Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar en este evento al señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, a quien le agradezco esta invariable disposición, que me parece se viene construyendo entre los Poderes del Estado, entre los distintos órganos autónomos, de buscar espacios para el entendimiento y para la colaboración permanente, que nos permita cumplir a cabalidad, a cada uno, con sus responsabilidades; y, sobre todo, dar a México las mejores condiciones que permitan el desarrollo, crecimiento y progreso de nuestra población.

Me da mucho gusto saludar a la Presidenta Comisionada del IFAI, a quien le agradezco esta invitación para clausurar esta Semana de la Transparencia.

A la señora Ministra representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a quien saludo con respeto.

Y de igual manera, a los distinguidos integrantes del presídium.

Al Presidente de la Auditoría Superior de la Federación.

A representantes del Gobierno de la República; de la sociedad civil, a quienes saludo esta tarde.

A las comisionadas y comisionados del IFAI, a quienes agradezco, insisto, esta honrosa invitación.

A senadoras y senadores de la República.

A diputadas y a diputados federales y locales.

A representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil, del ámbito académico.

Y de todos aquellos interesados porque realmente México siga avanzando en la apertura y en una mayor transparencia para publicitar el ejercicio de nuestro quehacer público y, sobre todo, dejar claro ante la sociedad mexicana en dónde se aplican los recursos públicos.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Como aquí ya se ha expresado en quienes me han antecedido en el uso de la palabra, creo que hay un punto de coincidencia en que una sociedad informada y participativa, junto a un Gobierno responsable y abierto, constituyen una fórmula poderosa para conocer el uso y destino de los recursos públicos.

Y más aún, la transparencia es uno de los mecanismos más eficaces, como lo compartió el propio Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, para prevenir y combatir la corrupción.

Por ello, es un gusto acompañarles en la Semana Nacional de Transparencia 2014. Este encuentro reafirma el interés y el compromiso de los Poderes de la Unión, de los organismos garantes autónomos y de la sociedad civil por tener autoridades más abiertas, más eficaces y más cercanas a la gente.

Hoy el derecho de acceso a la información pública y a la protección de datos personales, lo mismo que la obligación de los gobiernos de rendir cuentas y ser transparentes, ya forman parte de nuestra democracia.

La transparencia ha evolucionado a la par de nuestro régimen democrático. Son varios los momentos clave que han dado forma al actual marco institucional en esta materia.

Permítanme, de manera breve, hacer un recuento de cómo hemos transitado, precisamente, hacia esta apertura.

En la reforma política de 1977 se estableció el derecho constitucional a la información.

A partir de la primera alternancia en la Presidencia, se reguló este derecho en 2002; se permitió a toda persona acceder a la información en poder del Estado y se creó el entonces Instituto Federal de Acceso a la Información Pública.

En 2007 se dio otro paso más, al incluir en el Artículo Sexto Constitucional la base que rige el derecho a la información y a la protección de datos personales en todo el país.

En 2012, la segunda alternancia en la Presidencia, representó un nuevo impulso a la transparencia.

Como Presidente Electo, puse a la consideración de los Senadores del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista un proyecto de iniciativa de reforma constitucional para fortalecer la transparencia en todos los Poderes y órdenes de Gobierno.

Esta iniciativa se sumó a otras, presentadas por legisladores del Partido Acción Nacional y del Partido de la Revolución Democrática.

Y gracias al trabajo responsable del Congreso de la Unión, así como a las aportaciones de las organizaciones de la sociedad civil, en febrero de este año se promulgó una reforma de avanzada que establece todo un Sistema Nacional de Transparencia, con organismos autónomos.

Con esta reforma transformadora, los mexicanos pueden conocer la información, ya no sólo del Ejecutivo, sino de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial; órganos autónomos, partidos políticos, fideicomisos y fondos públicos; así como de cualquier persona física o moral que reciba recursos del Estado, incluidos los sindicatos.

El reto ahora es poner esta reforma en acción.

Por ello, celebro que en esta Semana Nacional de Transparencia se presentaran propuestas de leyes generales de transparencia y acceso a la información pública, así como de protección de datos personales.

Estoy seguro de que serán muy valiosas para el análisis, la reflexión y el debate que en su momento llevarán a cabo las y los Legisladores.

