eñoras y señores empresarios de este Consejo Mexicano de Negocios.

Es una marca ya muy impuesta, que hoy ha venido cambiando, y que hay que romper con modelos y paradigmas, como lo estamos haciendo desde el Gobierno de la República, y con la participación de la sociedad.

Pero, quiero saludarles con afecto, con respeto, agradeciendo ésta muy amable invitación para acompañarles en el relevo que hacen ustedes en la dirigencia de este Consejo Mexicano de Negocios.

Felicitar a don Claudio X. González, por la conducción ya de un tercer periodo que ha estado al frente de este Consejo Mexicano de Negocios; por acompañar desde la representación que él hacía de los empresarios aquí reunidos, empresarias y empresarios, acompañar el esfuerzo del Gobierno de la República, para impulsar la transformación de nuestro país, y lograr mayor desarrollo y mayor crecimiento para la sociedad mexicana.

Al tiempo que felicito a Alejandro Ramírez, le deseo éxito ahora al frente de este Consejo Mexicano de Negocios. Y, sobre todo, agradecer lo que he escuchado de su mensaje, este firme posicionamiento de acompañar, también, los esfuerzos del Gobierno de la República, y especialmente de la sociedad mexicana que anhela y está a la búsqueda de una mejor Nación.

Y es una tarea que convoca a los gobiernos de todos los órdenes, a todos los poderes y a la sociedad en su conjunto. Hacer un esfuerzo compartido, una colaboración y corresponsabilidad de todos, para lograr, realmente, el país que deseamos y queremos.

Un país que ha venido evolucionando, un país que ha venido cambiando en las últimas décadas.

Tengamos presente que somos, al final de cuentas, un país joven, que hace apenas 200 años logramos nuestra independencia.

Que transitamos por momentos de enorme efervescencia política, para dar paso realmente, a la creación de instituciones democráticas, que le han dado hoy mayor vitalidad y, sobre todo, un rumbo mucho más claro y de mayor certidumbre para, realmente, lograr el México deseado.

Es, precisamente, ese país de instituciones, ese país que viene evolucionando positivamente, el que da lugar a una mayor confianza, tanto nacional como en el extranjero, el que posiciona a México, como lo refirió el propio Alejandro, como una Nación que el mundo reconoce este esfuerzo transformador, que reconoce los cambios estructurales que ha llevado a cabo, precisamente, para tener una mejor plataforma que asegure prosperidad para su sociedad y que asegure también mayor desarrollo económico.

Y es, precisamente, en ese contexto, en donde tiene lugar este importante anuncio que hoy nos comparte don Claudio, Presidente saliente de este Consejo Mexicano de Negocios, de la inversión que las empresas que están aquí representadas, dentro de este Consejo, habrán de hacer para el año 2015: 33 mil millones de dólares, esto significa, en pesos mexicanos, una inversión superior a los 520 mil millones de pesos, lo cual viene a reafirmar de ustedes la confianza en México.

Viene a reafirmar su firme convicción de que en México hay condiciones óptimas para invertir, para que sus empresas crezcan, contribuyan de forma decidida a la generación de empleo y todo ello posibilite que México siga transitando en el sendero de mayor desarrollo y de mayor crecimiento.

Quiero compartir con ustedes algunos datos, habiendo quizá tantos, pero quizá algunos relevantes y sobre todo a partir de los que últimamente INEGI ha dado a conocer, de cómo está el desempeño de nuestra economía; datos que ilustran que vamos avanzando y que ello debe motivar a una inyección de mayor ánimo, un ánimo contagiado entre la sociedad mexicana, que crea en que realmente estamos avanzando.

No es el Gobierno el que pueda ser el único que propicie un ámbito de optimismo, de mayor credibilidad y de mayor confianza en el país que tenemos, sino es una labor conjunta que debemos hacer.

Quiero recoger aquí palabras que en el mensaje que uno de ustedes, miembros de esta organización, tuviera hace poco con un consejo de una institución bancaria, y precisamente al recoger su mensaje, que si bien no presencie, pero tuvo a bien hacerme llegar posteriormente y de haberlo leído.

Él compartía que, sin duda, la oportunidad de crecer y de tener un mejor ánimo social, depende de todos; que la confianza que debemos de tener en nuestro país, depende de todos; que si bien hay señales, que son las que quiero compartir con ustedes, muy alentadoras, esto debe ser motivo para que realmente este ánimo crezca, evolucione de forma alentadora y positiva en favor de México.

Todos somos parte de este esfuerzo. La tarea de cambiar y de transformar a México positivamente, depende de todos.

No es tarea de unos cuantos; es tarea de todos.

Y es claro que es una tarea inconclusa, quizá nunca se habrá de agotar, porque en el devenir histórico será tarea de cada generación hacer la tarea que le corresponde, involucrarse en los problemas y desafíos propios de cada tiempo y de cada época, pero al final de cuentas, todos abonar de forma positiva a la construcción del país que queremos.

No podemos bajar los brazos. No podemos ser pasivos frente a lo que nuestro país vive. Todo lo contrario.

