-MODERADORA: Escuchemos enseguida las palabras del Jefe de la Unidad del Instituto Nacional de Derechos Humanos y Mecanismos Regionales de la Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos humanos, señor Vladlen Stefanov.

 

-SR.VLADLEN STEFANOV: Ciudadano licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; doctor Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México y Presidente de la FIO; Excelencias; distinguidos representantes; Señorías.

Es un honor y un placer participar en la 19 Asamblea General y Congreso de la Federación Iberoamericana del Ombudsman.

Para comenzar, me gustaría rendirles un tributo al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México y Presidente de la FIO, doctor Plascencia, por el liderazgo que ha demostrado y por todo el esfuerzo que él y su equipo han hecho en dirigir la FIO hacia una mayor efectividad y visibilidad en el área internacional.

Es halagador ver que a nivel nacional, el Ombudsman y otras instituciones nacionales juegan un papel cada vez más importante, especialmente, aquellos que tiene un mandato amplio para promover y proteger los derechos humanos.

Ellos sostienen y fortalecen la buena gobernanza, el Estado del Derecho y la administración de la justicia. Estas instituciones defienden una reforma legal e institucional con arreglo a las obligaciones legales internacionales del Estado.

Muchas de ellas monitorean centros de detención e instituciones de seguridad, como la policía y las prisiones, y publican regularmente informes sobre la situación de los derechos humanos en sus países.

Hay un número de instituciones que tienen su propio mecanismo de gestión de quejas, permitiéndoles ofrecer remedio a las víctimas de violaciones de derechos humanos.

A nivel internacional, muchos de los Ombudsman de otras instituciones nacionales con estatus A, están usando el derecho de participación en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para hacer declaraciones sobre los temas sustantivos de la agenda.

Las instituciones nacionales que cumplen los Principios de París como actores creíbles, con autoridad e independencia, son participantes importantes en el examen periódico universal, tanto informando como implementando las recomendaciones.

Como entidades estatales, estas instituciones informan también a los órganos universales de Tratados, y están involucradas en los métodos de seguimiento de las recomendaciones de estos órganos de Tratado.

Tienen un papel fundamental en los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, contribuyendo en la preparación de los informes temáticos y en la implementación y seguimiento de las visitas a los países.

Estas instituciones también interactúan con los mecanismos regionales de derechos humanos.

Espero que tengamos un debate interesante sobre el papel del Ombudsman y otras instituciones, mañana, en el Congreso Internacional sobre los Sistemas Regionales de Protección de Derechos Humanos.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha tenido una función catalizadora en el establecimiento y fortalecimiento de las instituciones a nivel nacional.

Cómo se indica en el último Informe del Secretario General a la Asamblea General en esta materia, en 2013-2014, nuestra Oficina ha ofrecido consejo y asistencia para fortalecer instituciones en 48 países.

Nuestra Oficina también ha asistido en las actividades para el establecimiento de instituciones en 10 países.

Nuestros esfuerzos actuales están dirigidos a cuatro objetivos principales:

Primero. Interacción con el país, a través del cual nuestra Oficina apoya los esfuerzos de los gobiernos para establecer o reforzar las oficinas del Ombudsman y otras instituciones nacionales de derechos humanos.

Segundo. Monitorizar y aconsejar, a través del cual nuestra Oficina evalúa el cumplimiento de los Principios de Paris, y consolida la capacidad de las instituciones para trabajar efectivamente e independientemente.

Tercero. Prestando asistencia en las interacciones entre estas instituciones y el Sistema Internacional de Derechos Humanos.

Y Cuarto. Reforzando la cooperación, especialmente con las agencias de la ONU, el Comité Internacional de Coordinación, organizaciones regionales, así como órganos regionales de coordinación del Ombudsman.

Señoras y señores:

Los mandatos son distintos entre las instituciones nacionales, dependiendo en el sistema legal del país y muchos otros factores.

Sin embargo, para todos, el trabajo fundamental es prevenir las graves violaciones de los derechos humanos, como la tortura, la detención arbitraria, la discriminación de género, la migración y protección de los defensores de los derechos humanos.

Se han elegido temas relevantes de gran importancia para las deliberaciones de su reunión de los próximos días.

Les deseo un diálogo fructífero sobre estos temas.

Les agradezco su atención.

-MODERADOR: Interviene a continuación, el Gobernador del Estado de Coahuila y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores, licenciado Rubén Ignacio Moreira Valdez.

-GOBERNADOR RUBÉN IGNACIO MOREIRA VALDEZ: Buenos días.

