Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Baja California Sur, me da mucho gusto saludarle.

Al igual que a todas las autoridades del Gobierno de la República, que como aquí ha quedado señalado y reconocido por quienes me han antecedido en el uso de la palabra, buena parte de ellos han estado haciendo presencia permanente, algunos, y de forma regular, gran parte de ellos, precisamente para asegurar que los servicios que lamentablemente se vieron interrumpidos por el impacto del Huracán Odile, se recuperen y realmente las condiciones de normalidad y de actividad económica regresen a Baja California Sur, lo más rápido posible.

Quiero saludar a las autoridades locales, a los señores legisladores federales, Senadores de la República, Diputados Federales; Presidentes Municipales.

Pero especialmente a los prestadores de servicios, que es el motivo y razón de este encuentro, a quienes prestan sus servicios a la actividad económica más importante de Cabo San Lucas y de Los Cabos, que es precisamente la actividad turística y que buena parte de ella, como ya lo decía yo, se vio interrumpida, se vio afectada por el impacto de este huracán.

En un momento más quiero hacer, junto con los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República que me acompañan, un balance y una evaluación de las varias acciones que se han venido realizando en estos nueve días, a partir del impacto del huracán.

Ésta es la tercer visita que hago en estos nueve días, justamente a un día del impacto que se tuvo en el Estado de Baja California Sur, a partir de ahí para instruir la participación del Gobierno de la República en distintas acciones, coordinadas con el gobierno del estado.

Y hoy nuevamente, en el propósito de hacer un balance, porque si bien es cierto que a nueve días de distancia del impacto del Huracán Odile, hoy se aprecia un escenario muy distinto, de varias mejoras en distintas partes de la infraestructura urbana y de servicios de esta región del Estado de Baja California Sur, también es cierto que nos falta camino por andar y lo que queremos es acelerar el paso para que la actividad económica y turística de este importante destino de nuestro país, esté nuevamente de pie y caminando.

Y que para el mes de diciembre, el mes de diciembre, que es una nueva temporada alta de ocupación y de vacaciones, pueda este destino turístico nuevamente ofrecer a turistas nacionales y extranjeros el atractivo de este bello lugar.

Quiero, si me lo permiten, hacer un breve recuento de las acciones que se me han informado antes de mi llegada y que, como ya decía, en un momento más revisaré de manera puntual sobre cómo se sigue avanzando en la reconstrucción, en los apoyos y en la recuperación económica de este destino turístico.

Hay que señalar que el impacto del Huracán Odile se dio en todo el Estado de Baja California Sur, incluso, en otras entidades: Baja California, Sonora y con aguas o con lluvias que afectaron a otras entidades, en menor grado y en menor medida.

La zona más afectada, por eso la que más he visitado, ha sido justamente ésta, en el Municipio de Los Cabos, porque fue aquí donde buena parte de la infraestructura quedó dañada.

Y vale la pena hacer amplio reconocimiento a quienes en todo momento y no obstante en los momentos de adversidad, mostraron una actitud de entereza, de fortaleza y de ánimo para reconstruir y apoyar las labores de reconstrucción de su ciudad, de ésta, que es su comunidad.

A mí me da mucho gusto que en este espacio no solo participen funcionarios de los distintos órdenes de Gobierno, empresarios, que son prestadores de servicios turísticos, sino quienes laboran todos los días en la prestación de estos servicios turísticos.

Quiero saludar con gran respeto y con gran afecto a todos los trabajadores de distintos espacios y de distintos lugares donde se prestan servicios, del hotel donde nos encontramos y que nos alberga y que agradezco la hospitalidad de este hotel, como de otros trabajadores, prestadores de servicios.

Gracias por este espacio y me da mucho gusto saludarles.

Permítanme, a nueve días del impacto de este huracán, hacer referencia puntual a cuáles han sido los frentes en los que hemos estado haciendo presencia para recuperar las condiciones de normalidad en todo el Estado de Baja California Sur.

