Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar, en primer lugar, a las Presidentas de las Comisiones de Derechos a la Niñez y de la Adolescencia, tanto del Senado de la República como de la Cámara de Diputados.

A los integrantes del Gabinete Legal, Ampliado, del Gobierno de la República.

A los Presidentes de los órganos autónomos que gentilmente hoy nos acompañan, tanto Comisión Nacional de Derechos Humanos e INEGI.

De igual manera, quiero saludar con respeto a los líderes y dirigentes de distintas organizaciones de trabajadores, de organismos empresariales.

Quiero saludar la presencia de las y los legisladores federales, tanto de la Cámara de Diputados como del Senado de la República.

Muchas gracias por estar presentes en este acto.

Y, señaladamente, a quienes presiden distintas comisiones vinculadas no sólo, ya como referí, a la protección de la niñez, sino a la del trabajo, desarrollo social, entre otras.

Quiero agradecer la presencia de las Presidentas de los Sistema DIF de las distintas entidades del país, que gentilmente hoy nos acompañan, porque ustedes son parte de este gran esfuerzo que despliega el Estado mexicano para proteger los derechos de los niños y adolescentes del país.

Saludo, de igual manera, a los Secretarios del Trabajo de las distintas entidades del país.

A servidores públicos que hoy nos acompañan.

De manera muy particular, quiero saludar a los integrantes de la banda filarmónica La Original de, precisamente, de San Juan Coatecas Altas, en Oaxaca, a quienes me da mucho gusto recibir aquí, en Los Pinos.

Y además, les quiero invitar, porque ya que están aquí, este salón no es lo más emblemático de Los Pinos. Bienvenidos sean, pero terminando el evento, los voy a invitar a que hagamos un recorrido rápido y nos tomemos una fotografía al pie de la Casa Oficial de Los Pinos.

Quiero agradecer a quienes me han antecedido en el uso de la palabra, y particularmente agradecer la presencia y representación de dos organismos internacionales: UNICEF y OIT, a quien le agradezco su presencia, y sobre todo el respaldo que han dado al Gobierno de la República para emprender acciones como la que hoy estamos, precisamente, compartiendo con la sociedad mexicana.

Señoras y señores:

En el Gobierno de la República trabajamos para construir un México próspero e incluyente. Un México en el que los menores, todos sus menores, puedan desarrollarse plenamente.

Y en este propósito, hoy nos reunimos para refrendar nuestro compromiso con los derechos de todas las niñas, niños y adolescentes de México.

Así lo hemos hecho desde el inicio de esta Administración, precisamente, una de las primeras reformas transformadoras que concretamos fue la Reforma Educativa, que tiene por objeto lograr que las niñas y niños ejerzan su derecho a una educación de calidad.

En este propósito, la reforma establece los mecanismos institucionales para asegurar que nuestros menores tengan mejores maestros, instalaciones adecuadas, incluso, acceso a nuevas tecnologías que apoyen su aprendizaje.

Sin embargo, para ejercer este derecho a la educación de calidad, también es necesario que nuestros niños puedan dedicarse plenamente a las actividades propias de su edad, como son: el estudio, al deporte, el juego o el descanso, que contribuyan a su formación y desarrollo integral.

De ahí la importancia de que los menores de 15 años no tengan actividad laboral.

Cuando los menores de esta edad se ven obligados a trabajar, se reducen sus oportunidades de desarrollo futuro e, incluso, se atenta contra su seguridad y eventualmente su salud.

Para cambiar esta situación, como aquí ya ha quedado señalado, el 12 de junio de 2013 presenté al Congreso de la Unión una iniciativa de Reforma Constitucional al Artículo 123, que eleva la edad mínima de admisión al empleo de 14 a 15 años.

Gracias al comprometido trabajo legislativo esta reforma fue promulgada el pasado mes de junio.

Reconozco a las senadoras y diputados federales y locales, por demostrar una vez más que los acuerdos son posibles cuando se antepone el interés superior de la Nación, y más cuando el propósito que nos convoca y que nos hace converger en nuestros esfuerzos, es para atender a la niñez y a la juventud mexicanas.

Esta reforma complementa y refuerza otras disposiciones en materia de protección infantil, incluyendo la Reforma Laboral que tipificó como delito la contratación de infantes en trabajos fuera del círculo familiar.

Además, esta Reforma Constitucional, está, como aquí ya se ha expresado particularmente en voz no sólo del Secretario del Trabajo, sino del representante de la OIT, está en sintonía con el convenio número 138 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la edad mínima de admisión al empleo.

