Al imponer la Condecoración Mexicana del Águila Azteca al Presidente del Uruguay, José Mujica, en el marco de la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que “tenemos que seguir soñando y creando, día a día, la región audaz, moderna y competitiva que anhelamos”.

Recordó que Uruguay fue el primer país que visitó oficialmente como Presidente de México, debido a la importancia que su Gobierno le otorga a la relación bilateral, y confió en que Uruguay y México “serán actores responsables y proactivos, en la construcción de una región latinoamericana más fuerte, unida y próspera”.

Explicó que la Condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca es el máximo reconocimiento que el pueblo de México otorga a quienes han realizado grandes aportaciones en el porvenir de nuestra Nación y del mundo entero.

Destacó de manera especial que, del Presidente de Uruguay, a quien calificó como un verdadero amigo y gran aliado del pueblo mexicano, se valora su apertura y su disposición para compartir experiencias exitosas, como el Plan CEIBAL, que inspiró el programa de entrega de computadoras a los niños de 5º y 6º grado de primaria que se ha puesto en marcha en México.

Señaló que México es un país profundamente identificado y comprometido con las mejores causas y anhelos de la comunidad internacional y, particularmente, con aquellos que comparten las naciones latinoamericanas.

“Los pueblos latinos, además de impulsar valores fundamentales, como la paz, la libertad, la tolerancia y la cooperación, también nos sentimos identificados en la lucha permanente por lograr un desarrollo equitativo, justo y armónico para nuestras sociedades”, dijo.

Afirmó que en ese esfuerzo colectivo, grandes mujeres y hombres han forjado el alma latinoamericana, que nos une desde México hasta la Patagonia. “Me refiero a talentos ejemplares, cuya vida y obra son fundamentales en la identidad americana. Libertadores como Simón Bolívar, José María Morelos o José Artigas; así como a pensadores y poetas universales como José Martí, Octavio Paz o Mario Benedetti”, expresó.

Y precisamente, indicó, “uno de estos luchadores sociales es nuestro amigo don José Mujica, quien desde su temprana juventud y con gran audacia asumió la vocación de convertirse y ser un agente transformador de su país”.

El Presidente Peña Nieto mencionó que Uruguay suma ya más de 10 años de crecimiento económico con estabilidad y, además de ello, ha impulsado políticas sociales que han hecho de este país el más equitativo de América Latina.

Al Mandatario uruguayo le dijo que “bajo su liderazgo, Uruguay se ha distinguido por ser un país conciliador, que contribuye decididamente a la unidad de los pueblos latinoamericanos. Es admirable su forma de entender y hacer política. Su experiencia y filosofía de vida, lo hacen un gran estadista de nuestro siglo”.

“ME SIENTO UN AMIGO DE CORAZÓN DE MÉXICO”: PRESIDENTE JOSÉ MUJICA

El Presidente del Uruguay, José Mujica, después de que recibió de manos del Presidente Enrique Peña Nieto la Condecoración del Águila Azteca, expresó su agradecimiento y reconocimiento al abrigo que brindó México a quienes, de España o de naciones de otras latitudes, han buscado refugio.

“Después, empezábamos a despertar y sabíamos los dolores de la República española y lo que significó México. Después, andando y andando en la historia de nuestra América, cuántos latinoamericanos perseguidos recalaron bajo el Pabellón mexicano. Cuánta gente del mundo, exiliados, recogió México”, afirmó.

“Me siento”, aseguró, “un amigo de corazón de México. Por razones culturales, por los compatriotas en el exilio que recalaron allí, algunos compañeros de mi alma, otros compatriotas todos. Sé lo que significaba el pan, el albergue, el cariño, que sembró México por todas partes”.

Y al dirigirse al Presidente Enrique Peña Nieto, expresó finalmente: “Le agradezco de corazón este homenaje y esta medalla, que en realidad es un regalo para mi pueblo”.