Al entregar hoy el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014, el Presidente Enrique Peña Nieto resaltó: “quienes tenemos una responsabilidad pública, debemos renovar nuestro compromiso para que los preceptos de las leyes en esta materia sean efectivamente una realidad en nuestro país”.

“Esto implica todo un proceso de cambio de mentalidad, de actitud, de aptitud, de capacidad y de compromiso de todos quienes son autoridades, y de la sociedad en su conjunto”, añadió.

En el evento, realizado en el salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, el Primer Mandatario apuntó que “debemos asumir nuestros deberes y obligaciones, y ajustar todo lo que tengamos que ajustar para asegurar el pleno respeto a los derechos fundamentales de todas las personas”.

Subrayó que en esa misión “el Gobierno de la República está haciendo su parte, y vamos a hacer mucho más”.

El Presidente Peña Nieto recordó que hace dos semanas presentó diez medidas para mejorar las condiciones de seguridad y justicia en nuestro país. “Justamente una de ellas se refiere a acciones prioritarias para fortalecer y poner al día distintos instrumentos que protegen los derechos humanos”, agregó.

Señaló cinco de esas acciones, en las que “estamos trabajando para ajustar el andamiaje legal, que permita una efectiva protección de los derechos humanos en nuestro país”:

PRIMERA: La actualización del marco jurídico en los rubros de tortura y desaparición forzada. “El 1º de diciembre envié una Iniciativa de Reforma Constitucional que, de ser aprobada, facultará al Congreso de la Unión para expedir leyes generales en ambas materias. De esta forma, se podrán homologar en todo el país los tipos penales de tortura y desaparición forzada de personas, así como las reglas para su prevención, investigación y sanción”.

SEGUNDA: El mejoramiento de los protocolos y procedimientos para prevenir y sancionar con mayor eficacia los casos de tortura, desaparición forzada de personas y ejecución extrajudicial. “Di indicaciones al Gabinete de Seguridad para que en la atención de estos delitos inaceptables, se adopten las mejores prácticas internacionales a fin de garantizar investigaciones oportunas, exhaustivas e imparciales, que garanticen el derecho a la justicia, así como la reparación integral del daño a las víctimas”.

TERCERA: La creación de nuevos mecanismos e indicadores en materia de derechos humanos. “Para garantizar el acceso a la justicia, la verdad y la reparación, promoveremos nuevos esquemas de seguimiento, en coordinación con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y con la participación de las organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos e instituciones académicas”.

CUARTA: La creación de un Sistema Nacional de Búsqueda de Personas No Localizadas. En este propósito, se instalarán Comités Estatales de Búsqueda; se creará un Sistema Nacional de Información Genética, para facilitar la identificación de personas no localizadas y se establecerán estándares de calidad para el funcionamiento de los servicios forenses en todo el país.

“Hoy tenemos información, o cada una de las Procuradurías de Justicia de las distintas entidades del país tiene información, pero hoy es dispersa y lo que buscamos es sistematizar esta información para que esto permita, o nos dé instrumentos de una mejor búsqueda y una mayor y más rápida identificación de personas que eventualmente han sido desaparecidas. Hoy ya existen esfuerzos en esta materia, pero tenemos que articularlos y consolidarlos en un sistema nacional”.

QUINTA: Es la publicación del Reglamento de la Ley General de Víctimas. “El pasado 28 de noviembre se publicó este reglamento que permitirá la creación del Registro Nacional de Víctimas y la operación del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral. Esto es fundamental. Las organizaciones de la sociedad civil lo saben, porque han sido promotoras y precursoras de todo este andamiaje legal que hoy tiene nuestro país, y de todos estos instrumentos que se han creado para hacer efectivos los derechos fundamentales de todos los mexicanos.

“Es importante, porque es la respuesta institucional a quienes han visto vulnerados sus derechos y exigen la reparación del daño”.

El Titular del Ejecutivo Federal precisó que para asegurar el adecuado cumplimiento de estas cinco acciones se ha conformado un grupo de seguimiento, el Consejo Consultivo para la Implementación de la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos. Este grupo, añadió, está formado por expertos independientes y representantes de organizaciones de la sociedad civil, así como por funcionarios de las distintas dependencias involucradas.