Saludo con afecto al señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto; a Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; al licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; a la Diputada Beatriz Zavala; a todas y a todos ustedes, defensores de los derechos humanos:

En primer lugar, quiero agradecer la invitación a participar en este foro y, sobre todo, hacer uso de la palabra.

Felicito a la Federación Iberoamericana de Ombudsman, y a Raúl Plascencia por la realización de este magnífico evento que, por sus características y por quienes en él participan, será de gran trascendencia.

Señoras y señores:

México vive hoy momentos de transformación y grandes cambios. Un viento de esperanza recorre la nación. En la sociedad se animan grandes debates, y éstos se reflejan en los congresos.

México está tomando grandes decisiones que significan, para todos, un nuevo rumbo. Intensiones que por años quedaron sólo en discusión, hoy se han traducido en reformas.

Es claro que en el Jefe del Estado Mexicano está la voluntad y la capacidad de mover al país.

Como el resto de los Gobernadores, reconozco que el nuevo viento que sopla en la política nacional es el de los acuerdos, la cooperación y la coordinación; el de tenderlos la mano, el de buscar nuevas rutas de desarrollo con el esfuerzo de todas y todos; el trabajo armónico en los tres órdenes de Gobierno.

Un México como el que anhelamos; más próspero y pujante, requiere para evitar injusticias y desigualdades, más derechos para las personas e instituciones más fuertes para protegerlas y defenderlas.

Como ustedes saben, la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos, surgida en las cámaras y alentada por la sociedad civil, pretende generar la dinámica de protección y garantía que los mexicanos anhelamos, pero es tal lo que el Constituyente Permanente realizó, que todavía es difícil apreciar su magnitud.

El reto es grande, y para un Estado Federal, como el nuestro, representa una complejidad mayor y, necesariamente, la suma de muchos compromisos.

Desde la Conferencia de Gobernadores apreciamos mucho que el Presidente Peña, Jefe del Estado Mexicano, ha tomado importantes decisiones para empujar los efectos de la reforma constitucional.

Menciono el gesto inicial de retirar lo que en la práctica era un veto a la Ley General de Víctimas y, con ello, permitir un debate sobre el tema y las nuevas normas de la materia, que son un buen referente internacional.

También, quiero resaltar la expedición de dos documentos que representan una política pública, pero también un ánimo de impulso nacional para que las prácticas se repitan en las entidades federativas; me refiero al Programa Nacional de Derechos Humanos y al Programa Nacional para la Igualdad y No Discriminación.

En la Conferencia de Gobernadores, que tendrá su próxima reunión muy pronto, quienes representamos a las entidades federativas, seguramente firmaremos el compromiso de replicar, con nuestras particularidades, estos programas, y también la voluntad de atender las recomendaciones del Examen Periódico Universal.

Siendo una Federación, a veces olvidamos que lo que se evalúa es el Estado mexicano y no al Gobierno Federal, y que, por ello, a todas y todos, absolutamente a todos nos corresponde dar un paso siempre en materia de derechos humanos.

Que como lo dijo el día de ayer don Juan Silva Meza; la Constitución no distingue entre competencias, entre jurisdicciones, entre autoridades, cuando se trata de proteger los derechos humanos.

Lo que sí muchos esperamos, es que no tengamos que aguantar hasta la resolución de los jueces constitucionales o internacionales para que se garantice a las personas sus derechos, sino lo que es mejor; que los congresos armonicen la legislación lo más rápido posible, los jueces apliquen los principios constitucionales y los tratados internacionales, y las autoridades administrativas construyan políticas públicas acordes a nuestra nueva legislación.

Amigas y amigos:

El Constituyente Reformador tuvo la intención de reconocer al mexicano todos los derechos que, en el mundo, las naciones han convenido que son propios al ser humano. No quería que el ejercicio de ellos se retrasara. Para qué postergar, si la humanidad ya los sancionó como buenos.

No obstante lo que falta por hacer, somos optimistas, al ver lo que desencadenó la reforma.

Les ha hablado de tres grandes acciones impulsadas por el Presidente Peña. Pero, también, puedo comentar, con enorme gusto cómo el Congreso de Coahuila de Zaragoza aprobó recientemente los matrimonios igualitarios; obedeció el Artículo Primero Constitucional, donde dice que nadie puede ser discriminado por su preferencia sexual.

De igual forma, qué gusto ver cómo una reforma promovida por el Presidente Peña, junto con la voluntad de los partidos, la decisión del pueblo y los tribunales electorales, felizmente provoca que Coahuila de Zaragoza tenga, en la próxima legislatura, el primer congreso del país donde tengamos más Diputadas que Diputados.