Tenemos que ser parte de un esfuerzo colectivo, para tener el país que queremos, que deseamos, que soñamos, y que, debo decir, podemos tener.

México tiene enormes potencialidades, enormes fortalezas.

Ustedes, que tienen la oportunidad de viajar, por razón de su desempeño empresarial, por los vínculos que guardan sus empresas con el exterior, saben muy bien que el mundo, que los testimonios que hay en otras latitudes frente a lo que ven de México, es bastante alentador y positivo.

Reconocen los cambios que México ha impulsado. Reconocen las condiciones óptimas que tiene México, y que frente a este testimonio de confianza que ustedes tienen, al anunciar esta importante inversión de sus empresas para crecer y generar más empleos, y expandirse en México, también lo estamos observando de empresas globales, de empresas de otras latitudes, que están seleccionando a México como un destino confiable.

La tarea de mantener este ritmo y este nivel de confianza depende de todos.

México, efectivamente, es una economía que  viene creciendo. Si bien el contexto global, el contexto mundial no ayuda, ni favorece a que pudiéramos tener un mayor crecimiento económico, frente a otros factores, que también hay que reconocer, a veces no contribuyen, pero menos cuando tenemos unas regiones del mundo que estamos observando desaceleración económica entre ellas.

Crisis,  como la que apuntaba Alejandro, por ejemplo, en el caso de Grecia.

Y frente a ese escenario, el Gobierno ha actuado con responsabilidad y alejado totalmente de las estridencias. Éste es momento de actuar con seriedad, con objetividad y con responsabilidad.

Se trata, al final de cuentas, de asumir la tarea que nos toca para que México siga siendo un destino confiable para ustedes, empresarios mexicanos, y para el mundo entero.

México ha venido creciendo. En el primer trimestre de 2015, el Producto Interno Bruto creció 2.53 por ciento a tasa anual.

Para ponerlo en contexto, fuimos la quinta economía de los países de mayor desarrollo económico, de las primeras 20 economías del mundo, las más grandes que hay en el orbe, México fue la quinta economía que tuvo un mejor desempeño en su economía.

Segundo dato importante, que también aquí ustedes ya refirieron, hay estabilidad de precios. En junio, la inflación anual que apenas hoy, justamente, ha dado a conocer INEGI fue de 2.87 por ciento, se trata de un nuevo mínimo histórico.

Tercero. Hay un mayor consumo, de acuerdo con el Indicador de Consumo Privado en el mercado interior, en abril el consumo de bienes y servicios creció 2.3 por ciento a tasa anual.

Cuarto. Hay más inversión. En abril, la inversión fija bruta, es decir, los recursos que se destinan para adquirir maquinaria, construcción y equipo utilizados en el proceso productivo creció a una tasa anual de 5.3 por ciento.

Adicionalmente, vale la pena también reconocer que los ingresos tributarios, la recaudación que el Gobierno ha venido haciendo, a partir de la vigencia plena ya de la Reforma Hacendaria, han crecido 28.5 por ciento, respecto al mismo periodo de 2014.

Y algo muy importante, hay cada día un mayor número de mexicanos que se incorporan a la formalidad y que están decididos a ser parte de este esfuerzo de construcción entre todos, y de aportar económicamente, a través de sus contribuciones, al crecimiento y al fortalecimiento del Estado, para invertir en las obras que demanda la sociedad.

Vale la pena sólo destacar que el número de contribuyentes en lo que va de esta Administración ha crecido y no sé si esto tenga precedente, 28 por ciento. Hoy, del inicio de esta Administración, hace 31 meses, a la fecha, hay 10.7 millones más de contribuyentes, 10.7 más de mexicanas y mexicanos que están aportando y contribuyendo al desarrollo de nuestro país.

Por otro lado, también el Gobierno de la República sigue invirtiendo en infraestructura, sigue invirtiendo en la obra pública. Y vale la pena destacar que en los primeros cinco meses de 2015, el gasto neto pagado del sector público fue 8.5 por ciento mayor a lo que teníamos realizado el año pasado en este mismo periodo.

Y algo muy alentador, lo he compartido ayer, y hoy lo comparto con ustedes, don Claudio hace un momento hizo referencia a ello, el nivel de empleo que en México está sosteniendo.

Estamos registrando mayor crecimiento en el empleo, sin duda, incluso mayor el ritmo de crecimiento que observa el empleo en México, al que tiene el ritmo del crecimiento de nuestra economía.

Qué ha contribuido a ello.

Sin duda, varios factores, desde una legislación laboral, que es parte de las reformas estructurales que se han materializado, ésta en el periodo de la transición política, y que compartí con ustedes, habría de salir, y lo digo aquí porque con don Claudio, le dije: es una reforma en la que hay convicción, debe de darse; es uno de los factores que ha contribuido, porque ha flexibilizado el mercado laboral, porque ha hecho más fácil la contratación, especialmente de jóvenes y mujeres, que sin experiencia anterior puedan incorporarse hoy al mercado laboral.

El programa que tenemos de: Crezcamos Juntos, que está inscrito en la Reforma Hacendaria, precisamente para incentivar la formalización del empleo.

