Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar, en primer lugar, al señor Gobernador del Estado de México; agradecerle nuevamente su hospitalidad y reconocer, como lo he hecho siempre, porque esa ha sido la disposición que siempre ha tenido su gobierno, el de sumar esfuerzos, el de tener este entendimiento conjunto para impulsar obras y proyectos en distintos ámbitos que permitan lograr que el Estado de México avance en su desarrollo y depare mayor progreso a su sociedad.

Al tiempo que le saludo, señor Gobernador, y le reconozco esta invariable disposición, saludo a los titulares de los otros Poderes del Estado de México.

A los funcionarios del Gabinete del Gobierno de la República que aquí hoy me acompañan.

Particularmente, quiero saludar con especial afecto a don Ignacio Pichardo Pagaza, porque hoy damos nombre a la obra de infraestructura que estamos inaugurando.

Saludar, de igual forma, y con este mismo respeto y afecto, a su muy distinguida esposa, a sus hijos, que están aquí presentes, y a su nieta.

Saludar, en este espacio, a quienes fueron funcionarios del gobierno del licenciado Pichardo, hace ya más de 25 años y que fueron parte de este gobierno, que en su momento le tocó impulsar proyectos importantes para que el Estado de México siguiera consolidando su gran obra colectiva en beneficio de su sociedad.

A cada uno le saludo con respeto y con afecto.

Porque, habré de referirme en un momento más, fue desde entonces cuando yo iniciaba los primeros pasos dentro de la vida de la tarea política y del servicio público.

Y saludo aquí a toda esta representación de la sociedad de los varios municipios del Valle de Toluca que aquí se encuentran.

Saludo a las mujeres, a sus hijos, los jóvenes, a los hombres de trabajo que hoy se dan cita en este evento.

Les saludo con respeto, agradezco las muestras de calidez y de afecto que le dispensan a su paisano, a quien hoy sirve como Presidente de la República a todos los mexicanos, pero que nunca habrá de olvidar su origen, el origen de ser orgullosamente mexiquense y de encontrarme entre los míos.

Muchas gracias.

Me emociona siempre regresar a mi estado. Regresar a mi estado y acompañar a las autoridades del estado para que entreguemos obras, como la que hoy estamos entregando.

Este Distribuidor Vial, el Secretario de Comunicaciones y Transportes ha ya hecho una referencia y ha descrito en precisión las características de esta importante obra de infraestructura, que se suma a las varias que de forma conjunta estamos impulsando el Gobierno de la República y el gobierno del Estado de México, para seguir impulsando la competitividad del Estado de México.

Qué quiere decir ello.

Para que una entidad sea atractiva a más inversiones que generen empleos, es importante que la infraestructura que tenga cada estado sea competitiva; permita que esas inversiones que queremos atraer para generar empleos y seguir detonando e impulsando la actividad económica, que es la que a final de cuentas de la que depende las condiciones de bienestar de toda sociedad, sean optimas y sean propicias.

Por eso trabajamos en estas grandes obras de infraestructura que se están desarrollando y construyendo en el Estado de México y en todo el territorio nacional.

Éste es un Gobierno que tiene claro que junto a las reformas transformadoras que hemos impulsado, que fue tener un claro diagnóstico, que lo había habido ya, era claro de lo que México necesitaba para poder seguir creciendo.

Y eso es justamente lo que hicimos desde el inicio de esta Administración: impulsar cambios de fondo, cambios estructurales que hagan posible que nuestro país esté mejor preparado y tenga nuevo asideros, tenga de donde tomarse para seguir creciendo, era necesario hacer cambios de fondo, que nos permitieran romper con la inercia que estábamos llevando.

Que de seguir por ese camino inercial, difícilmente habríamos de alcanzar mejores condiciones de bienestar y mejores resultados.

Y en distintos ámbitos, hemos impulsado reformas de carácter estructural.

Una, que aquí señala el licenciado Pichardo, sin duda la más importante, porque es la que realmente va al fondo, al fondo y a la raíz de lo que necesitamos enderezar y mejorar para que la sociedad mexicana del mañana tenga un mejor porvenir: la Reforma Educativa.

La que no solo permita, como ya se venía haciendo y se venía haciendo acciones diversas en ampliación de cobertura en los distintos niveles educativos, hoy había que centrar la atención en lo más importante: en la calidad de la educación. En asegurar que las nuevas generaciones, nuestra niñez, nuestra juventud, realmente en las aulas estuviera teniendo una educación y herramientas mayores, y de mayor capacidad para enfrentar los desafíos globales; y la oportunidad de que nuestros jóvenes y nuestra niñez puedan insertarse en alguna actividad productiva con las debidas capacidades.

Y hoy está en curso algo complejo, algo que enfrenta resistencias, pero estamos avanzando a paso firme y a paso decidido en aplicar, como lo mandata nuestra Constitución, la Reforma Educativa, realmente para beneficio de la niñez y juventud mexicana.

Otras reformas tocan aspectos que tienen que ver con el fortalecimiento a nuestras instituciones democráticas, a nuestra vocación democrática; otras reformas tienen que ver con aquello que permitirá que nuestro país tenga, insisto, de dónde tomarse y por dónde avanzar en la senda de un mayor crecimiento económico.