A la luz de nuestra última reforma constitucional y lo que hoy acontece en el país, sé que de este foro quedarán acá muchas cosas buenas.

Hago votos para que se alcance el tercer objetivo de esta Federación: fomentar, ampliar y fortalecer la cultura de los derechos humanos en los países que ustedes son Ombudsman.

Desde la Conferencia de Gobernadores estaremos muy atentos a lo que suceda, y trataremos de sacar legítimo provecho de esto.

Mi felicitación a Raúl, a los organizadores y a los Visitantes.

De nueva cuenta, mi saludo y respeto al Presidente de los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y Presidente de la Federación Iberoamericana del Ombudsman, doctor Raúl Plascencia Villanueva.

-DR. RAÚL PLASCENCIA VILLANUEVA: Muy buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; señor licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; Diputada Beatriz Zavala Peniche, Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Señor Vladlen Stefanov, Jefe de la Unidad del Instituto Nacional de Derechos Humanos y Mecanismos Regionales de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ginebra-Suiza; licenciado Rubén Moreira Valdez, Gobernador Constitucional del estado de Coahuila y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Doctor Manuel María Páez Monges, Defensor del Pueblo de Paraguay y Vicepresidente Primero de esta Federación Iberoamericana del Ombudsman; licenciada Lilia Herrera Mow, Defensora del Pueblo de Panamá y Vicepresidenta Segunda de la FIO; doctor Rolando Villena Villegas, Defensor del Pueblo de Bolivia y Vicepresidente Tercero de la FIO.

Doctor Jorge Miranda Jacob, Proveedor Adjunto de Portugal y Representante del Vicepresidente Cuarto de la FIO; doctor Juan José Ríos Estabillo, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Sinaloa y Vicepresidente Quinto de la FIO; licenciada Lía Limón, Subsecretaria de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación; licenciado Aleksi Asatashvili, Secretario Técnico de la FIO.

Estimadas amigas y amigos titulares de organismos públicos de promoción y defensa de los derechos humanos de las entidades federativas; Excelentísimos Embajadores que nos acompañan el día de hoy; Diputadas, Diputados; Senadoras y Senadores que nos acompañan el día de hoy.

Amigas y amigos:

Sean bienvenidos todos ustedes a la 19 Asamblea General de la Federación Americana del Ombudsman, la cual agrupa a más de 100 instituciones nacionales, estatales, provinciales y autonómicas de países tales como Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela. Por supuesto, México también es parte de ella.

Y también, quiero agradecer la presencia de dos instituciones que acuden como observadores a esta federación: el representante de la Institución Nacional en Chile; y también, el representante del Yuan de Control de Taiwán.

Durante los siguientes días, serán analizados temas fundamentales para los Ombudsman en su labor de defensa y promoción de los derechos humanos, así como las perspectivas del fortalecimiento institucional.

Quienes conformamos esta Federación, estamos plenamente convencidos de que el respeto a los derechos humanos en nuestra región se ha convertido en un indicador real del grado de bienestar de la población y de la gobernabilidad, con base en el Estado de Derecho y la cultura de la legalidad.

Estamos aquí, reunidos, para avanzar en la realización propósitos comunes.

Nuestros países comparten, en gran medida, una problemática caracterizada por los profundos contrastes que prevalecen entre la sociedad.

Algunos de estos fenómenos no sólo son comunes en nuestros países, sino que, también, están presentes en otras regiones del mundo.

Con esta perspectiva, hemos estrechado lazos de trabajo y colaboración, aportando nuestra experiencia y cooperación técnica.

La finalidad, es salvaguardar y mejorar las prácticas institucionales a favor de una mayor y mejor promoción de los derechos humanos; y, también, como bien lo decía Vladlen Stefanov; promover la creación de nuestras instituciones nacionales de derechos humanos.

Es claro que falta mucho por hacer en los países de la región, pero, también, es cierto que en los últimos años se registran avances muy importantes en materia de derechos humanos: reformas legislativas, fortalecimiento de las instituciones públicas de derechos humanos y, sin duda, una estrategia cada vez más sólida en materia de prevención de las violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo, no debemos bajar la guardia para continuar resolviendo una agenda pendiente con algunos grupos que se encuentran en mayor peligro de vulnerabilidad. Y me refiero a las niñas y los niños, a las mujeres, a los jóvenes, a los adultos mayores, a las personas con discapacidad, a los miembros de pueblos y comunidades indígenas y, por supuesto, a los migrantes, entre otros.