Esto nos deja saber que hemos registrado cifras históricas, mes a mes, en la generación de empleo.

Comparto lo siguiente, la que di a conocer el día de ayer, la que el Seguro Social nos informó, que en el mes de junio o, más bien, en estos primeros seis meses, en los primeros seis meses de este año se han generado 434 mil 708 empleos formales, esto es 7.7 por ciento más que en los primeros seis meses del año pasado.

En total, vale la pena darle contexto a esta cifra, porque la razón, en buena medida, de haber impulsado reformas estructurales para el fortalecimiento de las instituciones del Estado mexicano, para ampliar los derechos de los mexicanos, como lo es la Reforma Educativa, a la que hizo, también, referencia Alejandro, que apunta a garantizar en nuestra Constitución como un derecho nuevo de los mexicanos, una educación de calidad.

Junto a éstas, están las reformas que están orientadas, particularmente, a lograr que nuestra economía crezca más y genere más empleos. Y que los empleos sean de mayor calidad.

Por ello, es que quiero dar contexto al empleo que se ha generado en estos 31 meses de esta Administración. Lo digo porque no se trata sólo de que las reformas en el mediano y largo plazos estén logrando su plena maduración, y se observen los beneficios que tendrán para la sociedad mexicana.

Hoy, las reformas se están ya observando y se está visualizando, varios de los beneficios que tienen para la sociedad mexicana y que son parte de nuestra realidad.

Uno de ellos es el de generación de empleo. Darle contexto a los empleos que se han generado en estos 31 meses, de un millón 379 mil empleos, vale la pena, y no soy adicto a hacer comparaciones, pero sí es importante, a partir de las reformas alcanzadas y cómo están incidiendo éstas en la generación del empleo.

A partir de nuestra transición política, en ese primer periodo de transición política, los primeros seis años, del 2000 al 2006, se generaron en ese periodo, un millón 204 mil empleos. Hoy, se han generado, en 31 meses, un millón 379 mil empleos.

En los siguientes seis años, se generaron dos millones 314 mil empleos; cifra que hoy no alcanzamos, pero apenas estamos a 31 meses.

Por eso, ante este escenario, si bien habíamos logrado avance político que nos llevó a la transición democrática en nuestro país, al inicio de esta Administración, dijimos: No pueden seguir las cosas como van. Mantenernos así nos llevará a obtener exactamente los mismos resultados. Necesitamos cambiar de fondo.

Y eso es lo que materializamos con el respaldo, con el apoyo mayoritario de las principales fuerzas políticas del país, que acreditaron madurez política y una convicción firme de todas: el trabajar y de impulsar, con una visión compartida, la transformación y los cambios que México necesitaba para poder tener mayor crecimiento y desarrollo social.

En otro ámbito. En otro ámbito no resuelto, ni del que nos sintamos plenamente satisfechos, pero también hay cifras alentadoras.

No les quiero aquí llenar con datos y cifras, porque los han escuchado ustedes, y además los siguen, porque muchos de ustedes están, ya como Consejo o en otros espacios de participación, muy involucrados en lo que el país viene avanzando y logrando, pero en materia de seguridad, condición indispensable para generar confianza, también hay signos alentadores.

Y los delitos de mayor comisión, y especialmente aquellos que generan mayor violencia, se han venido conteniendo.

No estamos satisfechos, lo reitero, pero también, es de decir que en varias regiones del país, que anteriormente eran mayormente asoladas por el crimen y por la violencia, hoy muestran un rostro muy distinto.

Sin embargo, esto nos convoca a redoblar el paso, a mantenernos firmes y realmente asegurar que tengamos seguridad y tranquilidad para los mexicanos, y que ello, junto con la vigencia plena del Estado de Derecho, podamos realmente contribuir a la grandeza y al desarrollo de nuestro país.

Quisiera dejar aquí mi intervención, en la oportunidad que tendré, que amablemente ustedes me han dado, de comer con ustedes más tarde, después de este evento, y creo te podré hacer referencia, alusión, y atender las distintas inquietudes e interrogantes que eventualmente tuvieran.

Quisiera dejar en este espacio mi intervención, nuevamente diciéndoles, en nombre del Gobierno de la República y de la sociedad mexicana: gracias por la confianza que sus empresas tienen en México.

Gracias por acompañar y por impulsar la confianza que queremos tenga nuestro país, para más empresas y para empresas nacionales y extranjeras; que México se venga consolidando como un destino confiable para invertir, para generar empleos, para elevar nuestra productividad y, con ello, esa es la condición fundamental, con ello podamos seguir impulsando la prosperidad de nuestra sociedad.

Y el que tengamos también un México más incluyente, que significa tener un México menos desigual; un México en el que las oportunidades sean mayores para todos los mexicanos y, al final de cuentas, cada mexicano pueda realmente encontrar su espacio de realización personal en el esfuerzo colectivo al que estamos convocados para lograr el México que todos queremos.

Muchas felicidades a don Claudio, y muchas felicidades a Alejandro.

Y éxito, señoras y señores empresarios, en todo lo que lleven a cabo.

Muchas gracias.