-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Quisiera ceder el uso de la palabra, previo al desahogo de la agenda del Orden del Día que está a su consideración, al señor Presidente de Guatemala y Presidente del Consejo de Ministros de esta Asociación de Estados del Caribe.

-PRESIDENTE OTTO PÉREZ MOLINA: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto, anfitrión de esta Sexta Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe.

Señores Jefes de Estado; señores Jefes de Gobierno de los miembros de la Asociación de Estados del Caribe; señores Ministros de Relaciones Exteriores; señores Jefes de la Delegación de los miembros de la Asociación de Estados del Caribe; señor Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe, Alfonso Múnera; señores representantes de los organismos internacionales y organismos regionales; amigos todos:

Representa un alto honor para Guatemala copresidir este acto de inauguración de la Sexta Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe con el señor Presidente de México, Enrique Peña Nieto, en quien reconozco su compromiso y liderazgo por otorgar un renovado impulso a esta organización.

El papel de México durante su presidencia en el Consejo de Ministros fue determinante para enfocar las prioridades en las que el organismo debe avanzar.

En la Asociación de Estados del Caribe confluimos los pueblos que habitamos el gran Caribe y nuestra riqueza radica precisamente en la diversidad.

Uno de los grandes retos que se ha planteado en la Organización, desde su inicio ha sido una mejor integración en los países y subregiones que conformamos el gran Caribe.

Tenemos un gran potencial que podemos aprovechar de mejor manera y esta Asociación es el mejor mecanismo con el que contamos para alcanzar este objetivo.

El turismo sostenible, la facilitación del comercio, la conectividad y la reducción de los desastres y gestión de riesgo son los pilares que nos permitirán enfocarnos en las perspectivas de un desarrollo sostenible de nuestra región.

Guatemala agradece haber sido electo como Presidente del Consejo de Ministros. Y desde ya, me comprometo trabajar de manera ardua, como lo hizo el Presidente de México y su equipo, para dar continuidad a una agenda de la Organización y alcanzar los objetivos que nos hemos trazado.

Estoy seguro que el debate que hoy tendremos nos permitirá tener un diálogo político para alcanzar una mayor y mejor integración.

Desde ya, les reitero nuestra mejor disposición y compromiso para que estos objetivos continúen avanzando.

Muchísimas gracias.

-­PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias, señor Presidente de la República hermana de Guatemala.

Quisiera ceder el uso de la palabra al doctor Alfonso Múnera, Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe.

-DR. ALFONSO MÚNERA CAVADÍA: Muchísimas gracias, señor Presidente de México, doctor Enrique Peña Nieto.

Señor Presidente de Guatemala, doctor Otto Pérez Molina; señores y señoras Jefes de Estado y de Gobierno; señores y señoras Ministros; Secretarios de organismos regionales y representantes de organismos regionales.

Señor Gobernador de Yucatán.

Señor Secretario de Relaciones Exteriores de México.

Embajadores.

Delegaciones.

Invitadas, invitados.

Señores de la prensa, de los medios de comunicación.

Quiero iniciar estas pocas palabras como un tributo a dos grandes personalidades con las que tuve el privilegio de compartir momentos muy importantes de mi vida.

Me refiero en primer lugar, al distinguidísimo economista jamaicano, doctor Norman Girvan, que fue, precisamente, una de las personas a las que traté de manera profunda y permanente en Jamaica cuando ocupé el cargo de Embajador de Colombia en Jamaica.

Y fue una de estas personas que en su calidad de Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe luchó de manera profunda, permanente, sostenida para impulsar la cooperación y la integración de los pueblos del Caribe.

En segundo lugar. Quisiera rendir tributo al más grande no sólo de los escritores, sino el más grande de los colombianos en la historia de Colombia, me refiero a nuestro premio Nobel, Gabriel García Márquez.

