Muchas gracias.

Muy buenas tardes.

Quiero agradecer la paciencia de todas y todos ustedes. Sé que llevan ya algunas horas en la espera, en el curso de este evento, pero también sé que ya tienen, tal vez, hambre, y prometo ser muy puntual en lo que quiero transmitirles.

Quiero, en primer lugar, saludar al Gobernador del Estado de Puebla, agradecerle su hospitalidad.

A los gobernadores que hoy nos acompañan y por cuyas entidades transita esta importante obra que hoy inauguramos; al Gobernador del Estado de Veracruz, del Estado de México y del Estado de Hidalgo.

Quiero saludar a los representantes de todos los poderes: Legislativo y Judicial, de las entidades que aquí están presentes.

A los representantes y directivos de la empresa constructora que ha hecho está obra y que hoy estamos inaugurando.

Muchas gracias por acompañarnos y muchas gracias por probar la capacidad de la ingeniería mexicana al servicio de las grandes obras de infraestructura mexicana.

Muchísimas gracias a ICA y a la empresa española que han participado en este consorcio.

Saludar, también, al directivo de la empresa que habrá de ampliar el Puerto de Tuxpan, a Fernando, a quien le agradezco su compromiso, Fernando, por realmente acompañar el esfuerzo del Gobierno de la República para emprender grandes obras de infraestructura que detonen empleo, que detonen oportunidades para más mexicanos y, sobre todo, que impulsen la modernidad y el bienestar de todo México.

Muchas gracias al Presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción por el testimonio que aquí ha dado, a quien, sobre todo, a quien hoy rendimos homenaje en este puente tan importante que se encuentra a nuestras espaldas.

Por eso es que quiero saludar a la familia de nuestro homenajeado, de Gilberto Borja Navarrete, a su hijo, a su familia, a sus amigos que están aquí presentes.

Muchas gracias por acompañarnos en este merecido y digno homenaje que rendimos y tributamos a don Gilberto Borja.

Y quiero saludar con especial cariño, con afecto, con gratitud por su presencia, por sus horas de espera, pero por la gran oportunidad que hoy me dan de poderles saludar, a quienes representan a las sociedades del estado, particularmente de Puebla y de Veracruz, que se dan cita en ese evento; a sus mujeres, a sus hombres y a quienes, sin duda, son nuestra gran promesa y quienes serán actores protagónicos el día de mañana, a la juventud y a la niñez que hoy está con nosotros.

Muchísimas gracias.

Trataré de ser muy prevé, y perdónenme no puedo ser omiso, están aquí presentes muy distinguidas personalidades: legisladores Federales, senadoras y senadores de la República, diputadas y diputados Federales, locales; presidentes municipales, del municipio que hoy nos recibe y municipios vecinos. Muchas gracias.

Nuestros delegados Federales, que también forman parte de este importante esfuerzo.

Muchas gracias por su presencia.

Trataré de ser muy breve, porque quienes ya me antecedieron en el uso de la palabra, han referido, particularmente el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Zárate, han hecho referencia a la trascendencia y relevancia que tiene la obra que hoy inauguramos.

El compromiso del Gobierno de la República, el más importante y el mayor que he asumido frente a todos los mexicanos, es el de Mover a México, de mover a México a condiciones de mayor desarrollo, de mayor prosperidad para los mexicanos; de una educación de mayor calidad.

Un México que entre en un mayor dinamismo económico para que se vayan generando más empleos para todos los mexicanos.

Y lo estamos haciendo desde distintos frentes, trabajando como ha sido ya, y lo que ha ocurrido gracias al apoyo y respaldo de las distintas fuerzas políticas, en una nueva plataforma legal, que propicie mayor desarrollo y crecimiento económico para los mexicanos. Ese es el alcance de las reformas estructurales.

Cada una de estas Reformas tiene importantes beneficios que los mexicanos estarán sintiendo día a día, en carne propia, en dónde están y para qué fueron hechas estas Reformas.