Y así lo muestran distintas cifras, diferentes estadísticas.

A nadie escapa y nadie es ajeno que el mundo enfrenta momentos difíciles y adversos, y de una gran volatilidad económica.

En México lo sentimos, lo explicamos, pero para quienes tienen, quizá, un mayor conocimiento en el tema, entienden muy bien que el escenario global es difícil; que lamentablemente nos toca observar cómo diferentes regiones del mundo han enfrentado o están viviendo desaceleración en sus economías, incluso, teniendo crecimientos negativos en el desempeño de sus economías.

Y frente a ese escenario, México ha optado por la ruta de la responsabilidad, porque el Gobierno realmente asuma de forma seria y responsable las decisiones que le permitan blindarse de mejor manera, y finalmente seguir avanzando en la ruta del crecimiento económico.

No en los niveles, lamentablemente, que quisiéramos. No en el tamaño del crecimiento que hubiésemos querido lleváramos ya a esta fecha.

Otras economías del mundo les ha ido peor, han enfrentado escenarios todavía más adversos.

México, sin embargo, mantiene su ruta de crecimiento, mantiene las medidas y asume decisiones con responsabilidad para cuidar las variables macroeconómicas, esas que le dan fortaleza a nuestra economía y nos permiten seguir creciendo y tener desarrollo en todo el país. Y algo muy importante: proyectar confianza hacia el mundo entero.

México tiene que colocarse en este umbral de ser visible por sus fortalezas, que hoy México proyecta, por las que habrán de depararle a partir de las reformas estructurales que se han hecho, y que ello permita que México siga siendo, dentro del mundo entero, un destino confiable.

Y es por ello que esa ha sido la ruta de las decisiones y medidas que el Gobierno de la República ha tomado con seriedad y con responsabilidad, para asegurar que esa siga siendo la ruta que México siga, la de la confianza, la del crecimiento económico y que todo ello depare a su sociedad condiciones de mayor bienestar.

Eso es lo que estamos haciendo y particularmente debo señalar que en el Estado de México, hemos venido impulsando una agenda de obras y proyectos de infraestructura que aseguren que esta entidad, la más poblada del país, la que tiene mayor población en todo México, siga generando condiciones de empleo, de crecimiento económico, de mayor dinamismo para beneficio de los mexiquenses y que ese esfuerzo contribuya al desarrollo de toda la economía de nuestro país y el desarrollo nacional.

Así lo seguiremos haciendo.

El Gobernador del estado aquí refiero algunas de las grandes obras de infraestructura que estamos impulsando.

Me ocuparía destacar, dentro de ellas, obras que permiten, justamente, ampliar y modernizar esta vialidad Las Torres, señor licenciado Pichardo, que usted, siendo Gobernador del estado, inició.

Realmente fue una obra iniciada en su gobierno y que hoy nos complace estar en esta etapa de modernización, de ampliación y de tener dos ejes viales tan importantes, como lo es la vialidad Las Torres, que viene desde Metepec hasta San Mateo Atenco; y lo que es también el gran corredor de Paseo Tollocan, que son los dos ejes viales troncales tan importantes del Valle de Toluca, que vale la pena decir, es la quina Zona Metropolitana más grande del país y que estamos trabajando para consolidar condiciones de infraestructura en beneficio de los habitantes de esta zona metropolitana del Valle de Toluca.

Muchas gracias, amigos de Lerma.

Por ser esto tan importante, dentro de las obras de infraestructura que estamos impulsando y a las que quiero referirme, es precisamente la ampliación de la carretera que va de Toluca a La Marquesa; una carretera que fue, licenciado Pichardo, era usted Gobernador y era una gran autopista.

Pero hoy se ha convertido prácticamente en una enorme, una gran vialidad, que a horas pico y de gran tráfico, sólo se puede circular a muy baja velocidad.

Por eso el compromiso que hice y que hoy estamos trabajando para cumplirlo, de ampliar esta carretera y que realmente permita una mayor capacidad al flujo vehicular que por ahí transite.

La conexión de la Toluca-Naucalpan. Y algo muy importante.

Una de las obras de infraestructura de transporte masivo más importantes que habremos de construir en esta Administración y que estamos siguiendo puntualmente para cumplir en tiempo y en forma con esta obra, que es la conexión interurbana, a través de un tren rápido, como hoy no lo tenemos en México, el que habrá de unir a dos grandes zonas metropolitanas: la del Valle de México con la del Valle de Toluca y esto nos permita tener en esta cercanía, bienestar para sus habitantes y sobre todo elevar la competitividad de toda esta región del país.

Obra con la que estamos comprometidos y habremos de cumplir, espero yo, a cabalidad.

Y concluyo esta parte de mi intervención, destacando lo siguiente.

El Gobierno de la República, a partir de lo que he señalado, las decisiones que ha tomado, sigue privilegiando la inversión pública.

