Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer la muy amable invitación y saludar a Francisco Funtanet Mange, Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos.

Saludar al Ministro de la Suprema Corte de Justicia.

A los señores Gobernadores aquí presentes.

A integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

A dirigentes de organizaciones sindicales.

A dirigentes de organizaciones empresariales.

A legisladores Federales aquí presentes.

Al señor Rector de la Máxima Casa de Estudios, a quien saludo con respeto.

A integrantes del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país.

A empresarias, y a empresarios.

Y a esta muy distinguida concurrencia.

En primer término quiero agradecer la comprensión mostrada por ustedes para no acompañarles en el curso de la comida que ustedes han celebrado, atendiendo a lo que, sin duda, ha sido un momento difícil para toda la Nación, de consternación y de indignación.

Hace un momento, la Procuraduría General de la República informó los avances de las investigaciones sobre los muy lamentables hechos ocurridos los días 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero.

Los hallazgos presentados indignan y agravian a toda la sociedad mexicana.

Con firme determinación, el Gobierno de la República mantendrá los esfuerzos para el total esclarecimiento de los hechos.

No basta con la captura de los autores intelectuales. Detendremos a todos los que participaron en estos crímenes abominables.

A los padres de familia de los jóvenes desaparecidos y a la sociedad en su conjunto, les aseguro que no cejaremos hasta que se haga justicia.

Los acontecimientos en Iguala nos han indignado y conmovido a todos. Han despertado la solidaridad de los mexicanos con los familiares de los jóvenes normalistas.

Como Presidente, comparto absolutamente estos sentimientos. He escuchado personalmente el dolor y la angustia de los padres de familia y les he compartido los esfuerzos emprendidos para conocer la verdad de los hechos.

En su momento, dada la complicidad de las autoridades municipales con la delincuencia organizada y la debilidad institucional del gobierno de Guerrero, ordené al Gabinete de Seguridad apoyar a las autoridades estatales en la localización de los jóvenes y en las investigaciones de los hechos.

Por obligación y convicción, el Gobierno de la República desplegó un amplio operativo y así lo sigue haciendo. Haciendo uso de todos los medios y capacidades materiales del Estado.

El resultado de esos esfuerzos institucionales son los que hoy ha informado el Procurador General de la República.

A los padres, familiares y compañeros de los jóvenes normalistas, les reitero mi solidaridad y el total respaldo de mi Administración.

Las investigaciones serán llevadas hasta las últimas consecuencias. Todos los culpables serán castigados en el marco de la ley.

Para hacer justicia y lograr un México en paz, el Gobierno de la República seguirá actuando con decisión y firmeza contra el crimen organizado.

Atendiendo la invitación que me han formulado, reitero el gusto que me da acompañarles en esta Reunión Anual de Industriales 2014.

En esta oportunidad, reconozco el liderazgo, compromiso y contribución de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos al desarrollo de México.

Con su diario trabajo, los integrantes de la CONCAMIN generan empleo y bienestar para miles de familias en todas las regiones del territorio nacional.

Ustedes, mujeres y hombres que confían en su país y suman esfuerzos para que México sea un país más próspero.

Desde 1918, la CONCAMIN ha acompañado y respaldado las grandes transformaciones nacionales; 96 años después esta Confederación mantiene vigente su tradición constructiva, aportando el talento y la experiencia de sus afiliados.

Juntos estamos transformando a México y sentando, además, bases firmes para un nuevo y más vigoroso desarrollo industrial.

A nuestra estabilidad macroeconómica, apertura comercial y solidez del sistema bancario, estamos incorporando nuevos elementos en favor de la productividad y competitividad de la industria mexicana. 

El primer elemento, y seguramente el más difundido, son las reformas transformadoras.

En tan sólo 20 meses se concretaron 11 reformas transformadoras que abren rutas adicionales para el crecimiento económico y representan beneficios claros para el sector industrial y, en consecuencia, para el bienestar de las familias mexicanas.

La Reforma Laboral no sólo flexibiliza y brinda mayor eficiencia al mercado laboral, sino que también promueve la capacitación y medidas en favor de la productividad.

Con la Reforma Educativa se establecen los mecanismos para elevar la calidad de la enseñanza y fortalecer nuestro capital humano y capacidad innovadora.

La Reforma en materia de Competencia Económica permite que los industriales concurran y compitan con mayor igualdad de condiciones en todos los sectores de la economía.

Por su parte, la Reforma en Telecomunicaciones permitirá que los industriales en cualquier parte del país puedan acceder a servicios digitales con mayor calidad, velocidad y cobertura, fortaleciendo su conectividad global.

