Al señalar que “un país protector de los derechos humanos no es aquel donde existen leyes vanguardistas, sino donde existen menos violaciones a los derechos y libertades de los ciudadanos”, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, resaltó hoy la sensible disminución de quejas contra la Administración Pública Federal ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), particularmente por el “nuevo enfoque de seguridad y justicia que protege la vida e integridad de los ciudadanos”.

En la ceremonia en que recibió el Informe de Actividades 2013 del Presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva, el Primer Mandatario señaló que en esta materia “de ninguna manera podemos caer en triunfalismos”.

“Ésta es una tarea permanente, un compromiso irrenunciable del Gobierno de la República ante una sociedad que con toda razón exige de quienes tenemos responsabilidad pública, redoblar esfuerzos para dar respuesta oportuna a sus demandas y exigencias”, apuntó.

Aseguró que la promoción, el respeto y la protección a los derechos humanos son deberes irrenunciables de un Estado democrático, y un firme compromiso del Gobierno de la República.

El Titular del Ejecutivo Federal expuso algunos avances que esta Administración ha tenido en la materia:

Primero: Se impulsa la promoción y defensa de los derechos humanos en toda la Administración Pública Federal. En abril de 2013, se reestructuró la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación con dos nuevas áreas estratégicas: las Direcciones Generales de Política Pública de Derechos Humanos y la de Estrategias para la Atención de Derechos Humanos.

De manera complementaria, se ha conformado la red de enlaces en distintas dependencias de la Administración Pública Federal, a fin de promover y respetar los derechos humanos en sus actividades cotidianas.

Segundo: Se está fortaleciendo el marco legal y el andamiaje institucional a favor de los derechos humanos. 2013 fue un año importante para nuestro país en esa materia. Las reformas constitucionales que se han concretado, tienen como eje central el fortalecimiento y ampliación de los derechos fundamentales; entre otros, se ha garantizado el acceso a una educación equitativa y de calidad, la libertad de expresión y el acceso a tecnologías de la información y comunicación, incluido el internet. Además, la nueva Ley de Amparo incluye innovadores mecanismos de defensa y protección de los derechos humanos, reconocidos por la Constitución y los tratados internacionales de los que nuestro país es parte.

Asimismo, entró en vigor la Ley General de Víctimas, una norma que cumple con estándares internacionales en materia de asistencia, protección, atención, reparación integral y restitución de los derechos de las víctimas. A fin de dar cumplimiento a esta ley, se instaló el Sistema Nacional de Atención a Víctimas, encargado de establecer y supervisar los programas y acciones de apoyo a víctimas en los tres órdenes de Gobierno.

Por otra parte, se publicaron dos reformas a la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, una que la dota de facultades para supervisar el respeto a los derechos fundamentales en el sistema de reinserción social, y otra que amplía las modalidades que tienen los ciudadanos para presentar una queja o reclamo ante la Comisión.

Además, se fortalecieron las capacidades institucionales para erradicar la trata de personas y garantizar la protección a defensores de los derechos humanos y periodistas.

El Presidente Peña Nieto afirmó que “con todo ello, el Estado mexicano está mejor preparado para hacer frente a flagelos sociales que lastiman sensiblemente a nuestra sociedad”.

Tercero: Se siguen protegiendo y promoviendo los derechos fundamentales de niñas, niños y adolescentes. Se firmó un convenio de colaboración entre el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, y diversas dependencias, que contribuyen al respeto y cumplimiento de los derechos de la infancia y la adolescencia en nuestro país.

Asimismo, en el marco del Programa Nacional Alerta Amber México, se han sumado esfuerzos públicos, privados y sociales para incrementar la capacidad de localización de niñas, niños y adolescentes perdidos, y en este sentido, en 2014 se han activado 23 alertas nacionales, que han permitido localizar a 17 menores.