En primer lugar, quiero hacer amplio reconocimiento a la presencia y al despliegue que nuestras Fuerzas Armadas: el Ejército Mexicano, la Marina Armada de México, y me dirijo a los Comandantes de estas dos Fuerzas, al Secretario de la Defensa, al Secretario de Marina, a la Policía Federal, porque hicieron un despliegue de fuerza de casi nueve mil elementos, precisamente para garantizar condiciones de seguridad y de orden en este lugar, particularmente aquí, en Los Cabos, ante el efecto que tuvo el Huracán Odile.

Muchas gracias por este despliegue, por la seguridad que han ofrecido a los sudcalifornianos y que aprecian este apoyo y este respaldo.

Con la misma participación de nuestras Fuerzas Armadas, de nuestra Policía Federal y de líneas comerciales, fue posible, en primer lugar, lograr la evacuación de los turistas que se quedaron varados aquí, en Los Cabos.

Y fueron más de 37 mil turistas los que de alguna forma se lograron evacuar; 27 mil a través del puente aéreo que se logró instrumentar con la participación de nuestras instituciones, particularmente Fuerzas Armadas, Policía Federal, y también de las aerolíneas comerciales que participaron y apoyaron esta labor de manera gratuita.

Por eso quiero, también, reconocer esta labor, porque eso permitió focalizar nuestro esfuerzo en la atención a la población que aquí vive.

Y que quienes habían resultado afectados por estar aquí, como turistas, pudieran dejar esta ciudad muy pronto para regresar, también, muy pronto.

Por eso, muchas gracias a este esfuerzo que se ha realizado para el puente aéreo.

En las visitas anteriores compartí cuáles eran los principales retos, y lo señalé en los siguientes puntos.

Uno, que era asegurar la evacuación de los turistas aquí varados, con el puente aéreo que se estableció.

Segundo, he importante y fundamental para la población de Baja California Sur, y particularmente de Los Cabos, porque reitero fue el municipio de los cinco de Baja California Sur, que resultó con mayores afectaciones, y donde su infraestructura quedó mayormente dañada.

Y lo que era, sin duda, el frente más importante y que sigue siendo, era, primero, restituir o asegurar nuevamente el abasto de agua potable y eso llevó a que se desplazara un número importante de servidores públicos de la Comisión Nacional del Agua, para iniciar lo más rápido la operación del sistema de abastecimiento de agua potable de esta zona de Los Cabos y Cabo San Lucas.

Y hoy he sido informado que los 15 pozos, la desaladora y las otras fuentes de abastecimiento, han sido restituidas, están en plena operación, y corresponde, y ahí estaremos también apoyando a las autoridades locales, asegurar que los sistemas de distribución de agua potable que llevan o que llegan a los domicilios, estén operando plenamente.

Pero lo que es hoy ya una realidad es que el sistema de abastecimiento de agua potable ha sido restituido en su totalidad; no obstante, que está operando con plantas generadoras de energía eléctrica, en tanto se restituye la energía eléctrica en toda la zona, pero el abastecimiento de agua potable se ha restituido en sus fuentes de abastecimiento en su totalidad.

Gran apoyo y respaldo de Comisión Nacional del Agua, de sus trabajadores, que con gran compromiso han estado aquí trabajando hasta la entrega de este cumplimiento, o del cumplimiento a este compromiso, asumido con la población.

Desde aquí, mi mayor reconocimiento a todos ellos.

El segundo frente, y quizá el más sentido, primero era el agua, porque es un recurso vital y fue nuestra primera preocupación. Había que recuperar el abastecimiento de agua potable.

Y eso nos llevó, en tanto lográbamos este objetivo, a emprender varias opciones: distribuir agua, distribuir víveres, generar o establecer comedores comunitarios.

Quiero aquí reconocer a varios hoteles de esta zona que nos permitieron, nos han permitido utilizar sus cocinas, precisamente, para habilitar los comedores comunitarios, y asegurar el abasto de alimentos, de agua potable a la población que, lamentablemente, estaba padeciendo por esta causa, por esta condición.

