Excelentísimo señor y querido amigo Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Su señora Angélica Rivera; nuestros anfitriones.

Su Majestad Felipe VI, Rey de España.

Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno.

Señoras y señores Ministros de Relaciones Exteriores y Ministros de Estado.

Delegaciones y comitivas oficiales.

Miembros del sector privado.

Qué alegría estar en México, en este bello puerto, en la cuatro veces heroica Ciudad de Veracruz. El Gobernador después nos explicará por qué le dicen cuatro veces heroica.

Aquí, acaban de celebrarse los Juegos Centroamericanos y del Caribe, donde los colombianos, por primera vez, ocupamos el tercer lugar. No pretendíamos desbancar a México ni a Cuba, pero logramos desbancar a otros, que no voy a mencionar.

Está a su izquierda, señor Gobernador, con mucha pena, nuestros queridos vecinos de Venezuela.

Esa fue una buena contienda. Pero pueden desquitarse en el año 2018, que serán los Juegos Centroamericanos en Barranquilla, mi querido Vicepresidente.

Pero estuvieron mis deportistas muy contentos, y regresaron encantados con Veracruz.

Lo cierto, es que en México, todos los iberoamericanos nos sentimos como en casa, y muchas felicitaciones, Presidente Peña Nieto, por este año de Secretaría Pro-Témpore, y por la magnífica organización de esta Cumbre, que se denomina: Iberoamérica en el Siglo XXI: Educación, Innovación y Cultura.

Y por supuesto, saludamos, también, a nuestra nueva Secretaria General, Rebeca Grynspan; una gran mujer, una gran costarricense que seguirá orientando los programas y proyectos de cooperación de la Cumbre, siguiendo los pasos de nuestro querido amigo Enrique Iglesias.

Y me siento muy honrado de recibir de México, la Secretaría Pro-Témpore para mi país, que será, además, la primera vez que se ejerce por dos años.

Y gracias a todos por la confianza depositada en Colombia, como lo hicieron hace 20 años.

Hace 20 años, en 1994, cuando fuimos sede de la Cumbre en Cartagena. Y esta tarde decíamos cómo el único Jefe de Estado que estuvo presente en la primera Cumbre, fue el Presidente Cavaco, de Portugal, a quien le hicimos un homenaje.

Y yo quisiera hacerle, también, un homenaje a una persona que no está presente. Está ausente.

A mí me correspondió ir a la segunda Cumbre, en Madrid. Por cuestiones de diversa índole, no fue en ese momento el Presidente Gaviria, que fue el Presidente de Colombia.

Yo era su equivalente a Vicepresidente y Ministro de Comercio Exterior, y me correspondió encabezar la delegación de Colombia a esa segunda Cumbre, y desde entonces, he visto cómo otro gran promotor de Iberoamérica, el padre de nuestro Rey Felipe VI; el Rey, Su Majestad Juan Carlos, fue corazón de esa Cumbre.

Yo quisiera hacerle un reconocimiento al Rey Juan Carlos, porque realmente fue una persona que le puso todo el corazón y todo el entusiasmo a esta instancia tan importante.

Y tengan la seguridad de que vamos a impulsar con decisión y convicción los temas y las decisiones que estamos tratando en esta Cumbre.

En Colombia, somos convencidos de la importancia de la educación como la mayor herramienta de transformación y movilidad social.

En Colombia, somos convencidos de las fortalezas de nuestra cultura que nos vincula como iberoamericanos; una cultura que nos une en la diversidad.

Y también, quisiera hacer referencia a otra persona que siempre mantuvo esa diversidad cultural de Iberoamérica como una gran fortaleza, un gran mexicano, que fue mi profesor, Carlos Fuentes.

Él daba una clase en la universidad, que era Cultura Iberoamericana, y siempre comenzaba su curso, diciendo: La mayor fortaleza que tiene Iberoamérica, es su diversidad cultural. Y creo que no se equivocaba. Por eso, qué bueno que el tema esté en esta Cumbre.

Y somos, también, unos convencidos en Colombia, y debemos ser todos unos convencidos en fomentar lo que ahora se puede denominar la cultura de la innovación, a todo nivel, para tener un mejor futuro.

Y desde ahora, les extiendo nuestra invitación para la Cumbre número 25, de la que seremos anfitriones en el año 2016. Los vamos a esperar allá, a todos ustedes con los brazos abiertos, y la hospitalidad y calidez que caracterizan al pueblo colombiano.

Cuenten, además, que los recibiremos en un país en paz; un país que, y les agradezco enormemente a los países, a los Cancilleres que aprobaron una resolución que mañana aprobaremos los Jefes de Estado, apoyando la paz en mi país.

De manera que, sin agregar más, quiero que brindemos todos por nuestro anfitrión, el Presidente Peña Nieto, por el pueblo mexicano, y por todo Iberoamericana, para que sigamos unidos como debe ser; en busca de progreso y de esa utopía de que hablaban esta tarde, de Eduardo Galeano; que siempre estaremos diez pasos para alcanzarla, y siempre se mueve diez pasos para seguirla alcanzando.

Salud.