Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar con el respeto y afecto, a don Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la CTM, a quien le agradezco sus palabras de bienvenida, sus muestras de afecto, de adhesión y respaldo a la gestión de este Gobierno. Su compromiso firme y decidido para que México realmente acelere su paso de transformación, de desarrollo, de cambio, de crecimiento que permita, realmente, darle a los mexicanos condiciones de mayor prosperidad.

Don Joaquín:

Yo quiero decirle que al estar en ésta, la casa de la CTM, me hace sentir también en casa. Al poderme reunir con amigas y amigos trabajadores de esta gran central obrera, de dirigentes de distintas organizaciones adheridas a la CTM, a quienes expreso gratitud, respeto por el respaldo que de manera libre, mujeres y hombres de esta organización, tomaron y llevaron a cabo, que fue parte importante a la contribución que hicieron para que quien hoy les habla, llegara a esta honrosa y alta responsabilidad, a servirle a México como su Presidente.

Saludo al señor Secretario General Sustituto, don Carlos Aceves. A muy respetados dirigentes de organizaciones adheridas a la central, a esta gran central obrera y, de manera muy particular, a los liderazgos de mujeres y hombres trabajadores que están hoy aquí reunidos en este 77 Aniversario, pero también en este 134 Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional de la Confederación de Trabajadores de México.

Agradezco esta honrosa invitación que se me formulara para estar con ustedes en la clausura de tan importante y trascendental evento, y espacio para poder compartir con ustedes, algunos comentarios.

Desde su creación, la Confederación de Trabajadores de México, le dio un fuerte impulso al movimiento obrero mexicano. Gracias al liderazgo de sus fundadores: Vicente Lombardo Toledano, Fidel Velázquez, se logró unificar al gremio más importante del país. Desde un solo frente para la defensa de sus derechos constitucionales.

A lo largo de varias décadas de lucha, los cetemistas consiguieron que las demandas de los trabajadores se convirtieran en auténticas conquistas laborales.

La CTM ha sido un pilar de la estabilidad económica, la modernización jurídica de las relaciones obrero-patronales y fundamentalmente han hecho ustedes una enorme y trascendental contribución a la paz laboral que vive nuestro país.

La CTM es y seguirá siendo una fuerza de trabajo comprometida con el desarrollo nacional.

Es indudable. Su participación será primordial para lograr los objetivos que nos hemos fijado en materia de crecimiento económico, generación de empleos y desarrollo social.

Ustedes bien saben lo que mi Gobierno ha postulado: cinco importantes metas nacionales que nos hemos trazado llevar a cabo.

La primera. La de lograr un México incluyente, que nos permita disminuir de manera sensible, los niveles de pobreza y de desigualdad social que hay en nuestro país.

Nos hemos propuesto trabajar por un México en paz y de tranquilidad para todos los mexicanos, a través de una nueva política de seguridad y de justicia para todos los mexicanos.

Nos hemos propuesto impulsar reformas estructurales en el ámbito educativo que garanticen que todos los mexicanos tendrán una educación de mayor calidad que les permita hacerse de las herramientas necesarias para incorporarse en los grandes desafíos, en la competencia del mundo global y competido del Siglo XXI.

Nos hemos trazado impulsar un México con responsabilidad global; es decir, asumir y ser parte activa en las grandes causas o en la lucha por las grandes causas de la humanidad.

Y he dejado como final en mi cita de estas cinco grandes metas, el México próspero. El México que nos permita impulsar crecimiento económico de manera sostenida, que sea pilar y sustento fundamental de realmente crear un entorno de oportunidad y desarrollo para todos los mexicanos.

Y que para ese propósito se hace fundamental elevar la productividad entre los mexicanos. No habremos sólo de crecer o de mantener esta inercia de crecimiento, que por sí sola es insuficiente, para asegurar a los mexicanos mayores oportunidades de empleo.

Somos un país que tiene a su favor, en contraste con otros países del orbe, un bono demográfico.

Qué significa esto.

Somos un país donde el mayor porcentaje de la población, y esto habrá de alcanzarse y consolidarse, justamente en esta década que nos está tocando vivir, la que va desde el 2010 hasta el 2020; donde el mayor porcentaje de la población estará en la oportunidad de ser activa, de contribuir al crecimiento y al desarrollo de nuestro país, de contribuir a la generación de riqueza.

Miren que algunas veces lo he explicado como lo que ocurre en un hogar, en cualquier casa. Significa que en un hogar, como ocurre hoy en el país entero, el mayor número de miembros de ese hogar son jóvenes que están en aptitud y en capacidad de trabajar y de contribuir al ingreso familiar. Que no son niños, quienes necesitan el sustento o el respaldo del padre de familia para que puedan estudiar. Ni tampoco son adultos mayores que también demandan, entonces, el que tengan una atención por parte del padre o madre de familia.

Si hiciéramos una comparación, una analogía, entre lo que somos como país, y lo que vive un hogar, donde, insisto, la mayor parte de sus miembros están en aptitud y en capacidad de ser productivos y de generar ingreso a ese hogar, como estamos hoy en aptitud de lograr mayor riqueza y mayor ingreso para todo el país.

Pero una condición fundamental será elevar la productividad entre los mexicanos. Es decir, la aptitud de poder generar mayor riqueza empleando menor tiempo, mayor tecnología, y todo lo que nos permita incorporar conocimiento a lo que estemos generando.

No podemos sólo transitar o seguir siendo un país eminentemente manufacturero, con destacada capacidad para desarrollar manufactura. Nos ha colocado en el mundo como uno de los países con mayor capacidad manufacturera, y esto es muy bueno y positivo, y debemos seguirlo siendo. Pero no podemos quedarnos sólo ahí.