Pero junto a ello, ante la necesidad imperiosa de asegurar nuevamente el abastecimiento de agua potable estaba, y está aún, el garantizar nuevamente la restitución o el restablecimiento, mejor dicho, de suministro de energía eléctrica.

En varias partes del estado, en otras partes hacia el Norte, en La Paz, en Mulegé, en los otros cuatro municipios distinto de Los Cabos, más del 90 por ciento de la energía eléctrica se ha restituido, incluso aún mayor, casi cercano al 100 por ciento; en el Municipio de Loreto que, prácticamente, ya está en esta condición. El avance ha sido significativo.

Y aquí, en Los Cabos, el avance, señor Director de Comisión Federal de Electricidad, me corregirá, pero es 41 por ciento lo que ya tenemos y que, sin duda, es mayor al escenario y a las expectativas que cuando hicimos un diagnóstico del problema presentado, resultaba aún mayor.

Recuerdo haber urgido, haber pedido al Director de Comisión Federal de Electricidad, primero, que se estableciera aquí, junto con Claudia, que ha sido la Coordinadora General de todo el auxilio y apoyo del Gobierno de la República, a quien le encargué esta tarea, y que hoy en sus testimonios de reconocimiento queda claro que está cumpliendo cabalmente con la misión encomendada.

Pero le pedí a Enrique que, junto con Luis Felipe, Coordinador General de Protección Civil, estuvieran aquí, haciendo un frente común, coordinando a las demás áreas del Gobierno de la República, y asegurándonos que se restituyera cuanto antes la energía eléctrica, el abasto de energía eléctrica.

Entonces, el escenario pintaba que podía tomar esto, si lo hacíamos muy rápido, cuatro semanas, lo cual era, honestamente, insostenible. Veíamos ante ello un problema aún mayor.

Y eso, creo que nos permite tomar conciencia de la importancia que tiene el trabajo que realiza Comisión Federal de Electricidad para asegurar el abasto de energía eléctrica.

Pero aún quiero, desde aquí, y aquí es probable que estén algunos de los trabajadores de Comisión Federal de Electricidad, tributarles un amplio reconocimiento, porque realmente lo que han hecho ha sido una tarea de gran compromiso, de un esfuerzo desplegado a tambor batiente y con el propósito de asegurar que la energía eléctrica regrese cuanto antes a los hogares que no contaban con este suministro.

Aquí, de manera regular, hay del orden de 500 trabajadores, aquí, en Baja California Sur, de Comisión Federal de Electricidad, que prestan el servicio para el suministro de energía eléctrica.

Fue necesario desplazar a un número bastante veces mayor al número de trabajadores que hay aquí, son casi tres mil trabajadores. Cinco mil trabajadores, cuatro mil 500 que se han desplazado de otras entidades del país para atender la emergencia en Baja California Sur.

En total cinco mil trabajadores que están desplegados en buena parte del territorio de Baja California Sur, levantando nuevamente las líneas de transmisión, que en un número mayor a 500 se derruyeron, más o cerca de tres mil postes de energía eléctrica que también se cayeron, y que han estado trabajando de manera muy acelerada.

A sólo nueve días de que esto ocurriera o que tuviéramos el impacto del Huracán Odile, a sólo nueve días, hoy podemos decir que 41 por ciento del suministro de energía eléctrica en Los Cabos, que fue el municipio más afectado está en esta condición.

Por ello, desde aquí tributamos amplio, amplio y gran reconocimiento a todos los trabajadores de Comisión Federal de Electricidad que están trabajando en favor de los sudcalifornianos.

Quiero decirles que en estos días en los que participé, como ustedes seguramente lo apreciaron, en la Asamblea General de Naciones Unidas, justamente después de visitar, antes de partir, nuevamente aquí, Los Cabos, en estos días estuve siendo informado, todos los días, a través de la coordinadora de este trabajo, de Claudia, cómo iban los avances.