En esta Asamblea decidimos analizar, entre otros temas, el acceso al agua como un derecho humano esencial.

Por ello, es necesario incluir y hacer prioritario en nuestra agenda el tema ambiental, y pasar de temas coyunturales a situaciones estructurales. En ocasiones, se atiende la problemática actual y se descuida el futuro de otros problemas, particularmente de la ecología.

El cambio climático y los factores demográficos son los principales responsables de la presión ejercida sobre los recursos hídricos en nuestra región.

En ese sentido, para garantizar efectivamente del derecho humano al agua, no son suficientes las leyes, sino que, más bien, éstas deben ir respaldadas por políticas públicas y también por presupuestos que se encuentren comprometidos para hacerlas realidad.

Este derecho humano es esencial para el desarrollo de la vida misma, la sustentabilidad de las futuras generaciones, así como para consolidar un Estado de Derecho, por lo que, para solucionar su problemática, se requiere un enfoque multisectorial e interdisciplinario.

Por otra parte, es inaplazable que promovamos el cumplimiento de todos los derechos para proteger a la persona como individuo, pero, al mismo tiempo, como integrante de la sociedad conforme a criterios de justicia y bienestar.

De igual manera, queremos subrayar la necesidad de dar una atención integral a los derechos a la mujer, considerando y partiendo de la base de esa muy marcada desigualdad que existe hoy por hoy, propiciada no solamente por factores legales, sino en muchas ocasiones por aspectos de índole cultural.

En este marco, es prioritario consolidar la igualdad entre mujeres y hombres, y particularmente, hacerla una plena realidad en el ejercicio cotidiano de sus derechos.

Es imperativo comprometer a los estados con el cumplimiento de todos los derechos humanos, a fin de proteger no sólo los bienes jurídicos de las personas, sino también los bienes colectivos.

En los últimos años ha habido una toma de consciencia creciente respecto de que no puede haber avances políticos con un perfil humanista si no existen reglas claras y sólidas en el marco jurídico, asumiendo que toda actuación pública debe comprometerse con los derechos humanos.

He aquí el desafío principal de las instituciones de protección y promoción de los derechos humanos, para propiciar una mayor deliberación en el ámbito mundial que nos conduzca a reivindicar la dignidad de todas las personas.

De igual manera, buscamos promover y divulgar las mejores prácticas entre los miembros de la FIO, fortaleciendo vínculos estratégicos que permitan atender los temas que son de principal preocupación para todos nosotros.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; amigas y amigos:

La educación en derechos humanos es la vía más efectiva para prevenir conductas que puedan tener consecuencias, muchas veces irremediables para la integridad física o psicológica de las personas.

En ese sentido, hoy como nunca, gracias a importantes avances constitucionales y legales, México ofrece un espacio de respeto y oportunidad a las instituciones que se dedican a defender y promover los derechos humanos.

Y por ello, es que en este punto, permítanme puntualizar que la consolidación de un régimen de derechos humanos supone necesariamente el respeto pleno del poder público al quehacer autónomo del Ombudsman.

Por ello, quiero expresar públicamente mi reconocimiento al Gobierno de la República, al Presidente Enrique Peña Nieto, por el respeto irrestricto que ha observado permanentemente al trabajo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Pero también, particularmente, por el compromiso, porque en estos 22 meses de su Administración Pública, se han aceptado absolutamente todas las recomendaciones que he emitido.

Y su presencia, señor Presidente, en este evento, ante los Ombudsman de 20 países, es un claro mensaje del compromiso claro, en términos reales, que se tiene con los derechos humanos.

Esperemos que todos los Jefes de Estado de la región Iberoamericana, puedan seguir un ejemplo de estas características.

Gracias por acompañarnos.

Precisamente, en este ambiente de respeto a la responsabilidad y obligaciones entre instituciones públicas, lo que debe invitarnos a seguir sumando voluntades y esfuerzos de todos los miembros de la FIO para consolidar plenamente la protección y la promoción de los derechos humanos.

Tenemos frente a nosotros importantes retos que requieren de toda nuestra atención y compromiso.

Estoy seguro que podremos hacerles frente a todos estos desafíos. Y no tengo duda de que, unidos, contamos con mejores herramientas institucionales y jurídicas para avanzar con firmeza en la protección de los derechos de las personas.

Particularmente, estoy convencido de que si en todos nuestros países hacemos de este tema, del tema de los derechos humanos, un compromiso, particularmente un compromiso de todos, más pronto que tarde podremos encontrar muchas de esas soluciones que hoy están pendientes de lograrse.

Muchas gracias, y enhorabuena.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)