Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Les saludo con gran respeto, con afecto y agradeciendo su hospitalidad, las muestras de calidez que tienen para conmigo.

Y quiero saludar con respeto y agradecimiento al señor Gobernador del estado de Quintana Roo, por su hospitalidad, por la gran solidaridad que ha expresado para que se sume al esfuerzo compartido que hacemos, Gobierno y sociedad, para transformar y mejorar nuestro país.

Quiero saludar a las distintas autoridades aquí, presentes, del Gobierno de la República, del gobierno del estado de Quintana Roo.

A los titulares de los distintos Poderes.

A mandos militares, a mandos navales.

A los presidentes municipales, particularmente de Lázaro Cárdenas, de Solidaridad y de Benito Juárez, que están aquí, presentes.

A legisladores Federales que nos acompañan.

A representantes y presidentes de la empresa constructora de esta obra, que hoy estamos entregando, en beneficio de toda esta región Peninsular.

A delegados Federales aquí presentes.

Pero, sobre todo, a las y los representantes de la sociedad quintanarroense que nos acompañan en este evento. A sus mujeres, a sus jóvenes y a sus hombres de trabajo.

Muchas gracias por acompañarnos.

Me complace y me congratulo de estar nuevamente aquí, en Quintana Roo, sobre todo inaugurar esta importante obra de infraestructura carretera y de comunicación para nuestro país.

Se suma a los varios proyectos que el Gobierno de la República viene impulsando de manera coordinada con las autoridades estatales para lograr una mejor conectividad, una mayor integración de las distintas regiones de nuestro país y, sobre todo, contribuir a que nuestro país sea más competitivo y más productivo.

Esto significa que, a partir de esta condición, logremos realmente generar empleos mejor remunerados, mayor número de empleos, mayor derrama económica, mayor desarrollo económico en las distintas regiones de nuestro país.

Esta obra, la que hoy estamos entregando, las características aquí ya se han compartido. Las han externado quienes me han antecedido en el uso de la palabra, particularmente el Secretario de Comunicaciones y Transportes, quien nos ha dado cuenta de cada una de las condiciones y particularidades de esta importante obra de infraestructura que hoy estamos entregando.

Que beneficia no sólo a los habitantes de Quintana Roo, sino que realmente viene a generar un impacto importante en el desarrollo de toda la Península de Yucatán.

Beneficia especialmente a Quintana Roo, a Yucatán y, también, a Campeche, al facilitar y al acercar las regiones que comunican esta importante obra de infraestructura, de una importante inversión económica de más de mil 200 millones de pesos.

Pero, sobre todo, aquí hay otra característica de especial relevancia, es una carretera verde.

En alguna de las imágenes que estábamos observando veíamos algunas obras que acompañan esta importante carretera, y que no son otra cosa sino, realmente, el asegurar que esta carretera sea respetuosa de nuestro medio ambiente.

Con lo cual, claramente acreditamos que las obras de infraestructura que el Gobierno de la República está promoviendo, está desarrollando y está impulsando, sean respetuosas de nuestro medio ambiente.

Sabemos que esta obra, que atraviesa prácticamente por esta zona de selva de esta región, es respetuosa de la flora y de la fauna, y que se han hecho obras, precisamente, para garantizar el respeto a esta fauna y flora de esta región selvática en la que nos encontramos.

Esto, insisto, es condición indispensable de las obras de infraestructura que el Gobierno está desarrollando porque, a final de cuentas, somos un Gobierno comprometido con el desarrollo económico pero, al mismo tiempo, comprometidos con la sustentabilidad.

Esto es, con el pleno respeto al medio ambiente y, sobre todo, garantizar las mejores condiciones para el entorno que hoy tenemos, y que sea respeto y mejor legado a las futuras generaciones.

Así lo estamos haciendo, y aquí hoy lo estamos acreditando.

Esta obra de infraestructura se suma a los grandes proyectos que el Gobierno de la República está desarrollando.

Ya el Secretario de Comunicaciones también dio cuenta de la gran proyección que tenemos en materia de infraestructura carretera: 46 autopistas a desarrollarse, y eventualmente podremos llevar o llegar a un mayor número de autopistas.

Pero, hoy, claro es el objetivo: 46 autopistas, con más de tres mil kilómetros de nuevas autopistas, que se vienen construyendo a lo largo de esta Administración. Nueve ya hoy operando, 13 prácticamente por entrar en operación, y con lo cual nos acercamos a la meta trazada.

Y que de ser posible, como también nos lo hemos propuesto, podamos, incluso, ir a un mayor número de kilómetros que permitan una mejor conectividad para nuestro país.