Pero que todas ellas tienen una clara orientación: ampliar los derechos de los mexicanos, fortalecer nuestras instituciones democráticas y, sobre todo, lograr que México tenga mayor crecimiento, a mayores tasas y de manera sostenida en los próximos años.

Y eso lo estamos ya sintiendo y viendo en el día a día.

Vemos como nuestra economía está creciendo; cómo quienes son analistas del escenario económico de México y del mundo, anticipan que México va a crecer a mayores tasas, y creo que esto va a deparar condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos.

Éste es uno de los frentes fundamentales, porque sin tener este andamiaje y este marco legal para crecer económicamente, para ampliar derechos y para fortalecer nuestra consolidación y nuestra condición democrática, difícilmente vamos a lograr el México que queremos entre todos, el que anhelamos, el que soñamos, el que queremos tengan nuestros hijos y las futuras generaciones, y eso es lo que está ocurriendo a través de este nuevo andamiaje legal.

Pero, por otro lado, hemos venido de manera paralela trabajando en otros frentes, en el tema de la seguridad, en el tema de ampliar los servicios que presta el Estado Mexicano para la población en materia de educación, de salud; para elevar la calidad de la educación, que es justamente lo que hemos venido haciendo.

Pero uno muy importante es ampliando, modernizando y mejorando la gran infraestructura de comunicación que tenemos los mexicanos.

Porque, sin duda, mejores carreteras, autopistas, son las grandes arterias que oxigenan a todo el país. Son las que abren oportunidades para el desarrollo a los lugares y comunidades más apartadas de nuestra geografía nacional.

Son éstas, las carreteras, los caminos, las redes ferroviarias, las grandes arterias que dan vida y revitalizan la actividad social de cualquier parte del país.

Y por eso, hoy me da mucho gusto estar nuevamente aquí, en el Estado de Puebla, para poner en marcha la operación total de este gran corredor de la Autopista México-Tuxpan.

Como aquí se ha dicho ya, este gran corredor de más de 280 kilómetros posibilitará que el Puerto de Tuxpan sea el puerto marítimo más cercano al Valle de México; que se encuentre solamente a dos horas con 45 minutos, cuando anteriormente tomaba entre seis y siete horas hacer este recorrido.

Hoy estamos inaugurando el tramo más complejo y más difícil que ha implicado la construcción de este corredor.

Que se han inaugurado distintas etapas, que se han construido en el pasado, que ha tomado 20 años inaugurar este tramo carretero, este gran Corredor México-Tuxpan.

Pero estamos hoy entregando el eslabón más importante y más complejo de construir, el que ha demandado una inversión de casi nueve mil millones de pesos, el que ha implicado la construcción de seis túneles y 10 puentes.

Y que con este eslabón, finalmente se completa y se logra la conexión completa y total desde México hasta el Puerto de Tuxpan; desde el Puerto de Tuxpan, hasta la Ciudad de México, capital de todos los mexicanos.

Dentro de esta obra hay una obra de gran ingeniería, que es el puente que se encuentra a mis espaldas.

Quizá desde aquí ni siquiera se alcanza a apreciar la gran dimensión que tiene una de las pilas, como dicen los ingenieros, que son estos sostenes del puente que se encuentra a mis espaldas.

Este puente que cruza el Río San Marcos llevará por nombre, por decisión del Gobierno de la República, del ingeniero Gilberto Borja Navarrete, cuya biografía hace un momento hemos escuchado en voz del Presidente de la Cámara de la Construcción.

Pero quiero agregar aquí algo. Tuve el privilegio y la fortuna de conocer al ingeniero Gilberto Borja, en sus últimos años, cuando estaba por ser yo Gobernador del Estado de México.

Y en el poco trato que tuve con él, pude apreciar la gran calidad del ingeniero Gilberto Borja Navarrete, su gran calidad humana, su compromiso con México, su amor por México.