Hoy, el mundo avanza a pasos agigantados y demuestra que es el conocimiento el que se abreva en las aulas, por eso el interés de hacer una Reforma Educativa, ese conocimiento que se incorpora a los productos que se desarrollan, y que llegan a toda la población.

Y que es a través del conocimiento como podemos ser más productivos, o es uno de los factores que nos habrán de permitir ser más productivos.

El contar con una mejor infraestructura, para que esos productos que se generan, que se producen, llevarlos de un lugar a otro, el costo de ese traslado sea menor al poder hacerse a través de vías de comunicación rápidas, seguras y ágiles.

Por eso la importancia de contar con una buena infraestructura.

Eso es lo que tenemos que lograr en estos próximos años. Y mi Gobierno se ha trazado el propósito de alinear el esfuerzo de las entidades del Gobierno Federal en su conjunto, para los grandes objetivos.

Porque no se trata, y lo más grave y delicado sería que las entidades o las dependencias del Gobierno, cada una estuviera en sus esfuerzos dispersos, sin objetivo compartido.

Se trata de que todo el Gobierno alienado, esté trabajando en acciones en el ámbito de competencia de cada dependencia, pero alineadas a alcanzar esos objetivos.

Y dentro del México próspero está, sin duda, el generar condiciones óptimas para atraer mayores inversiones, para desarrollar más infraestructura, que permita elevar la competitividad que como país tenemos. Que eso haga posible que generemos más empleos.

Pero no sólo empleos en términos generales. Se trata de generar empleos bien remunerados, empleos calificados, que deparen a cada trabajador mejores condiciones de vida, a través de estar sujetos o al amparo de una seguridad social, como lo hemos venido postulando, y que yo espero hagamos realidad en próximos meses.

Que tengamos un sistema que asegure mínimos de bienestar, básicos de bienestar, para todos los mexicanos. Y eso sea un aliciente, un acicate para la productividad. Y para desarrollar ese país, modelar ese país que todos queremos.

Vengo aquí, también, a hacer un público reconocimiento a esta gran Confederación que lidera un hombre con capacidad, con talento, con sensibilidad política, que ha sabido armonizar los esfuerzos de todas las partes de esta gran central obrera, y que han tomado por pronunciamiento, su adhesión al Pacto por México. Un instrumento fundamental para impulsar la transformación del México que queremos.

Porque es un instrumento que aglutina una voluntad compartida de las principales fuerzas políticas del país, del Gobierno de la República, que hemos resuelto deponer intereses de orden particular, privado o partidario, para algunos, en aras de lograr acuerdos fundamentales en lo que México debe materializar en reformas estructurales que, insisto, aceleren el desarrollo del país.

Yo reconozco a CTM su adhesión a este proyecto, porque sin duda, es un instrumento que habrá de facilitar el que México pueda acelerar su paso en el camino a la transformación y a un mayor desarrollo para todos los mexicanos.

Quiero decir que a inicios del Siglo XX, los obreros fueron promotores de la lucha por la justicia social y la igualdad de clases, por la búsqueda de mayores oportunidades, de lograr conquistas laborales que hoy son una realidad.

Pero cuál es la enorme diferencia con los trabajadores del Siglo XXI.

En este Siglo XXI serán pieza fundamental los trabajadores de México para poner a México en movimiento hacia un mejor destino. A realmente hacer contribución al clima de paz laboral, de elevar condiciones de productividad para los trabajadores en sus espacios de trabajo; de buscar, a través de conciliación, el que realmente la relación que guardan con los otros factores de la producción, sea posible el respeto a sus conquistas laborales, pero también, sea posible que desde el acuerdo se pueda avanzar en la construcción de mejores vías de crecimiento económico, de progreso, de desarrollo, porque a final de cuentas, eso impacta en las condiciones de bienestar que tiene cada familia mexicana.

Compañeras y compañeros cetemistas:

Gracias, por dejarme sentir en casa. Sepan que a quien apoyaron, a quien respaldaron antes y ahora, está firmemente decidido a trabajar por el bienestar de México.

Sé la enorme responsabilidad que significa ser Presidente de México.

Y porque lo sé, estoy decidido a trabajar con todo entusiasmo, con enorme compromiso y con toda decisión para que México alcance las metas, las grandes metas que se ha trazado y que eso le signifiquen el país condiciones de prosperidad, bienestar y desarrollo para todos los mexicanos.

Yo celebro que hoy México transite de un sindicalismo, básicamente de defensa laboral, a un sindicalismo promotor del empleo y de la productividad.

El Gobierno de la República procurará en todo momento la complementariedad entre derechos y obligaciones laborales con las necesidades de productividad y competitividad del país.

En el marco de esta celebración, reconozco la disposición de la familia cetemista para iniciar una nueva etapa en el desarrollo nacional.

Yo los invito a que juntos llevemos a cabo las acciones y las reformas que el país demanda para asegurar prosperidad y desarrollo para todos los mexicanos.

Gracias por su hospitalidad y éxito a los acuerdos tomados en esta Asamblea que han llevado a cabo.

Voy a proceder, amigas y amigos cetemistas, con la presencia de su dirigente Nacional y de sus distintos dirigentes de organizaciones obreras adheridas a la CTM.

Voy a proceder a esta declaratoria de clausura en este doble aniversario, en el Día de la Bandera y en el 77 Aniversario de esta gran central obrera.

Siendo las 12 horas con 35 minutos, del día 24 de febrero del 2013, me es grato declarar clausurada la 134 Asamblea General Ordinaria de la Confederación de Trabajadores de México, organización de tradición y de historia, que sigue vigente en la promoción y defensa de los intereses de los trabajadores y ahora de la productividad del país.

Muchas gracias.