Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar en este evento al señor Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

A los integrantes del Gabinete Legal. Al Secretario de Gobernación y demás funcionarios que están, entre sus tareas y principales responsabilidades, dar apoyo y atención y defensa de los derechos humanos en nuestro país.

Quiero saludar a quienes son parte o son Consejeros de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

A quien recientemente, apenas el día de ayer, fue ratificada, María Ampudia González, que hoy, por primera vez, nos acompaña ya en su carácter de Consejera de esta Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

De igual manera, quiero saludar a los integrantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas que están aquí, entre nosotros.

Saludar, de manera muy especial, a quienes hoy son reconocidos por su trabajo a favor de los derechos humanos. Quienes hacen una gran labor en favor de muchas y muchos mexicanos que han padecido maltrato, abusos, y que sus derechos fundamentales han sido afectados.

Me refiero a Juan Manuel Estrada y a Mayela García, quienes han sido reconocidos el día de hoy, en este espacio, que se premia y reconoce a quienes desde la sociedad civil hacen un gran esfuerzo en favor de los derechos humanos.

Quiero saludar a las distintas organizaciones de la sociedad civil que hoy, aquí, nos acompañan.

A quienes son parte de todo este esfuerzo social que acompaña los esfuerzos públicos, precisamente, para tener una sociedad de derechos, y en la que se respeten plenamente los derechos fundamentales de las y los mexicanos.

Agradezco la presencia de las y los Legisladores Federales.

Senadora de la República.

Y Legisladores Federales que están entre nosotros.

A Presidentes de las Comisiones de Derechos Humanos de las distintas entidades del país, también, les saludo con respeto y con afecto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

El Gobierno de la República trabaja con firmeza para consolidar un Estado democrático de derecho, en el que todas las personas ejerzan plenamente, en su vida diaria, las libertades y derechos que reconoce nuestra Constitución.

Estamos convencidos de que promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, además de ser una obligación constitucional, es también un compromiso ético y un deber de toda autoridad pública.

Estar a la altura del mandato de nuestra Carta Magna exige la suma de esfuerzos de todos los poderes públicos y órdenes de Gobierno, así como de una construcción o una gran interacción entre autoridades, los organismos defensores y la sociedad en su conjunto.

El Premio Nacional de Derechos Humanos es muestra del trabajo conjunto en favor de esta causa, que hoy nos convoca y que compromete a todos.

Se trata de un reconocimiento a las personas y organizaciones de la sociedad civil que se han distinguido por la promoción efectiva y defensa de los derechos fundamentales en nuestro país.

Como Presidente de la República, para mí ha sido un gran honor entregar la edición 2014 de este galardón a Juan Manuel Estrada Juárez, Presidente de la Fundación Find, por su invaluable labor en la búsqueda y localización de niños robados o desaparecidos.

Gracias a su dedicación y compromiso, decenas de familias, y varias de ellas aquí presentes, han logrado recuperar y reencontrarse con sus hijos.

Asimismo, se han podido detectar y prevenir abusos contra menores, en casos tan señalados, como los que él mismo hoy nos ha compartido.

Además de felicitarlo, quiero invitarle a que aporte sus ideas, su experiencia, todo lo que ha sido la trayectoria de la organización que él encabeza, o de esta fundación, para lograr, además, una debida y eficaz implementación de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que recientemente promulgué, y a la que él ya, también ha hecho referencia.

El día de hoy, también entregamos una Mención Honorífica a Mayela García Ramírez, por su trabajo comprometido en defensa de los derechos de las mujeres, especialmente en el Estado de Veracruz.

Desde la academia, la sociedad civil y el sector público, Mayela ha luchado por construir una sociedad libre de discriminación y violencia contra las mujeres, y ha trabajado por una sociedad con igualdad de oportunidades para todos.

Muchas felicidades a ambos. A quien ha recibido el Premio de los Derechos Humanos y esta Mención Honorífica, porque expreso reconocimiento, pero al mismo tiempo, gratitud en nombre de todas y todos aquellos que por su incansable labor han resultado favorecidos y apoyados cuando han sido sujetos de vejaciones, maltratos y, sobre todo, agresión a sus derechos humanos.

