Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a todas las autoridades del Gobierno de la República que están aquí, presentes, particularmente del sector salud.

Al Presidente de la Comisión de Gobernación de la Asamblea del Distrito Federal, a quien saludamos con respeto.

Al dirigente o representante de la Dirigencia Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado. Muchas gracias por estar aquí, presentes.

A los servidores públicos que hoy nos acompañan del sector salud.

A quienes laboran, además, en este Hospital Homeopático, que hoy estamos inaugurando formalmente.

Les saludo con respeto y con afecto.

Secretaria:

Me da mucho gusto finalmente poder venir a inaugurar este hospital.

Usted me lo había referido ya en varias ocasiones. Habíamos pospuesto la oportunidad de poder estar aquí. Y la verdad me resulta muy grato conocer de la historia que la homeopatía tiene en nuestro país.

Éste, como usted lo ha señalado, ha sido de los primeros hospitales que se construyeron en el Siglo XIX, precisamente, para dar atención a la salud de los mexicanos, en lo que era su capital o su ciudad capital, y lo sigue siendo.

Y, sin duda, acredita aquí, lo que hoy estamos inaugurando, el compromiso permanente y reiterado que tiene el Gobierno de la República de trabajar por la salud de los mexicanos; de ampliar la infraestructura hospitalaria que debe haber en nuestro país y que no sólo estamos en coordinación con las autoridades estatales construyendo nueva infraestructura, sino que, también, estamos modernizando la existente. Tal es el caso de este Hospital Nacional de Homeopatía.

Recordemos o, más bien, aquí quiero referir que en lo que va de esta Administración se han modernizado 47 institutos o centros de salud en todo el país, con una inversión superior a los 10 mil millones de pesos, aunado a la inversión que se viene haciendo dentro del sector salud, para ampliar la infraestructura de servicios, a partir de una premisa fundamental:

El Gobierno de la República reconoce que para que cada mexicano pueda hacer realidad sus anhelos, sus sueños, sus planes, cualquier mexicano, lo más importante es gozar de plena salud.

Y lo que este Gobierno busca es, precisamente, en este proyecto de ampliar la infraestructura, de ampliar servicios, de mejorar los que actualmente tenemos, es asegurar que cada mexicano, no importando en dónde viva, pueda tener acceso garantizado a los servicios de salud.

Y esto implica un gran reto, que se suma a los esfuerzos que se han hecho en el pasado, pero que ahora estamos acelerando el paso. Y más cuando tenemos delante de nosotros importantes desafíos.

El día de ayer compartí con todos los mexicanos algunas medidas tomadas en el marco de buscar una mayor seguridad, una mayor procuración de justicia y, sobre todo, emprender medidas mucho más eficaces para el combate a la corrupción y a la impunidad.

Dejé muy claro que no habíamos tomado una ruta corta ni fácil, que era un proceso que comprometía el esfuerzo del Gobierno.

Que varios de los temas que el día de ayer anuncié, pudieron haber sido postulados en el pasado. Se habían debatido sobre ellos ya, también anteriormente, sobre algunos de ellos.

Sin embargo, lo que es una realidad, es que ninguno de estos elementos, ninguno de estos proyectos anunciados el día de ayer son una realidad. No se han materializado; sea porque estén inscritos en ley, sea por que sean ya una obligación, o simplemente porque el debate no permitió llegar a la consolidación de estos proyectos.

Hoy nos hemos trazado una ruta verdaderamente desafiante, pero comprometida para asegurar que esos postulados, que las medidas anunciadas, realmente se materialicen, se vuelvan una realidad en beneficio de todos los mexicanos.

Y esto se suma a los esfuerzos que el Gobierno viene desplegando en otros ámbitos, como el de la salud, precisamente para elevar la calidad de vida de todas las familias mexicanas.

El reto es mayor, sobre todo porque compromete un esfuerzo de Gobierno y de sociedad.

No estamos avanzando por una ruta unilateral, sino que estamos convocando a la participación de las fuerzas políticas, de la sociedad y de sus distintas representaciones para que aporten los mejores elementos, que nos permitan hacer un camino y un andamiaje que lleve a México a mejores condiciones.

Es claro que tenemos que acelerar el paso y en eso estamos comprometidos.

Estamos comprometidos realmente a hacer realidad, no sólo un postulado, no sólo una medida anunciada, sino hacer de todas ellas realidades que los mexicanos tengan y puedan disfrutar de estos beneficios. Ese es el reto.

Y por ello, en el marco de esta inauguración, me da mucho gusto poder acompañar a quienes están presentes en este auditorio, quienes laboran en este centro de trabajo, en este instituto de salud, acompañarles en la inauguración de este Hospital Homeopático.

Un hospital que se concluyó la obra hace ya algunos meses y hace tres meses entró en operación y pareciera que se volviera común el que estemos inaugurando obras de infraestructura hospitalaria, cuando realmente lo que se está acreditando ante la sociedad mexicana es el esfuerzo y el empeño que tiene el Gobierno para que tengamos más y mejor infraestructura al servicio de la salud de todos los mexicanos. Este hospital, sin duda, contribuye a este esfuerzo.

A mí me da mucho gusto recorrer los espacios o algunos de los espacios de este Hospital Nacional de Homeopatía, conocer que más allá de ser solamente un hospital de homeopatía, realmente se vuelve, esta disciplina, un esfuerzo complementario a la medicina tradicional, a la medicina alópata y que, sin duda, esto deja ver que éste es un hospital prácticamente de segundo nivel; es decir, no porque sea de segunda clase, sino porque es un hospital de mayor especialización a los conocidos de tercer nivel, porque pareciera que primer nivel, segundo nivel, tercer nivel, no queda muy claro a qué se refiere.

Pero los de segundo nivel ya son hospitales que cuentan con elementos de mayor especialización para la atención de la salud de los mexicanos.

De ver aquí salas instaladas de, en tanto quirófanos, centro de atención a niños desde su nacimiento de alta especialidad, lo cual hace verdaderamente un hospital, como el resto de la infraestructura hospitalaria, moderno y de alta especialización.

Yo quiero felicitar a quienes laboran en este Hospital Nacional de Homeopatía por su esfuerzo diario, por su compromiso cotidiano en favor de la salud de los mexicanos, de quienes reciben atención médica en este Hospital Nacional.

Y junto con ustedes me congratulo de formalmente estar inaugurando este Hospital Nacional de Homeopatía. Que sea para bien de México y, sobre todo, para bien de la salud de todos los mexicanos.

Muchas gracias.