En cada una de las tareas que asumió como ingeniero, como directivo de una empresa importante de la construcción de nuestro país, como Presidente del Patronato de la UNAM, como Presidente de la Fundación Gonzalo R. Arronte, como promotor de grandes obras sociales, el ingeniero Gilberto Borja acreditó su cariño y su amor por México, su confianza en los mexicanos.

Y en cada una de las obras que impulsó, que desarrolló, de las que se puso delante de ellas y emprendió con enorme entusiasmo, estaba su amor y cariño por México, demostrando que México es un país que debe proyectarse al mundo con la bondad y la calidad de todos los mexicanos, con la grandeza que tenemos como país.

Y eso fue, justamente, la tarea permanente y constante, y consistente, que tuvo el ingeniero Gilberto Borja Navarrete.

Por eso, como Presidente de la República me da mucho gusto que hoy testimoniemos, que hoy tributemos un homenaje al ingeniero Gilberto Borja, que se suma a los varios homenajes que se le han rendido, uno de ellos por parte del Senado de la República, al haberle entregado, en el año 2005, la Medalla Belisario Domínguez, que es el máximo reconocimiento que otorga el Senado de la República a un gran mexicano.

Hoy tributamos un reconocimiento más, dándole su nombre a esta gran obra de ingeniería, en lo que es hoy el Puente San Marcos, que deja de serlo para convertirse en el Puente Gilberto Borja Navarrete.

Una gran obra de ingeniería para un gran mexicano, como lo fue Gilberto Borja Navarrete.

Quiero agregar a lo que aquí se ha dicho, los beneficios que tiene la carretera que hoy estamos inaugurando, este gran corredor, este eslabón, particularmente, que permite esta ya, gran conectividad.

Sin duda, desarrollo para todas estas cuatro entidades del país por las que circula esta carretera, porque las vías de comunicación son vías de progreso.

A los lugares por donde transitan carreteras, como la que hoy estamos inaugurando, una gran autopista, implica, también, mayores facilidades, no sólo para el traslado de las personas, de las mercancías, sino, sobre todo, el que lleguen mejores servicios a cada una de esas comunidades.

Que se detone inversión productiva, que se generen empleos y empleos de mayor calidad, que eso es, justamente, lo que buscamos.

Con las obras que aquí están comprometidas, que se agregan a la inauguración de esta obra, viene la ampliación y construcción; más bien, construcción y ampliación del Puerto de Tuxpan, como aquí ya se ha referido, que estará inaugurándose, su primera etapa, a finales del próximo año.

Y que tiene una proyección de crecimiento verdaderamente importante y de gran trascendencia, no sólo para el Estado de Veracruz, sino para todo el comercio que hace México, y que ahora tendrá, en el Puerto de Tuxpan, una gran puerta de acceso y de salida de las mercancías hacia distintas partes del mundo.

No será menor el desarrollo turístico que tenga toda esta región del estado de Veracruz, particularmente el Puerto de Tuxpan, porque como ya lo hemos señalado, es el puerto más cercano a la Zona Metropolitana más grande del país, que es la del Valle de México, en donde viven casi 20 millones de mexicanos, y que hoy el puerto más cercano para ellos en donde tener esparcimiento, recreación, actividades culturales o de cualquier tipo, está, precisamente, en el Puerto de Tuxpan.

Esto va a detonar infraestructura de servicios turísticos y, sin duda, mayores oportunidades para los habitantes de esta región del estado de Veracruz y de todas las entidades o, más bien, de todas las entidades o lugares por donde transita esta importante carretera.

Por eso, así es como estamos moviendo a México, con obras que, sin duda, conectan de mejor manera las distintas regiones de nuestro país, con obras que amplían y mejoran la modernidad de México, y que eso hace posible que en el México del Siglo XXI haya mayores oportunidades para los mexicanos, que es por los que estamos trabajando, para que realmente en el país, y los mexicanos, tengan mayor prosperidad.

Así movemos a México. Ese es nuestro compromiso, y así le estamos cumpliendo a todos los mexicanos.

Muchísimas gracias.