A la par de ello, son casi tres mil kilómetros de autopistas, también, de carreteras que ya existen actualmente, y que está en el proyecto del Gobierno de la República lograr su modernización, tanto en ampliación como rehabilitación de casi otro tanto, tres mil kilómetros de modernización de distintas carreteras federales que hoy comunican a toda la República Mexicana.

Éste es el amplio horizonte que tiene el Gobierno de la República en materia de infraestructura carretera, advirtiendo que un país mejor conectado, que un país mejor comunicado, nos permite realmente acelerar el desarrollo económico.

Ya Areli nos ha testimoniado aquí, en su participación, lo que para ella ha significado o significará esta obra; cómo ha hecho un recuento, un balance de cómo se encontraba Playa del Carmen hace apenas ocho años.

Recordemos que Quintana Roo es el estado más joven del país, con apenas 40 años o próximo a cumplir 40 años de haberse erigido como entidad federativa, y que en muy pocos años, sin duda ha habido un gran impulso al desarrollo económico de esta región.

Y hoy vemos un nuevo rostro, un nuevo rostro del estado, un nuevo rostro urbano de los principales centros de desarrollo que están permitiendo la generación de más empleos para los quintanarroenses y para muchos mexicanos que encuentran en esta región la oportunidad de realización personal.

Por eso el Gobierno de la República continuará a paso firme y decidido en la concreción del proyecto de infraestructura y de proyecto de Nación que el Gobierno se ha trazado para servir a todos los mexicanos.

Quisiera agregar con ustedes alguna otra reflexión.

Es claro que en las últimas semanas, México ha vivido un proceso o ha pasado por un momento de gran consternación nacional, ante los hechos ocurridos en Iguala, de todos los mexicanos conocido y seguramente de muchas partes del mundo.

Pero tengamos también presente que este momento crítico, este momento doloroso, especialmente para los padres de familia, cuyos hijos están desaparecidos y cuya investigación lleva a cabo la Procuraduría General de la República, quien tendrá que esclarecer, ante los propios padres, y ante la opinión pública, ante toda la sociedad, qué fue y quiénes son, como ya ha ocurrido hoy la detención de varios de los responsables de estos hechos.

Pero este punto también marca un punto de inflexión para la Nación, porque a partir de este hecho se han suscitado reflexiones, comentarios, señalamientos. Todos ellos en un orden que deben tomarse como una reflexión al momento que México está viviendo y que, a final de cuentas, debemos asumir una actitud propositiva y constructiva del México que queremos tener para esta sociedad y la que queremos legar a nuestros hijos, a las futuras generaciones.

Sólo una actitud constructiva, una actitud positiva y de propuesta será la que nos permita modelar, entre todos, entre sociedad y Gobierno, el México que queremos tener y el México que queremos proyectar hacia el mundo entero.

De nosotros depende, de todas y todos nosotros depende realmente construir y modelar el México que queremos tener, en el que queremos vivir: un país que realmente esté alejado de escenarios de violencia, de escenarios que no hagan posible una sana convivencia y una plena armonía social.

Eso es lo que queremos los mexicanos.

Hemos escuchado distintas posiciones a lo largo de estas semanas, de condena de hechos de violencia.

Y con toda razón, porque lo que los mexicanos queremos es un país de paz y de tranquilidad.

Queremos encontrar condiciones óptimas para el desarrollo pleno de nuestra sociedad, para que cada mexicano encuentre espacios plenos también de realización individual. Y eso es lo que estamos buscando.

Al Gobierno, a los gobiernos de todos los órdenes, nos corresponde acometer este reto.

Hoy, estamos claros, ante los hechos y ante los distintos puntos o expresiones de reflexión que la sociedad ha compartido.

Y esto debe marcar, insisto, un punto de inflexión, que nos permita actuar con firmeza, con entereza, con ánimo renovado para seguir construyendo el país que todos queremos.

El Gobierno de la República, el Presidente de la República está en esta firme decisión y determinación, de seguir conduciendo al país por el sendero de mayor progreso, de mayor desarrollo, de mayor bienestar y elevada calidad de vida de todos los mexicanos.

Ese es el reto, ese es el compromiso, y por eso estamos trabajando.

Muchísimas gracias.

Muchas gracias.

Y quiero dejar aquí, en ustedes, un saludo fraterno, de gran respeto, de reconocimiento a la participación social que tienen los quintanarroenses.

Y que sepan que en el Gobierno de la República tienen a un aliado para seguir construyendo un mejor Estado y, en ello, una mejor Nación.

Muchísimas gracias.