Tras refrendar el invariable compromiso del Gobierno de la República en favor de la defensa y protección de los derechos humanos, expresó que junto al nuevo andamiaje legal se ha impulsado la promoción y defensa de los derechos humanos en toda la Administración Pública Federal. “Es una responsabilidad de todas las instancias y entidades gubernamentales el asumir plenamente nuestra responsabilidad y nuestro compromiso en favor y en la defensa de los derechos humanos”, agregó.

El Presidente Peña Nieto destacó que “nuestro objetivo es crear, y esto es muy importante señalarlo, una nueva cultura en esta materia, que norme la actuación de cada una de las instancias del Estado mexicano”.

Resaltó que a través del Programa Nacional de Derechos Humanos, que presentó hace algunos meses, “estamos acelerando la capacitación de los servidores públicos en este tema fundamental”.

En el evento, el Primer Mandatario entregó el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014 a Juan Manuel Estrada Juárez, Presidente de la Fundación Find, por su invaluable labor en la búsqueda y localización de niños robados o desaparecidos. Además, entregó una mención honorífica a Mayela García Ramírez, por su trabajo comprometido en defensa de los derechos de las mujeres, especialmente en el estado de Veracruz.

LA OPORTUNA Y DEBIDA APLICACIÓN DE LA LEY LLEVA IMPLÍCITO EL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS: LUIS RAÚL GONZÁLEZ

El Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, enfatizó que en la lucha por la vigencia de los derechos humanos, la participación activa de la sociedad civil es indispensable. Señaló que la actividad diaria de los defensores y de las organizaciones de la sociedad civil está modificando, para bien, nuestra realidad. Por ello, en este acto, reconoció pública y expresamente su esfuerzo.

“Si bien hoy distinguimos a dos personas genuinamente comprometidas con la causa de los derechos humanos, el premio simbólicamente considero que lo merece toda la sociedad civil organizada”, expuso.

“En este aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos tenemos la oportunidad histórica, no sólo de superar la situación actual, sino de redefinir para bien, el futuro de México”, dijo, y expresó que por complejas que sean las circunstancias, nuestro país no puede permitir el debilitamiento de su Estado de Derecho.

Reiteró el apoyo de este organismo público autónomo a la libertad de expresión y la protesta pacífica dentro del marco de la ley; así como a la aplicación estricta de la misma a quien ejerza violencia, afectando derechos e intereses de terceros. La oportuna y debida aplicación de la ley lleva implícito el respeto a los derechos humanos, aseguró.

NO DEBE HABER UN SOLO DÍA EN QUE NO SE OBSERVEN
LOS DERECHOS HUMANOS: JUAN MANUEL ESTRADA

El galardonado con el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014, Juan Manuel Estrada Juárez, expresó que por primera ocasión, la sociedad mexicana otorga este máximo reconocimiento a la defensa de los infantes. Estos galardones nos imponen el compromiso social de ser la voz de quien no tiene voz, y de no callar ante la injusticia, “no debe haber un sólo día en que no se observen los derechos humanos”, afirmó.

Juan Manuel Estrada reconoció también el compromiso mostrado por el Presidente Peña Nieto con la niñez al promulgar la Ley General de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes. “Sin duda, esta ley será fundamental para alcanzar la plena protección y garantía de los menores”, subrayó.

Destacó que el poder público tiene el límite esencial de sujetarse a las leyes, así como el ejercicio de los derechos también debe sujetarse al marco de la ley y debe de llevarse a cabo por cauces institucionales. Por ello, “la injusticia, la mentira y la violencia, sea cual sea su origen, agreden y debilitan a México. La verdad, la transparencia, el imperio de la ley y el diálogo: nos fortalecen a todos”, apuntó.

Reiteró que hoy es la hora de cerrarle el paso a la corrupción y a la impunidad. “Los mexicanos anhelamos estadistas como usted, no políticos que velan por sus intereses personales. Hoy, la sociedad civil demanda ser parte de las decisiones fundamentales. Hoy, más que nunca, el Gobierno y la sociedad debemos de trabajar juntos”, concluyó.