De hecho, en el reporte presentado por la Secretaría de Hacienda sobre el desempeño de las finanzas públicas del primer semestre de este año, claramente se refiere cómo el gasto corriente, el gasto que se dedica al pago de la burocracia, ha disminuido y ha crecido en términos reales, quizá de manera marginal todavía, a partir de la inversión tan importante que hicimos el año pasado y del ajuste presupuestal, pero se sigue privilegiando el gasto en infraestructura, el gasto en inversión pública, el gasto en obras que realmente generen condiciones de bienestar para nuestra sociedad.

Esa será la premisa, esa será la ruta y la orientación que tiene este Gobierno de privilegiar su gasto en inversión, que genere condiciones de mayor bienestar para nuestra sociedad.

Quiero finalmente, nuevamente expresar mi más amplio reconocimiento al licenciado Ignacio Pichardo Pagaza.

Quienes me han antecedido en el uso de la palabra han hecho referencia amplia a la larga trayectoria política y pública del licenciado Ignacio Pichardo Pagaza. De él yo quisiera decir tres características que, sin duda, le han marcado a lo largo de su vida.

Es un hombre de vocación republicana, un hombre de gran vocación democrática y un hombre de una gran sobriedad en todo su actuar público y privado.

Ese es el hombre y esas son las características que distinguen a quien hoy homenajeamos, dándole nombre o su nombre a esta obra de infraestructura.

Licenciado Pichardo Pagaza:

Es quizá poco, pero al final de cuentas un merecido y digno reconocimiento el que hoy hacemos a su persona, a su trayectoria política y a su trayectoria de hombre de bien, siempre comprometido con México, con su estado, que es referente y ejemplo de muchas generaciones y que hoy me distingue como Presidente de la República expresarle y hacerle sentir este reconocimiento que estoy seguro, muchas generaciones de mexiquenses le tributan desde donde se encuentren, a la tarea y al trabajo político y humano que usted ha desempeñado.

Muchísimas felicidades, don Ignacio Pichardo Pagaza.

Déjenme decir que don Ignacio Pichardo Pagaza está por cumplir 80 años; 80 años de una vida llena de satisfacciones, fructífera, y hacíamos hace un momento comentario de que hacía poco más de 25 años cuando él era Gobernador del Estado de México y, quizá él sin saberlo, yo iniciaba mi carrera política, precisamente, dentro de la actividad de mi partido político.

En aquellos años, en los inicios de los años 90, don Ignacio, era usted Gobernador y yo me iniciaba dentro de la actividad política.

Y recuerdo haberle acompañado, así como aquí a mucha gente, allá en el anonimato que usted no se daba cuenta, pero ahí estaba quien le escuchaba, quien le veía, quien le seguía en su actuar como Gobernador del Estado de México en su compromiso de estar en los distintos lugares.

Recuerdo cuando en Valle de Chalco usted se inauguró siendo Gobernador llegando allá, en algunas de las grandes inundaciones, una zona que suele inundarse cuando hay fuertes lluvias, ahora menos por las obras de infraestructura que se han construido ya desde su Gobierno, pero recuerdo esa imagen, recién llegaba usted como Gobernador del Estado, acompañando a la población de Valle de Chalco en los recorridos por las zonas anegadas, con esas botas largas que entonces utilizaba, y se siguen utilizando, para poder adentrarse en zonas verdaderamente inundadas.

Y lo refiero porque, licenciado Pichardo y a quienes aquí nos acompañan, déjenme decirles que, y con ello quiero concluir, cada generación le corresponde hacer una parte en favor de la obra colectiva que todos hacemos.

Cada uno de los miembros de una sociedad y más para quienes tienen responsabilidad dentro de la tarea pública, tienen un compromiso con su tiempo y con el deber de hacer tarea y trabajo en beneficio de la sociedad, en beneficio de la colectividad.

El licenciado Pichardo Pagaza fue y lo sigue siendo, ahora como exgobernador del Estado, pero asumiendo tareas que le lleven realmente a seguir sirviendo a los mexiquenses, ha trabajado incansablemente para aportar su granito de arena en beneficio de los mexiquenses.

Cada generación tiene la tarea y la misión de realmente, con responsabilidad, cumplirle a la sociedad que le confía o que le da su confianza.

Por eso hoy trabajamos en obras que quizá hoy no se alcancen apreciar en su justa y amplia dimensión el provenir y los beneficios que deparará a nuestra sociedad.

Pero lo que tenemos muy claro, como usted lo tuvo en responsabilidad desde orden público que asumió, licenciado Pichardo, es no cejar en la tarea, ni en el esfuerzo.

Estar dedicados tiempo completo a seguir avanzando, a paso firme, en la concreción de las metas que cada generación se traza, que cada gobierno identifica son necesarias para beneficio de nuestras sociedades.

Ésta es la mística de la que hemos aprendido, de la que hemos abrevado; de hombres tan comprometidos y dedicados, como lo ha sido el licenciado Pichardo Pagaza, y en ese ejemplo que usted ha sido y sigue siendo de otras generaciones, como la que a mí me tocó ser parte, hoy trabajamos bajo esta mística, la del servicio comprometido y la de alcanzar las metas trazadas para tener aquí un mejor Estado de México y desde aquí una mejor Nación en beneficio de todos los mexicanos, porque así sea y muchas gracias.