Hablé con ella y me resultaba muy alentador el paso tan rápido y acelerado que estábamos llevando en la recuperación del suministro de estos dos servicios: agua potable y energía eléctrica.

Al tiempo que asegurábamos la apertura de centros de servicio o de cadenas comerciales para que pudieran nuevamente ofertar sus productos a la población, que estábamos haciendo un balance, un recuento de daños que se tuvieron en casas-habitación, en comercios, en toda la infraestructura hotelera para acercarle los servicios y apoyos que el Gobierno de la República ha dispuesto se tengan, precisamente, para recuperar la actividad económica lo más rápido posible.

Hoy, el balance a nueve días, sin duda, es favorable, es satisfactorio, sin embargo nos queda camino por andar.

Estaré en un momento más haciendo un balance.

Junto a las acciones que ya he comentado ante lo que eran los retos más importantes y que lo siguen siendo, estamos al 41 por ciento, Enrique, pero yo espero que muy pronto estemos al 100 por ciento aquí, en Los Cabos, para beneficio de todos los habitantes de este municipio y de todo Baja California Sur.

Pero hoy entramos ya a otra etapa de la reconstrucción de Baja California Sur. Estamos en la etapa de reactivar la actividad económica.

Pude apreciar, como entonces lo hice en la primera visita y nuevamente ahora en los sobrevuelos, cómo hemos avanzado gracias al apoyo de los sudcalifornianos, que de manera solidaria y otros inscritos en el Programa de Empleo Temporal, han apoyado las labores de reconstrucción y de limpieza de su comunidad.

Ver las playas que se vienen limpiando de manera muy satisfactoria, que los propios hoteles han emprendido ya labores de limpieza, ya no se ven ni las palmeras caídas, ni todo lo que la basura que se veía en buenas partes, aún cuando se tiene en solo algunos lugares, sin duda, el avance es notable a tan solo nueve días de este impacto.

Hoy se puede apreciar que los hoteles, la infraestructura hotelera está ya en la etapa de reconstrucción.

El Gobierno de la República apoyó y seguirá apoyando, para que las aseguradoras con quienes tenían contratados toda esta infraestructura de servicios turísticos, un contrato de seguros o servicio de seguros, puedan tener la indemnización correspondiente lo más rápido posible.

Y también estoy informado que parte de ello ya se ha entregado en beneficio de los propios prestadores de servicios turísticos.

Todo esto posibilitará que muy pronto Baja California Sur, Los Cabos, Cabo San Lucas, nuevamente estén totalmente de pie.

Y lo que lo hará posible sumado al esfuerzo del Gobierno de la República, sin duda es su comunidad, su gente: sus mujeres, sus jóvenes y sus hombres que, insisto, con entereza, con carácter, con gran firmeza han decidido participar en todas estas tareas de reconstrucción.

Y queremos que esto sea muy rápido, porque éste es o esta actividad económica es el corazón, o es el motor de la actividad económica y del empleo que se genera aquí, en Los Cabos, y en otras partes de Baja California Sur.

Seguiremos apoyando estas tareas, seguiremos coordinados con el gobierno del estado, seguiremos en estos frentes para asegurar la restitución de todos estos servicios.

Y estaremos informando, regresaré nuevamente a Baja California Sur después de esta visita.

Visitaré otros municipios que resultaron afectados y en los que hay avances, todavía mucho más acelerados y significativos a los que aquí se han reportado.

Pero éste que fue el municipio más afectado, que parece que el balance, podemos decir, es satisfactorio y alentador de lo que hemos logrado juntos, la sociedad y el Gobierno, en todos los órdenes, para recuperar condiciones de normalidad.

Por ello, vaya, mi más amplio y profundo reconocimiento a todos los habitantes de Baja California Sur, de Los Cabos, donde nos encontramos, por su respaldo, su apoyo, su solidaridad, su entereza y ese firme carácter para asegurar que su comunidad regrese a condiciones de normalidad lo más rápido posible.

Muchísimas felicidades.