A partir de ello, habré de solicitar ya, desde ahora, al Senado de la República, ratificar este instrumento internacional, colocando a nuestro país a la vanguardia en la prevención y erradicación del trabajo infantil.

A este cambio constitucional le seguirá la modificación de las leyes secundarias en la materia, a fin de armonizarlas con este principio de justicia para nuestras niñas y niños.

En este evento a favor de la niñez mexicana, también quiero aprovechar y compartir con ustedes que el día de hoy presentaré a la Cámara de Senadores, como iniciativa de trámite preferente, el Proyecto de Ley General para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Como ustedes lo saben, el trámite preferente implica que la iniciativa deberá ser discutida y enriquecida por el Senado dentro de los primeros 30 días del periodo ordinario que hoy comienza.

Ésta es la primera vez que hago uso de esta facultad que me confiere nuestra Constitución. Decidí hacerlo porque el bienestar de nuestra niñez es una prioridad. En la que, además, estoy seguro, coinciden los legisladores de las distintas fuerzas políticas.

Quiero hacer un comentario adicional.

Ésta es una iniciativa que incorpora las ideas y planteamientos de las y los legisladores de distintas expresiones políticas, quienes han venido trabajando durante meses en este tema fundamental.

Agradezco que hoy nos acompañen señoras y señores legisladores que aportaron a esta iniciativa de ley.

En este proyecto de Ley General se imponen obligaciones a las autoridades Federales, estatales y municipales, para homologar la protección a niñas y niños y adolescentes, y se regulan con más profundidad sus derechos.

Asimismo, para asegurar el ejercicio de estos derechos, la iniciativa comprende tres grandes vertientes:

Primera. Define objetivos, estrategias y políticas para atender y proteger a los menores de edad.

Con este propósito, la ley prevé la elaboración de un Programa Nacional de Protección a Niñas y Niños y Adolescentes que establezca líneas de acción para garantizar el bienestar de nuestra infancia.

Además, se crea el Sistema Nacional de Protección Integral con el objetivo de dar seguimiento a las políticas en la materia, y fomentar la colaboración entre distintos órdenes de Gobierno.

Segunda vertiente. Establece mecanismos para asegurar que los derechos de todos los niños sean respetados en todo momento.

El proyecto de ley propone la creación a nivel Federal y local, de procuradurías para la protección con facultad para asesorar y representar a niños y adolescentes involucrados en procedimientos penales y administrativos.

De aprobarse esto, será un gran avance en la protección de los derechos humanos de nuestros niños.

Asimismo, la iniciativa incorpora requerimientos básicos para que los albergues públicos y privados cuenten con la infraestructura adecuada para el alojamiento de niñas, niños, adolescentes, así como para brindarles servicios de calidad durante su estancia.

Igualmente, reconoce nuevos derechos para los niños migrantes no acompañados, como servicios de asistencia médica, psicológica y jurídica; que existan instalaciones adecuadas para su atención y se les garantice la asistencia consular correspondiente.

Y tercera vertiente. Prevé medidas para que nuestros niños y adolescentes crezcan en entornos libres de violencia.

Esta ley será un instrumento eficaz para combatir el bullying, que tanto lastima a quienes lo padecen y ofende a toda nuestra sociedad.

En este sentido, la ley contempla medidas contra el acoso y la violencia escolar, estableciendo mecanismos de denuncia y protocolos para la atención de niños afectados, además impone multas de hasta tres mil veces el salario mínimo a los adultos que, teniendo conocimiento, no impidan cualquier tipo de abuso, acoso o agresión escolar. Ello independientemente de otras responsabilidades civiles o penales en las que se pueda incurrir.

En suma. Con este proyecto de ley México cumple un compromiso ético con sus niñas, niños y adolescentes.

Entendemos que un futuro de paz, de respeto y de tolerancia comienza porque nuestros menores estén libres de abuso, violencia o agresiones.

Señoras y señores:

Hoy, el Secretario de Gobernación entregará al Poder Legislativo el Segundo Informe de Gobierno. Al hacerlo también presentará con carácter preferente esta iniciativa de Ley General para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Confío en que con el mismo compromiso con que las y los Legisladores aprobaron la Reforma al Artículo 123, al que nos ha convocado el evento del día de hoy, que eleva la edad mínima de admisión al empleo, analizarán este proyecto de ley pensando en el bienestar y los derechos de quienes son nuestro mayor tesoro, las niñas, niños y adolescentes de México.

Por su atención, muchísimas gracias.