Y quisiera mencionar que alguna vez en alguna conversación me dijo: Alfonso, tú sabes quién comenzó a hablar del Caribe; quién comenzó a defender con insistencia en los años 40 y 50 la identidad de Colombia como país caribeño. Y yo le dije: No señor, escritor. Cuéntemelo. Y me dijo: Pues yo. Cuando yo era muy joven escribí de manera sistemática una serie de artículos en la prensa, me dijo: búscalos, en donde planteé con insistencia la importancia de que Colombia se reconociera a sí misma como un país caribeño.

De manera que me siento hoy muy privilegiado en poder rendirle tributo a estas dos grandes personalidades con las que tuve el honor de compartir ratos muy agradables.

En segundo lugar quisiera expresar, reiterar mis profundos agradecimientos hacia el Gobierno de México, hacia su Ministerio de Relaciones Exteriores, no sólo por la gran Cumbre, por este gran evento que estamos teniendo hoy, sino por el apoyo sostenido, permanente, generoso en su calidad de Presidente del Consejo de Ministros a lo largo del año de 2013.

Y, sobre todo, por la convicción que México ha expresado día tras día de fortalecer a la Asociación de Estados del Caribe como un espacio ideal para fortalecer la cooperación en el gran Caribe y, en particular, la cooperación entre ese Caribe insular y América Latina.

En tercer lugar. Quisiera expresar mis agradecimientos a la Ciudad de Mérida, al señor Gobernador del Estado de Yucatán, al pueblo en general de Mérida que nos ha acogido con cariño, con generosidad. Y en el que nos hemos sentido como en casa.

Vaya sorpresa mía, nunca había estado en Mérida. Cuando caminé por sus plazas y me sentí caminando por las plazas de Cartagena de Indias. Cuando me senté en uno de sus cafés a oír a un gran, gran interprete cantar: Esta tarde vi llover, de Armando Manzanero, era como sentirme, de verdad, en mi casa; a lo cual, por supuesto, ayudaba el ardiente clima de Mérida que puede competir perfectamente con el clima nuestro cartagenero.

Y déjeme decirle, señor Presidente, como lo dije ayer, que conservo una profunda emoción de mi visita a Chichén Itzá.

Déjenme relevarle mi ignorancia de historiador. Había creído yo hasta el día de hoy que la cultura maya, era una cultura centrada en lo que se llama la geografía Mesoamericana.

Pero por esas cosas absurdas nunca había yo asociado la cultura maya con el Caribe. Y miré usted que he enseñado durante años la historia del Caribe. Y hoy me apeno de no haber enseñado ese patrimonio tan extraordinario que tenemos los pueblos del Caribe en Chichén Itzá, y en general en la región de Yucatán. Qué maravilla.

Ayer le aconsejaba yo a todos los presentes en la Reunión de Ministros, por favor, no se vayan sin visitar los monumentos de Chichén Itzá.

No se vayan sin sentir la profunda sabiduría que emana cada uno de esos monumentos, el profundo conocimiento científico, matemático, artístico, que hay en cada uno de esos monumentos.

Y no se vayan sin sentir el profundo orgullo que yo he sentido como caribeño de saber que eso está en la historia colectiva de nuestros pueblos.

No es sino coger el mapa y mirar a Yucatán en el centro del Caribe, en el corazón del Caribe.

Y no es sino sentir que en las tierras ardientes del Caribe surgió una extraordinaria cultura, surgieron hombres capaces de dominar el espacio infinito, capaces de dominar las matemáticas cuando los griegos y los romanos, y los alemanes andaban apenas saliendo de las cuevas.

De manera que, señor Presidente, ese es otro motivo de profundo agradecimiento que quiero transmitir en nombre de los pueblos caribeños a México, esa capacidad de ustedes de conservar esa herencia caribeña para que nosotros y las futuras generaciones podamos sentirnos orgullosos de nuestro pasado.

Muchísimas gracias, señor Presidente, por tenernos aquí.