Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Saludo con respeto al señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

Al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Al señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Agradezco esta gran oportunidad de estar aquí, en este espacio de la Secretaría de Marina, y saludo a su titular, al Almirante Secretario de Marina de nuestro país.

Al General Secretario de la Defensa Nacional.

A los integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República.

A los altos mandos de nuestras Fuerzas Armadas hoy aquí reunidos.

A los distinguidos invitados a este acto conmemorativo de un aniversario más de la Armada de México.

A Legisladores Federales aquí presentes.

Y a muy distinguidos invitados.

Saludo a los Almirantes y Generales, Capitanes y Jefes, Oficiales, Cadetes, Clase, Tropa y Marinería.

Señores representantes de los medios de comunicación.

La Armada de México es una institución que ha demostrado invariablemente en el transcurso de nuestra historia nacional, su lealtad, entrega y vocación de servicio.

En la salvaguarda de nuestra soberanía y en la defensa de la integridad del territorio nacional, las mujeres y hombres de la Marina hacen gala de su determinación, profesionalismo y compromiso permanentes.

La dedicación de los marinos está presente en la defensa de nuestro mar territorial y costas; de nuestras aguas interiores y ríos navegables; lo mismo que en la protección de nuestros recursos naturales e instalaciones Federales.

Los mexicanos valoramos su entrega al proteger y ordenar el tráfico marítimo, fluvial y lacustre; al realizar operaciones de rescate y salvamento, y al brindar seguridad a la flota pesquera y a la Marina mercante.

Además de ello, el país reconoce sus importantes aportaciones al respaldar con firmeza a las instituciones de Seguridad Pública y al auxiliar a la población civil en casos de desastre.

Por todas estas razones, es un gusto reunirme con ustedes en esta fecha emblemática: el Día de la Armada de México.

Desde aquí, expreso mi mayor reconocimiento y felicitación a los más de 54 mil elementos de la Armada de México en su día.

Desde hace 193 años, esta gloriosa institución militar ha defendido las mejores causas y los más altos ideales de nuestro pueblo.

Un día como hoy, pero de 1825, la entonces Marina Nacional se cubrió de gloria al lograr que las últimas tropas españolas, que aún se encontraban apostadas en el fuerte de San Juan Ulúa, abandonaran nuestro país.

Un elemento clave en aquella victoria fue la inteligencia y determinación del Capitán de Fragata Pedro Sainz de Baranda, quien impidió que la resistencia española en el fuerte fuera reabastecida.

Por sí mismo, este episodio es una clara muestra de la visión estratégica, precisión y eficacia que, desde entonces, distinguen a la Marina.

Por eso, a 189 años de distancia, es un honor recordar con ustedes aquella, la primera operación naval de la Armada Nacional, que habría de consolidar nuestra Independencia desde el mar.

El espíritu de lucha, lealtad y sentido del deber que mostraron los marinos de 1825, es el mismo que guía a las mujeres y hombres de la Armada de nuestros días.

Ésta es una fuerza de mar, tierra y aire, integrada por personal profesional y altamente especializado.

Es una institución que impulsa la educación de excelencia, a través de sus prestigiados planteles, como la Heroica Escuela Naval Militar y el Centro de Estudios Superiores Navales.

La Armada también es una institución moderna y a la vanguardia, que utiliza tecnología de punta en sus procesos de planeación estratégica y de coordinación operativa.

Así lo constatamos esta mañana, al supervisar el funcionamiento de la Unidad de Inteligencia Naval.

Con instalaciones y equipamiento de última generación, así como un sobresaliente capital humano, la Armada es parte esencial del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República, que sirve a todos los mexicanos.

Todos los días, la Secretaría de Marina y las demás dependencias que la integran, se coordinan para detectar, analizar y neutralizar riesgos a la seguridad del país, y a la integridad de los mexicanos.

Con su acción cotidiana, nuestras Fuerzas Armadas contribuyen decisivamente a salvaguardar las instituciones, a asegurar la vigencia del Estado de Derecho y a resguardar las libertades de las personas.

Como dignos herederos de una tradición de excelencia y compromiso institucional, estoy seguro de que sus elementos seguirán dando lo mejor de sí en la defensa de la Patria y en la protección de la sociedad.

Los desafíos que enfrenta el México de hoy son muy distintos a los que tuvieron que encarar los marinos del Siglo XIX, pero al igual que ellos, ustedes tienen el honor y la responsabilidad de contribuir a la seguridad, al progreso y al bienestar de toda una Nación.

Integrantes de la Armada de México:

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reconozco la lealtad, tenacidad y profesionalismo de los integrantes de esta noble e histórica institución.

Confío en que cada misión que les sea asignada será cumplida con rectitud, espíritu de cuerpo, vocación de servicio y absoluto respeto a los derechos humanos.

Así lo han hecho los integrantes de las 10 unidades operativas que este día han recibido menciones honoríficas. Sepan que son un ejemplo para sus compañeros de armas y un orgullo para todo el país.

Les agradezco su entrega y les felicito por este merecido reconocimiento.

En esta fecha memorable, reitero mi amplia felicitación a todos quienes conforman el gran equipo de la Armada de México.

Sigan demostrando su valor y compromiso al defender nuestras instituciones y continuar construyendo, entre todos los mexicanos, la grandeza del país.

En nuestras Fuerzas Armadas, en el Ejército Mexicano, Fuerza Aérea Mexicana y en la Armada de México, nuestra Nación tiene sólidos pilares para seguir consolidando un mejor futuro.

Quiero hacer aquí, una vez más, un amplio reconocimiento a la estrecha coordinación que guardan las instituciones de nuestras Fuerzas Armadas y las demás entidades que forman parte del Gobierno de la República y que en su conjunto son parte del Gabinete de Seguridad Nacional, por su coordinación, por su gran lealtad a las instituciones democráticas del país y, sobre todo, a esta misión y esta actitud de trabajar en equipo para que juntos sumemos capacidades al servicio de todos los mexicanos.

Nuevamente, a todas y a todos los integrantes de la Armada de México, mi mayor felicitación, mi amplio reconocimiento.

Y sigamos juntos, aportando todas nuestras capacidades y nuestra entrega, y lealtad mayor, al servicio de la Patria.

Muchas gracias y muchas felicidades.