Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar a los integrantes del Gabinete Legal, Ampliado, del Gobierno de la República que participan en este esfuerzo del programa que hoy estamos presentando.

Quiero agradecer a don Máximo Frías su participación en este evento, su amable invitación para visitar Villahermosa y, particularmente, el Mercado Pino Suárez.

Y aquí, públicamente, le digo que acepto la invitación y que voy a estar allá para, precisamente, compartir desde ahí este programa, que queremos tenga una mayor difusión y mayor comprensión y entendimiento entre toda la población que se encuentra en la informalidad.

Y su testimonio da cuenta de los grandes beneficios que el programa tendrá para quienes se inscriban a la formalidad.

Ahí estaremos, don Máximo.

Muchas gracias.

Al señor Gobernador, Presidente de la CONAGO, muchas gracias por acompañarnos en este acto.

A las y los legisladores Federales, tanto del Senado de la República, como de la Cámara de Diputados, les saludo con afecto y con respeto, y agradeciendo su presencia.

A los dirigentes partidarios que están entre nosotros, muchas gracias por acompañarnos.

De igual manera, quiero saludar a representantes de las Presidentas y Presidentes Municipales; de las y los Delegados aquí, en el Distrito Federal. Muchas gracias por estar presentes.

Particularmente, quiero saludar a los dirigentes de distintas organizaciones empresariales: del Consejo Coordinador Empresarial y de los dirigentes de varias Cámaras, de comercio, de servicios, de industria, que están hoy aquí con nosotros.

Y, como aquí se ha señalado, son parte importante y fundamental de la amplia difusión que este programa debe tener entre la población y que han apoyado y respaldado las acciones que hemos venido realizando para la instrumentación de este programa.

Muchas gracias a todos los dirigentes empresariales que nos acompañan.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación:

En estos últimos 20 meses, México, lo dije en el Segundo Informe de Gobierno, se atrevió a cambiar.

Gracias al respaldo de las principales fuerzas políticas y de los legisladores, se aprobaron las reformas transformadoras, que le dan al país nuevas bases para dinamizar nuestra economía.

Ahora, al poner las reformas en acción, seguimos haciendo frente a retos y obstáculos que por décadas han limitado el potencial de México.

Uno de los principales frenos al crecimiento económico y desarrollo social del país, es la informalidad, porque reduce la productividad de la economía nacional, limita la expansión de los negocios y lastima el bienestar de los trabajadores y de sus familias.

Para la mayoría de las micro y pequeñas empresas, la informalidad es sinónimo de estancamiento, de dificultades para adquirir o renovar equipo de trabajo.

Significa no tener acceso al crédito, ni a la capacitación para su personal.

Para los trabajadores, estar fuera de la formalidad reduce su estabilidad laboral, les impide capacitarse para ser más productivos y ganar más e, incluso, pone en riesgo su futuro al no permitirles ahorrar para el retiro.

Y lo más lamentable es que para ellos y sus familiares la informalidad les impiden tener los beneficios de la seguridad social.

Desde una guardería para sus hijos y servicios médicos para su pareja o sus padres, hasta crédito para muebles o la adquisición de una vivienda.

Estas limitaciones afectan a millones de mexicanos, a madres y padres de familia que trabajan todos los días, bajo condiciones muy difíciles, para darle lo mejor a sus hijos, incluso en algunos casos, se han visto en la necesidad de vender o empeñar todo lo que tienen para pagar servicios médicos y atender enfermedades.

Esta situación de décadas no es justa y el Gobierno de la República está obligado a tomar medidas para revertirla.

La solución está en la inclusión, en su integración ágil, gradual y sencilla a la formalidad.

Gracias al Régimen de Incorporación Fiscal, aprobado en la Reforma Hacendaria y al Régimen de Incorporación a la Seguridad Social, hoy se pone en marcha el Programa Crezcamos Juntos.

Esta estrategia integral utiliza los programas de las distintas dependencias federales para hacer atractiva la transición a la formalidad, al brindar importantes beneficios para todas las personas que se sumen a este esfuerzo.

Para impulsar esta estrategia, contamos con el apoyo de las autoridades estatales y municipales, así como de diversas organizaciones empresariales e instituciones académicas.

De manera especial, celebro el respaldo de las asociaciones de pequeños contribuyentes, quienes hoy nos acompañan, por facilitar sus instalaciones para que representantes del Gobierno de la República atiendan las necesidades y sugerencias de los contribuyentes.

Con Crezcamos Juntos, ser formal conviene más.

Son siete sus beneficios:

Primero. Acceso a los servicios médicos y sociales del IMSS, para el dueño del negocio y sus empleados.

Esto significa que tendrán atención médica en caso de enfermedad o maternidad, seguro por invalidez y riesgos de trabajo, cobertura en vida, vejez y cesantía; así como guarderías para los hijos de los trabajadores.

Para acceder a estos beneficios, recibirán descuentos de sus cuotas de seguridad social durante 10 años. En los primeros dos años, sólo pagarán la mitad de estas cuotas.

Segundo beneficio. Tendrán una pensión para el retiro, igual a la que hoy tienen los trabajadores afiliados al Seguro Social.

Al incorporarse a este esquema, los beneficiarios ingresarán automáticamente al Sistema de Ahorro para el Retiro, brindándoles mayor tranquilidad para el futuro.

Tercero. Tendrán crédito para su vivienda.