Muchísimas felicidades y muchas gracias, en nombre de todas estas personas.

En el marco de esta ceremonia, quiero refrendar el compromiso del Gobierno de la República con el respeto y protección de los derechos humanos.

Durante esta Administración, gracias al trabajo y compromiso de todos los involucrados en esta labor, se ha concretado una de las mayores ampliaciones de derechos y libertades de los mexicanos.

Con el apoyo del Congreso, se elevaron a rango constitucional el derecho de niñas, niños y jóvenes en una educación de calidad y el acceso a las tecnologías de la información y de la comunicación, esenciales para cumplir sus metas personales y, eventualmente, las que les demande el mercado laboral, ahí donde se inserten en la actividad productiva.

Igualmente, se fortalecieron los derechos de libertad de expresión, de libertad de conciencia y de acceso a la información pública.

Se crearon nuevos instrumentos jurídicos de avanzada en materia de amparo y protección a víctimas para asegurar el goce efectivo de los derechos humanos y sus garantías.

Y junto a este nuevo andamiaje legal que hemos impulsado, la promoción y defensa de los derechos humanos es una obligación y una responsabilidad de todas las instancias y entidades gubernamentales, el asumir plenamente nuestra responsabilidad y nuestro compromiso en favor y en la defensa de los derechos humanos.

Nuestro objetivo es crear, y esto es muy importante señalarlo, es crear una nueva cultura en esta materia, que norme la actuación de cada una de las instancias del Estado mexicano.

A través del Programa Nacional de Derechos Humanos, que presenté hace ya algunos meses, estamos acelerando la capacitación de los servidores públicos en este tema fundamental.

Fortalecemos la coordinación interinstitucional, es decir, la que se da entre las distintas dependencias gubernamentales, y se definen protocolos para prevenir violaciones a los derechos humanos.

Como resultado de este esfuerzo, desde el 1 de enero de 2014, hasta el día de ayer, las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, se han reducido prácticamente en un 60 por ciento, en relación con el mismo periodo del año 2012.

Aquí es importante señalar que desde el inicio de esta Administración se han aceptado todas las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y trabajamos para su efectivo cumplimiento.

A pesar de estos avances legales e institucionales, aún prevalecen desafíos importantes que no debemos ni vamos a ignorar.

Tenemos que hacer más, mucho más, para garantizar en nuestro país los derechos inherentes a todo ser humano.

Quienes tenemos una responsabilidad pública, debemos renovar nuestro compromiso para que los preceptos de las leyes en esta materia sean efectivamente una realidad en nuestro país.

Esto implica todo un proceso de cambio, de mente, de actitud, de aptitud, de capacidad y de compromiso de todos quienes son autoridades y de la sociedad en su conjunto.

Debemos asumir nuestros deberes y obligaciones, y ajustar todo lo que tengamos a ajustar para asegurar el pleno respeto a los derechos fundamentales de todas las personas.

En esta misión, el Gobierno de la República está haciendo su parte y vamos a hacer mucho más.

Hace dos semanas presenté 10 medidas para mejorar las condiciones de seguridad y justicia en nuestro país.

Justamente, una de ellas se refiere a acciones prioritarias para fortalecer y poner al día distintos instrumentos que protegen los derechos humanos.

Déjenme referir cuáles fueron éstas y en cuáles estamos trabajando, precisamente para ajustar este andamiaje legal, que permita una efectiva protección de los derechos humanos en nuestro país.

Primera. La actualización del marco jurídico en los rubros de tortura y desaparición forzada.

El 1 de diciembre envié una Iniciativa de Reforma Constitucional que, de ser aprobada, facultará al Congreso de la Unión para expedir leyes generales en ambas materias.

De esta forma, se podrán homologar en todo el país los tipos penales de tortura y desaparición forzada de personas, así como las reglas para su prevención, investigación y sanción.

Segunda acción. El mejoramiento de los protocolos y procedimientos para prevenir y sancionar con mayor eficacia los casos de tortura, desaparición forzada de personas y ejecución extrajudicial.

Instruí o di indicaciones al Gabinete de Seguridad para que, en la atención de estos delitos, inaceptables, se adopten las mejores prácticas internacionales, a fin de garantizar investigaciones oportunas, exhaustivas e imparciales, que garanticen el derecho a la justicia, así como la reparación integral del daño a las víctimas.