Por nuestra parte. En el Gobierno de la República hemos adoptado un enfoque proactivo en materia de transparencia y apertura gubernamental.

En agosto de 2013 se publicó el Programa Nacional para un Gobierno Cercano y Moderno.

Este instrumento de planeación transversal establece las bases para una gestión pública abierta y que rinda cuentas, a partir del fortalecimiento del presupuesto basado en resultados de políticas de transparencia y de la instrumentación de la Estrategia Digital Nacional.

De este programa, se derivan importantes políticas públicas, entre las que destacan las siguientes:

La Política Nacional de Datos Abiertos, que ha sido construida de manera colaborativa con la sociedad, para que los ciudadanos puedan acceder directamente a las bases de información pública en formatos útiles.

Como parte de este compromiso, esta semana tuvo lugar, en México, la Segunda Conferencia Regional de Datos Abiertos para América Latina y el Caribe.

Y en este marco, les comparto que he instruido a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal para que todos los datos públicos estén disponibles en formatos abiertos y se acelere la institucionalización de esta política nacional.

En el ámbito internacional, el compromiso del Gobierno de la República con la transparencia se ve reflejado en una activa participación en la Alianza para el Gobierno Abierto.

El pasado 24 de septiembre, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas y con la presencia de la Comisionada Presidenta del IFAI y del Comisionado Joel Salas Suárez, además de diversos representantes de la sociedad civil, el Gobierno de la República recibió la Presidencia de esta innovadora iniciativa en la que participan 64 naciones más.

Su objetivo es promover la transparencia y la rendición de cuentas de las autoridades, así como la participación ciudadana en los asuntos públicos.

El Gobierno Abierto es un nuevo paradigma que está revolucionando la manera en que colaboran ciudadanos y autoridades en el diseño y evaluación de las políticas públicas.

Hace apenas unos años, los Gobiernos Abiertos eran quizá impensables y técnicamente inviables, ya que se requieren varias condiciones para hacerlos realidad y que también me gustaría destacar cuáles son esos elementos que hoy hacen posible que México pueda tener gobiernos más abiertos.

Primera. Sociedades democráticas con ciudadanos que no sólo participan en elecciones libres, sino que están dispuestos a sumar esfuerzos y a aportar su talento para que las instituciones públicas funcionen mejor.

Segunda condición. Gobiernos reformadores, comprometidos a dar mejores respuestas a las demandas sociales; gobiernos transparentes y que rinden cuentas a los ciudadanos.

Y tercero. El avance tecnológico y el uso generalizado de internet, que permiten que la información y los datos gubernamentales se puedan compartir libremente.

Por todas estas razones, los gobiernos abiertos constituyen la nueva frontera de la democracia en justa coincidencia con lo que hace un momento señalaba la Presidenta del IFAI.

Señoras y señores:

El ejercicio del derecho de acceso a la información y las políticas de transparencia y apertura gubernamental, son un firme compromiso del Gobierno de la República y del Estado mexicano en su conjunto, así queda acreditado en este evento.

Sigamos trabajando juntos para que nuestra democracia se vea reflejada en una interacción cada vez más amplia y eficaz entre Gobierno y sociedad.

Sigamos sumando esfuerzos para que los ciudadanos hagan uso de la información pública, mejoren sus instituciones y eleven su calidad de vida.

Por su atención, muchísimas gracias.

Si me lo permiten, voy a proceder a la declaratoria de clausura de esta Semana Nacional de Transparencia, sin dejar de reiterar mi felicitación por los trabajos que han realizado, por lo muy productivo que estoy seguro ha sido esta semana, en abono a los objetivos que aquí ya he señalado, agradeciendo al señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República la anfitrionía que ha concedido a la realización de este espacio, en esta sede alterna del Senado de la República.

Muchísimas gracias.

Y dicho lo anterior, procedo a la declaratoria de clausura.

Hoy, en México, Distrito Federal, 3 de octubre del 2014, es un honor declarar formalmente clausurada la Semana Nacional de Transparencia 2014, con la seguridad de que las ideas, reflexiones, propuestas compartidas contribuyen a fortalecer el derecho de acceso a la información pública y, sobre todo, al fortalecimiento de nuestra democracia.

Felicidades y muchas gracias.