Amigas y amigos campesinos:

Reitero, me da mucho gusto encontrarme con ustedes aquí, en Jalisco, ocasión para saludar al Gobernador del estado y agradecerle su hospitalidad y su anfitrionía.

Me da mucho gusto, en este acto, saludar a Manuel Humberto Cota Jiménez, quien ha asumido la Presidencia del Comité Ejecutivo de la CNC.

Al tiempo que saludo de quien ha recibido la estafeta, al presidente saliente, a Gerardo Sánchez García.

Saludo a la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional.

A los dirigentes de distintas organizaciones campesinas y vinculadas al sector agroalimentario del país de distinta afiliación política.

Me da mucho gusto en este acto saludar a gobernadores de distintas entidades del país que acompañan este relevo en la dirigencia nacional de la CNC.

A quienes han sido y fueron secretarios generales y presidentes del Comité Ejecutivo Nacional de la CNC.

A los dirigentes, presidentes, de las ligas de comunidades agrarias de todo el país.

A legisladores federales, estatales.

A presidentas y presidentes municipales.

Pero, especialmente, saludo con reconocimiento y con mi mayor afecto al alma de esta organización, a las mujeres del campo, a los jóvenes del campo que se arraigan y que encuentran ahí un espacio de realización personal, y también con gran afecto a los hombres trabajadores del campo.

Señoras y señores:

Para su amigo y aliado, el Presidente de la República, como aquí ya se ha señalado, el campo es una prioridad, servir a ustedes, los campesinos, es mi convicción y compromiso.

Por esta razón los campesinos y sus organizaciones son actores claves para el desarrollo de México.

En sus manos está la posibilidad de tener el campo que todos queremos: uno más justo, más productivo, más rentable y sustentable.

Por esta razón, es un honor acompañar a la Confederación Nacional Campesina en esta fecha tan simbólica para el agrarismo de nuestro país.

Desde 1938, esta institución social ha defendido los derechos de los campesinos, impulsando mejores condiciones de vida para las familias del campo.

Bajo el lema: Tierra y Libertad, los cenecistas han escrito una historia de trabajo y resultados. Son más de siete décadas de esfuerzos dedicados no sólo a hacer producir la tierra, sino a organizarse para avanzar en sus causas.

Hoy, quiero decirles que sus causas son también las mías.

Por eso vengo a acompañarlos en la renovación de su dirigencia nacional, reconociendo las aportaciones que ha hecho a este gremio quien deja la Presidencia, quien ha llevado la conducción en los últimos años de esta organización.

Reconozco su trabajo y su entrega en favor de los agremiados de esta organización, al Senador Gerardo Sánchez García, Presidente saliente de esta Confederación.

De igual forma, expreso mis mejores deseos de éxito al Senador Manuel Cota Jiménez, quien hoy toma la estafeta al frente del Comité Ejecutivo Nacional de la CNC.

Muchas felicidades y éxito, Manuel, en el trabajo que te han confiado quienes forman parte de esta gran organización campesina.

Hago votos porque esta nueva dirigencia continúe trabajando en favor de los campesinos de México, en respaldo a las mujeres y hombres, que con su ardua labor, con jornadas de sol a sol, hacen posible que haya alimentos sanos y de calidad en los hogares de México.

Gracias por su entrega y esfuerzo cotidiano.

Quienes se han curtido en el campo, saben las dificultades que hay para hacer producir la tierra.

En reiteradas ocasiones tienen que superar adversidades, como sequías, inundaciones, heladas o plagas.

Más allá de estas adversidades, su ardua labor sigue rindiendo frutos.

Gracias los siete millones de trabajadores del campo, México es hoy el doceavo productor agrícola y pecuario del mundo.

Desde el principio de esta Administración, el Gobierno de la República entiende que el desarrollo de nuestro campo es indispensable para construir el México próspero que todos anhelamos.

Por eso, hoy reitero mi compromiso con ustedes.

Estamos impulsando al agro con acciones transformadoras del campo que hemos construido al lado de la CNC y de otras organizaciones sociales para elevar su productividad, manteniendo, como lo he señalado también de manera reiterada, el Régimen de Propiedad Social de la Tierra de nuestro país.

Con esta visión, el Gobierno de la República ya ha emprendido importantes cambios para respaldar con fuerza al agro mexicano.

Permítanme de manera breve comentarles algunos de ellos.

Primer cambio. Hoy hay más recursos para el campo.

En 2014, con el respaldo del Congreso de la Unión, el Gobierno de la República invierte 338 mil 669 millones de pesos en el campo, es decir y no es menor, 32 mil, casi 32 mil 700 millones de pesos más que los que se ejercían en el año 2012.

Segundo cambio. Mejores apoyos para el campo.

