobierno:

Le reitero el firme compromiso de esta Administración de seguir trabajando en corresponsabilidad en beneficio de los habitantes de esta ciudad.

La Red Eléctrica del Centro Histórico de la Ciudad de México que hoy entregamos, es sólo un ejemplo y adelanto de las obras y acciones que estamos desarrollando conjuntamente para incrementar la calidad de vida de los habitantes de la Ciudad de México y toda esta Zona Metropolitana del Valle de México.

Estamos trabajando en equipo, generando una gran sinergia, positiva y constructiva en favor de los habitantes de la capital de todo el país.

Quiero agradecer la presencia de todas y todos ustedes en este espacio, sede del Poder Ejecutivo Federal, que forma parte, como ya lo dije, del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Y reconocer, una vez más, al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal que en este fortalecimiento institucional que hemos logrado, que seguimos cultivando todos los días, se pueda proyectar y reflejar lo que la suma de voluntades y de esfuerzos puede lograr en beneficio de los habitantes y de la sociedad a la que servimos.

Yo creo que hemos venido acreditando que lo único que nos ocupa a ambos órdenes de Gobierno es generar condiciones de mayor bienestar para las sociedades a quienes nos debemos y quienes nos han dado su confianza para servirles.

Y así lo estamos haciendo.

Me congratulo, señor Jefe de Gobierno, de estar aquí reunidos, de acreditar este esfuerzo conjunto que estamos llevando a cabo y, sobre todo, de quedar emplazados y comprometidos para que sigamos trabajando, como ya lo señalé, en más obras, más proyectos, que sin duda harán de la Ciudad de México una capital moderna y a la altura de retos y tiempos que hoy vivimos.

Felicidades.

Y muchas gracias.