A su vez, la Reforma Financiera crea condiciones para incrementar el financiamiento al sector privado con mejores tasas.

Además, esta reforma fortalece la Banca de Desarrollo en favor de los emprendedores, innovadores y exportadores mexicanos.

Adicionalmente, la Reforma Hacendaria impulsa la formalidad de la economía y eleva la inversión pública en rubros estratégicos para el crecimiento de largo plazo, como educación, ciencia y tecnología o infraestructura.

Y finalmente, la Reforma Energética. Además de ser el cambio económico más importante de los últimos 50 años, representa el mayor impulso a los industriales del país.

Por un lado, les asegura un suministro confiable y constante de energéticos a precios competitivos internacionalmente.

Por otro lado, a partir de sus reglas de contenido nacional, esta reforma les permite ser parte de las cadenas de valor y de proveeduría nacional de las grandes empresas del sector energético que se establezcan en nuestro país.

De esta forma, la Reforma Energética será un instrumento clave de la nueva política industrial del país.

El segundo elemento de transformación que apoya la actividad de los industriales es el desarrollo de infraestructura.

El Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que hemos puesto en marcha y que estamos materializando, contempla una inversión pública-privada cercana a los ocho billones de pesos, casi la mitad del PIB de este año, lo cual implica una inversión promedio anual superior al 8 por ciento del Producto Interno Bruto.

Este programa prevé ampliar y modernizar tres mil kilómetros de autopistas, prácticamente duplicar la capacidad de nuestros puertos y desarrollar sistemas ferroviarios de vanguardia.

Todos estos proyectos también incrementarán la competitividad de la industria nacional al reducir los costos y tiempos de transporte y elevar sus capacidades logísticas para conquistar nuevos mercados.

El tercer elemento en favor del desarrollo industrial de México es, precisamente, una nueva política en esta materia.

A partir del Programa de Desarrollo Innovador 2013-2018 y de un positivo diálogo con el sector, o sector por sector, hoy tenemos una nueva política industrial.

Esta innovadora política de fomento tiene elementos transversales, que promueven el desarrollo de proveedores y de los procesos de innovación, así como de la formación de clústers y de capital humano.

Además, contempla agendas con medidas diferenciadas para 26 sectores estratégicos, agrupados en tres tipos: los sectores tradicionales o maduros, como el textil, de calzado o metalúrgico, que atraviesan una nueva etapa de transformación tecnológica; los dinámicos, que destacan por su ritmo de crecimiento acelerado, como el automotriz, aeroespacial o eléctrico-electrónico; y el tercer tipo, conformado por sectores emergentes o de avanzada, como el de las tecnologías de la información y la comunicación, en el que hoy México es el tercer proveedor mundial.

Finalmente, el cuarto elemento de cambio en favor de los industriales son los renovados esfuerzos para promover la formalidad y fortalecer el Estado de Derecho en las actividades económicas del país.

En este rubro destaca la Estrategia Crezcamos Juntos, que incentiva la formalidad a partir del régimen de incorporación fiscal, y el régimen de incorporación a la seguridad social.

Igualmente, se ha establecido una importante vinculación con el sector privado, a través de la Mesa de Combate a la Ilegalidad, cuyos trabajos han permitido combatir el contrabando, el comercio ilícito y prácticas de competencia desleal.

En su conjunto, estos cuatro elementos de transformación están creando un entorno más propicio para el desarrollo de la industria en México y, en consecuencia, para la generación de miles de empleos formales y de calidad.

Señoras y señores:

El México próspero que todos queremos, requiere de la decisión y empuje de todos los industriales del país.

Confío en que las mujeres y hombres de la CONCAMIN, seguirán aportando al engrandecimiento de nuestra Nación.

Cada vez que sus industrias elaboran un producto de calidad, no sólo están generando valor agregado, también están proyectando el trabajo, el talento y la capacidad de los mexicanos. Así de trascendente y así de simbólica es su diaria labor.

Mi reconocimiento a todos ustedes por su firme iniciativa y su incansable espíritu emprendedor en favor de México.

Muchísimas gracias.

Y agradeciendo esta muy amable y atenta invitación de la que se me ha participado, agradeciendo la compresión de ustedes y atendiendo también esta convocatoria para que sigamos trabajando en favor de México, para que sigamos uniendo esfuerzos, armonizando nuestro trabajo diario en favor de la construcción del México que todos queremos.

Por eso, me resulta particularmente grato y siendo un honor, hoy, 7 de noviembre de 2014, declarar clausurados los trabajos de la Reunión Anual de Industriales 2014 de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos, convencido de que sus conclusiones contribuirán a impulsar el desarrollo nacional.

Felicidades y muchísimas gracias.