Cuarto: Se elabora el Programa Nacional de Derechos Humanos. En breve se presentará este documento rector de carácter transversal que conjuntará los esfuerzos para consolidar la cultura de respeto y protección en esta materia. Hay que destacar que por primera vez este instrumento contará con indicadores y mecanismos de evaluación independientes. Cabe señalar que México es uno de los pocos países en el mundo que contará con un Programa Nacional de Derechos Humanos.

Quinto: Se han tomado medidas adicionales para garantizar la seguridad integral de la mujer. Se ha ampliado el modelo de Centros de Justicia para las Mujeres, en los cuales se les brinda orientación integral en casos de violencia. En total, suman ya once centros en todo el país y para este año se pondrán en funcionamiento cuatro más.

También se puso en marcha el Programa de Excarcelación de Mujeres Indígenas, gracias al cual 54 de ellas, presas injustamente, han recuperado su libertad.

Sexto avance: Mayor compromiso y vinculación internacional. México está decidido a adoptar las mejores prácticas de derechos humanos que hay a nivel global y, sobre todo, a ser un estado que cumple y contribuye con el Sistema Internacional de Derechos Humanos. Congruente con ello, se han atendido con acciones puntuales las recomendaciones de esta Comisión Nacional, así como las resoluciones y sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Respecto a su vinculación internacional, en noviembre pasado, México fue electo miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el periodo 2014-2016. Se trata de una gran oportunidad, para contribuir a la promoción y respeto a los derechos humanos en todo el mundo.

El Presidente de la República anunció que la próxima semana México presentará su respuesta oficial a las recomendaciones recibidas recientemente en el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En su conjunto, continuó, “estos avances dan testimonio del firme compromiso que tiene el Gobierno de la República para lograr que los derechos fundamentales sean una realidad en la vida cotidiana de todas y todos los mexicanos”.

LA CNDH TRABAJA EN UN AMBIENTE DE LIBERTAD Y RESPETO A SU AUTONOMÍA: PLASCENCIA VILLANUEVA

El Presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva, reconoció que en lo que va de la presente Administración Federal, el trabajo de la CNDH se ha desarrollado en un ambiente de libertad y respeto constitucional de la autonomía que le es inherente. “Nos permite actuar alejados de cualquier compromiso que no sea el pleno respeto a los derechos humanos”, subrayó.

En México, agregó, “estamos viviendo un momento de profundos debates y grandes reformas” y celebró que a 15 años de su autonomía constitucional, la CNDH se ha fortalecido hasta convertirse en una institución fundamental para el Estado mexicano, atributo indispensable para el buen desempeño de las funciones que tiene encomendadas.

Precisó que a lo largo de 2013 se dieron pasos importantes para avanzar en el respeto a los derechos humanos como mejoras legales, impulso al conocimiento de esos derechos y la apuesta al fortalecimiento de las instituciones, y dijo que se observaron acciones importantes para incrementar la cultura de la legalidad y de respeto a los derechos de las personas.

Ello repercutió “en la evolución de las quejas en algunos ámbitos, así como la responsabilidad con que servidores públicos del Estado mexicano afrontaron las violaciones a los derechos humanos”. Al respecto, reconoció la buena disposición y voluntad del Gobierno Federal en sumar acciones para prevenir y remediar los casos que se presentaron, “al aceptar todas las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos durante 2013, incluyendo algunas que se habían rechazado durante el año 2012”.

Plascencia Villanueva resaltó que disminuyeron cerca del 50 por ciento con respecto al 2012, las quejas en contra del Ejército mexicano, y señaló que ello se debe a que un alto porcentaje de las actividades de capacitación se dirigieron a los servidores públicos de las dependencias y entidades gubernamentales que concentraron el mayor número de quejas.

Destacó asimismo, el vínculo de trabajo logrado con la Secretaría de Gobernación que a través de un convenio de colaboración permite la debida capacitación y certificación en derechos humanos de todos los servidores públicos de la Administración Pública Federal.