Y tercera. La creación de nuevos mecanismos e indicadores en materia de derechos humanos.

Para garantizar el acceso a la justicia, la verdad y la reparación, promoveremos nuevos esquemas de seguimiento, en coordinación con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y con la participación de organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos e instituciones académicas.

Cuarta acción. La creación de un Sistema Nacional de Búsqueda de Personas No Localizadas.

En este propósito, se instalarán Comités Estatales de Búsqueda; se creará un Sistema Nacional de Información Genética, para facilitar la identificación de personas no localizadas, y se establecerán estándares de calidad para el funcionamiento de los servicios forenses en todo el país.

Hoy, tenemos información o cada una de las Procuradurías de Justicia de las distintas entidades del país, tienen información, pero hoy dispersa. Y lo que buscamos es sistematizar esta información para que esto permita, tenga o nos dé instrumentos de una mejor búsqueda y una mayor y más rápida identificación de personas que eventualmente han sido desaparecidas.

Hoy ya existen esfuerzos en esta materia, pero tenemos que articularlos y consolidarlos en un sistema nacional.

Y finalmente, la quinta acción. Es la publicación del Reglamento de la Ley General de Víctimas.

El pasado 28 de noviembre se publicó este reglamento, que permitirá la creación del Registro Nacional de Víctimas y la operación del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral.

Esto es fundamental. Las organizaciones de la sociedad civil lo saben, porque han sido promotoras y precursoras, precisamente, de todo este andamiaje legal que hoy tiene nuestro país y de todos estos instrumentos que se han creado para hacer efectivos los derechos fundamentales de todos los mexicanos.

Es importante porque es la respuesta institucional a quienes han visto vulnerados sus derechos y exigen la reparación del daño.

Aquí, quiero hacer una precisión. Para asegurar el adecuado cumplimiento de estas cinco acciones, se ha conformado un grupo de seguimiento, integrado por el Consejo Consultivo para la Implementación de la Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos.

Este grupo está formado por expertos independientes y representantes de organizaciones de la sociedad civil, así como por funcionarios de las distintas dependencias involucradas.

Con estas decisiones, el Gobierno de la República reafirma su invariable compromiso en favor de la defensa y protección de los derechos humanos.

Señoras y señores:

Por convicción democrática, el Gobierno de la República seguirá creando sinergias y hacer converger los distintos esfuerzos de los distintos poderes y órdenes de Gobierno, así como de expertos, académicos y líderes sociales, para garantizar todos los derechos de todos los mexicanos.

Ésta es la ruta para edificar una auténtica sociedad de derechos.

Una sociedad más justa e incluyente, más participativa y más próspera.

Esto implica todo un proceso, pero al mismo tiempo, compromete la responsabilidad de todas y de todos los mexicanos.

Ésta es una tarea que para lograr el México en el que se respeten plenamente los derechos fundamentales de todas y todos los mexicanos, implica la participación de sociedad y de autoridades.

Si bien es cierto que en el andamiaje legal que se ha construido a lo largo de varios años, el que se ha impulsado en años recientes y al que he hecho referencia, hoy se cuentan con mejores instrumentos y nuevas herramientas, es claro que para lograr la debida y eficaz implementación de estas herramientas, deba haber una participación conjunta de la sociedad.

Y esto parte desde la formación que se tiene en los hogares, el ambiente que vive en los hogares de las familias mexicanas, los ejemplos que se dan a niñas y a niños que son, precisamente, los actores protagónicos de la sociedad del mañana.

Modelar el México que queremos, en el que haya plena vigencia a los derechos humanos, depende todas y de todos quienes estamos comprometidos en esta tarea.

El Gobierno de la República reitera su compromiso, reitera que estamos trabajando para que, realmente, este propósito se alcance plenamente.

Y, finalmente, quiero nuevamente reiterar mi felicitación a quienes hoy, como organizaciones de la sociedad civil, han merecido, por parte del jurado calificador, estos reconocimientos por su labor incansable en favor de la defensa y protección de los derechos fundamentales.

Muchísimas felicidades, nuevamente.

Y muchas gracias.