Muy buenas noches.

A todas y a todos nuestros distinguidos invitados a esta celebración de los 204 años de nuestra vida independiente, del Grito que precisamente convocara a los mexicanos a luchar por nuestra Independencia.

Quiero reconocer la presencia hoy, aquí, no sólo de quienes integran el Gabinete del Gobierno de la República, a los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial de la Federación, a quienes agradezco su presencia.

A las señoras y señores Embajadores, y Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país.

A muy distinguidos representantes de distintos sectores de la sociedad mexicana, a quienes agradezco su presencia en esta celebración.

A todas y a todos:

Mi personal reconocimiento y agradecimiento por ser parte aquí, en Palacio Nacional, de esta celebración que en esta fecha tan importante convoca a todos los mexicanos a tener muy presente esta fecha emblemática de nuestra historia, la que nos diera, precisamente, el llamado que nos diera libertad y que nos permitiera construir, como mexicanos, el país que queremos, y que generación tras generación han venido modelando el país que queremos de mayores oportunidades y de mayores espacios para la realización personal de cada uno de los mexicanos.

A todas y a todos:

Mi gratitud, mi reconocimiento. Al tiempo de reflexionar con ustedes, en esta fecha tan emblemática, como es recordar los 204 años del Grito de la Independencia Nacional, y que, como tal, se celebra en todas las plazas públicas de nuestro país, esta fecha tan importante.

Reflexionar que hoy somos actores protagónicos del México que queremos alcanzar y construir entre todos, que hoy estamos ante la gran oportunidad de impulsar los cambios, las transformaciones, no sólo de orden legal, como las que ya han tenido lugar y las que eventualmente vengan en el futuro, sino, sobre todo, de emprender un cambio de actitud constructivo, propositivo, de armonía y, sobre todo, de entender que sólo nosotros, los mexicanos, y nadie más, vendrá a hacer por nosotros lo que no seamos capaces de construir por nosotros mismos.

En ese empeño estamos. Ese es el llamado y la convocatoria que ha hecho el Gobierno de la República con absoluto respeto a las distintas diferencias, a la diversidad política y que en distintos ámbitos se da en nuestro país y que enriquece a nuestro país.

Pero estamos trabajando, precisamente, para lograr construir, en este Siglo XXI, el México que soñaron y anhelaron nuestros antepasados y que hoy, reitero, como actores protagónicos del Siglo XXI o de los albores del Siglo XXI, nos corresponde asumir tarea y responsabilidad en modelar el México que todos queremos.

Hoy quiero convocar a un brindis, pero antes de hacerlo quiero compartirles, pareciera que se repitiera, pero hoy para fortuna no tuvimos lluvia aquí, pero en otras partes de nuestro territorio nacional lamentablemente han pasado por momentos difíciles a partir de huracanes, de ciclones y de lluvias intensas que se han registrado en distintas partes del territorio nacional, particularmente ha sido en el Estado de Baja California Sur, en donde la entrada de un huracán dejó, sin duda, daños en el patrimonio y en la imagen, o más que en la imagen, en las instalaciones que dan servicio a la población de esa entidad.

Y esta circunstancia nos obliga a trabajar como lo hemos ya venido haciendo desde la llamada de prevención, de alerta, para la preparación ante este efecto de la naturaleza y ahora para atender a la población damnificada y poder reconstruir lo que lamentablemente ocurriera en este estado, hasta ahora el más afectado y de mayores daños a partir del huracán que se presentó en el Estado de Baja California Sur.

Es por eso que desde ahora nos aprestamos ya a emprender las acciones para la reconstrucción y para recuperar nuevamente la infraestructura afectada y apoyar a las familias que tuvieron pérdidas en sus hogares, en su patrimonio y que el Gobierno de la República estará siendo solidario y brindando todo el apoyo necesario para la debida reconstrucción.

A partir de mañana mismo, después del desfile al que están todos ustedes invitados para presenciar desde Palacio Nacional, emprenderemos precisamente la visita al lugar, espero que las condiciones climatológicas así lo permitan.

Pero ya nos aprestamos para hacer presencia en Baja California Sur desde el día de mañana, no obstante que ya hay funcionarios representando al Gobierno de la República en los trabajos que se están realizando en esa entidad.

Por esta razón, quiero apelar a su comprensión, como lo hiciera el año pasado ante otro escenario que se presentó por los Huracanes Ingrid y Manuel que asolaron a dos estados o varios estados de la República, particularmente al Estado de Guerrero, ahora en Baja California Sur.

Pero en gesto de solidaridad para con las familias que han resultado afectadas, para los damnificados de ese estado, en un gesto de apoyo y de absoluta solidaridad quiero apelar a su comprensión por no acompañarles en este festejo.

Sin embargo, quiero pedirles respetuosamente que hagan de este espacio uno de una digna convivencia y de recordar ese Grito de Independencia al que Hidalgo convocara hace 204 años.

Y si me lo permiten, quisiera invitarles a que levantaran su copa en un brindis que quiero hacer con motivo de esta celebración.

Reconociendo la presencia de todas y todos ustedes, representantes de la sociedad mexicana, de los Poderes de la Unión, de los órganos autónomos del Estado Mexicano, quiero que levantemos nuestra copa y brindemos por México.

Brindemos por nuestra Patria y brindemos porque México, la República, que la hacemos todos, siga en este sendero de crecimiento, de desarrollo, de progreso para alcanzar la prosperidad y el bienestar de todas y de todos los mexicanos, porque así sea y a la salud de todo México.

Muchas gracias.