Los beneficiarios de Crezcamos Juntos, con tan sólo ocho meses de aportar sus cuotas al INFONAVIT, y mediante un programa de la Sociedad Hipotecaria Federal, podrán solicitar un crédito hipotecario con tasas de interés bajas.

En una primera etapa, se otorgarán cerca de 110 mil créditos para adquirir, construir o remodelar su casa; incluso, para refinanciar un crédito anterior.

Cuarto beneficio. Tendrán descuentos en el pago del Impuesto Sobre la Renta durante 10 años.

Quien se decida a ser formal, en el primer año recibirá un descuento del cien por ciento en el pago del Impuesto Sobre la Renta. En el segundo año, será del 90 por ciento, y así, sucesivamente.

Quinto. Apoyos económicos a pequeños empresarios.

A través del Instituto Nacional del Emprendedor, más de 120 mil pequeños empresarios recibirán un apoyo directo, desde cuatro mil pesos, para que puedan comprar herramientas, equipo o capital trabajo para su negocio.

En una primera etapa, se otorgará un total de 500 millones de pesos para beneficiar a este sector.

Sexto beneficio. Créditos para los negocios y sus empleados.

Los negocios que se incorporen a la formalidad podrán recibir un crédito de la Banca Comercial por un monto desde cinco mil hasta 300 mil pesos, a tasas preferenciales.

Esto, gracias a las garantías que otorgará Nacional Financiera. Con ello, se alcanzará un financiamiento total superior a los dos mil 700 millones de pesos.

Por su parte, los trabajadores de estos negocios contarán un crédito al consumo a través del INFONACOT.

Y, por último, séptimo beneficio, acceso a los programas de capacitación en el trabajo.

Los trabajadores que decidan incrementar su especialización y productividad, ahora podrán aprovechar los programas institucionales de capacitación que ofrece la Secretaría del Trabajo.

Con estos siete grandes beneficios, Crezcamos Juntos le da valor y un nuevo sentido a la formalidad.

Miles de negocios se están decidiendo a cambiar, a ser formales y, con ello, contribuir más al desarrollo del país.

Así lo ilustran las cifras que hace un momento ya nos compartió el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. En apenas ocho meses ya son 4.2 millones de contribuyentes que se han sumado al régimen de incorporación fiscal.

En este proceso, el Gobierno de la República ha estado cerca de ellos para escucharlos y apoyarlos.

Los hemos visitado en los mercados, en sus locales y lugares de trabajo, nos han manifestado que sí quieren cumplir.

A través de ese diálogo permanente nos han hecho saber que requieren de un sistema todavía más sencillo y con mayores beneficios.

Para ello, a fin de que más personas se sumen a la formalidad, al concluir este acto o antes de concluir, firmaré un Decreto que contempla tres medidas para ampliar las facilidades y los beneficios del régimen de incorporación fiscal.

Cuáles son estas tres medidas.

La primera. Los contribuyentes que realicen ventas al público en general hasta por 100 mil pesos anuales, no pagarán el Impuesto al Valor Agregado, ni el Impuesto Especial de Producción y Servicios durante los primeros 10 años. Es decir, millones de negocios, como la tiendita de la esquina, la papelería de la colonia, el local del mercado, no pagarán IVA ni IEPS en ese periodo.

Segundo. Los contribuyentes con ventas al público en general con ingresos entre 100 mil y dos millones de pesos anuales, que han pedido gradualidad en el pago de impuestos, como la que hoy tienen en el Impuesto Sobre la Renta, no pagarán IVA ni IEPS en su primer año de incorporación y se les otorgarán descuentos durante los siguientes nueve años.

Y tercera medida. En respuesta a una de las principales preocupaciones de quienes desean sumarse a la formalidad, este Decreto también establece un régimen más sencillo para calcular sus impuestos. Bastará con que especifiquen dos datos: la actividad a la que se dedican y el monto de sus ingresos.

Con estas nuevas disposiciones el Gobierno de la República respalda a todas las mujeres y hombres del país que se están atreviendo a cambiar al incorporarse a la formalidad.

Señoras y señores:

La transformación del país ya está en marcha.

Con la Estrategia Crezcamos Juntos estamos poniendo la Reforma Hacendaria en Acción.

El objetivo es que nadie se quede atrás, limitado por la informalidad.

México tiene que crecer más y la mejor forma de lograrlo es que crezcamos juntos.

Hacia esa meta compartida debemos avanzar.

Invito a todos los mexicanos que tienen su propio negocio, a incorporarse a la formalidad.

Los invito a que se atrevan a cambiar para que con la formalidad gocen de los beneficios de la seguridad social, de la vivienda, de una pensión, así como de financiamiento que les permita crecer y consolidar sus negocios.

Para que conozcan por qué hoy conviene más ser formal, hay una línea telefónica puesta a su servicio para que obtengan mayor información. Y los invito a hacer uso de ella.

Y la voy a decir, la voy a citar aquí cuáles es: 01 800 Formal 1, o entren a la página en Internet crezcamosjuntos.gob.mx

Con Crezcamos Juntos ganan los dueños de los negocios que se atreven a cambiar y ser formales.

Con Crezcamos Juntos ganan los trabajadores, al contar con seguridad social para ellos y su familia.

Con Crezcamos Juntos gana México, porque ser formal nos conviene más a todos.

Muchísimas gracias.