La transformación de PROCAMPO en el nuevo Programa PROAGRO Productivo significa reglas más sencillas, trámites más ágiles, apoyos diferenciados de acuerdo al tamaño y región del productor y, algo fundamental, entrega oportuna de recursos antes de la siembra.

De enero a julio, PROAGRO ha entregado más de 11 mil millones de pesos a dos millones de productores, permitiéndoles contar a tiempo con recursos para adquirir semillas, fertilizantes, equipo y otros insumos.

Tercer cambio. Asesoría integral a los campesinos.

El tradicional extensionismo también se está transformando.

Ahora el acompañamiento a los productores es a lo largo de toda la cadena de valor.

El nuevo extensionismo integral incluye desde asesoría para saber qué producir para tener la mayor rentabilidad; cómo producir para tener el máximo rendimiento, y hasta cómo vender para que tengan el mejor precio por su cosecha.

Cuarto cambio. Nuevas oportunidades para el campo, a partir de la Reforma Energética.

Esta reforma reactivará la industria nacional y, no es menor esto, de fertilizantes. Con la que habrá, para ellos y para los que trabajan en el campo en este producto, que es un insumo fundamental para asegurar un mejor rendimiento del campo, habrá, de los fertilizantes, un menor precio.

De esta manera, (inaudible) podrán aumentar su producción y rentabilidad de sus tierras.

La Reforma Energética también puede significar nuevas fuentes de ingreso para los propietarios o titulares de terrenos.

En los casos en que se extraiga gas o petróleo de sus tierras, recibirán por ello una contraprestación justa, pero, además, transparente a los ojos de todos.

Y quinto cambio. Más crédito, y más barato para el campo mexicano.

Con la Reforma Financiera se creó la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, para facilitar y agilizar la entrega de créditos a los productores rurales.

Justamente aquí, en Jalisco, la semana pasada, señor Gobernador, pusimos en marcha el nuevo Programa de la Financiera Nacional de Desarrollo.

Se trata, y aquí lo quiero repetir nuevamente frente a ustedes, de un programa innovador que atiende las necesidades reales de financiamiento de los productores rurales.

En primer lugar, los créditos que otorga la Financiera Nacional ahora tienen tasas de interés de un solo dígito; es decir, menores al 10 por ciento anual.

Este programa, también tiene un producto especial para pequeños productores, con créditos de hasta 230 mil pesos, una tasa aún más baja: siete por ciento anual como máximo.

Y aquí, esto, en reconocimiento a quienes son alma de la producción del campo. Si se trata de las mujeres, recibirán, todavía, un crédito más bajo: 6.5 por ciento anual.

Y algo muy importante que cambia y transforma de fondo algo que era una práctica en el otorgamiento de créditos, ya no se requerirá ninguna garantía real. Esto significa que ya no tendrán que poner en garantía su casa, su tierra o parte de su patrimonio, bastará con dar en garantía su propia cosecha.

Además, también se estableció un producto de financiamiento de largo plazo de hasta 15 años para que los productores puedan invertir en las cosas que el campo necesita, como sistemas de riego, tractores, almacenes de granos o redes de frío para productos perecederos.

En total, durante 2014, con estos nuevos productos, la Financiera Nacional de Desarrollo otorgará, como ya lo expresara Manuel hace un momento, 44 mil millones de pesos en créditos al campo mexicano.

Señoras y señores:

Estos cambios que me he permitido compartir con ustedes son cambios concretos para transformar el rostro del campo de México.

Son cambios, cinco, de fondo, que demuestran que para el Presidente de la República el campo es y seguirá siendo una prioridad.

Trabajando juntos, con el nuevo liderazgo de la Confederación Nacional Campesina, estoy seguro de que vendrán todavía mejores tiempos y resultados mayores para el agro mexicano.

Que así sea por el bien de los campesinos de México y que así sea por el bien de todo el país.

Felicidades campesinos de México.

Si me permiten, voy a proceder a la Declaratoria de Clausura de este acto, dejando aquí un saludo fraternal a todas las delegaciones del país que se han dado cita.

A mí me ha dado mucho gusto saludar a varios de los aquí presentes.

Y en ellos y en todos los aquí presentes, dejo un saludo cordial a todas y a todos los compañeros del campo que están en sus entidades.

A través de ustedes les hago llegar un saludo fraterno del Presidente de la República, a todas las mujeres, jóvenes y hombres del campo mexicano.

Junto a ustedes, procedo a la Declaratoria de Clausura.

Hoy, 28 de agosto de 2014, me es muy grato declarar clausurado el Congreso Nacional Ordinario de la Confederación Nacional Campesina, seguro de que sus trabajos y acuerdos contribuyen a mejorar la calidad de vida de los campesinos de México.

Muchas felicidades.