-MODERADORA: Escuchemos las palabras del maestro José Ángel Gurría Treviño, Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

-MTRO. JOSÉ ÁNGEL GURRÍA TREVIÑO: Señor Presidente.

Señores Secretarios; don Enrique Iglesias; don Enrique García; señor Embajador Pérez-Jácome; señoras y señores; amigos; señor Senador; señor Diputado:

Me da mucho gusto estar aquí, para lanzar esta Cumbre Global de Productividad, en presencia del Presidente Peña Nieto.

México ha sido un país clave para concretar este primer diálogo global sobre el futuro de la productividad, y para impulsar el Consejo Iberoamericano para la Productividad y la Competitividad que, con la Presidencia de Enrique Iglesias, se lanzó hoy, hace unos minutos.

Su participación, señor Presidente, la de los Secretarios Videgaray, Guajardo y Meade, la de otros altos cargos del Gobierno, revela la importancia que México le da al tema de la productividad, incluyendo, por supuesto, la muy honrosa presencia de los más importantes líderes del sector privado y del Senado, y de la Cámara de Diputados.

La recuperación económica mundial sigue siendo débil y muy dispareja. Muchos países siguen padeciendo los legados de la crisis; bajo crecimiento, alto desempleo, bajos niveles de crédito, bajos niveles de comercio, y una cosa muy preocupante; bajos niveles de inversión, crecientes desigualdades y una severa erosión de la confianza pública.

Un  problema cíclico se ha transformado en un problema estructural. Nos urge echar a andar los motores de un crecimiento más robusto, más incluyente y más sostenible.

Uno de los principales motores de este crecimiento de largo plazo, es, precisamente, la productividad. Si bien los niveles de productividad de las empresas de punta se han mantenido a lo largo de la crisis, la productividad total se ha venido desacelerando.

De hecho, en 2013, la productividad multifactorial en la OCDE se ubicaba dos por ciento por debajo del nivel previo a la crisis en 2007. Esto lo mencionamos en el Informe de la OCDE sobre el Futuro de la Productividad que estamos presentando en este momento, y que le entregué a usted, señor Presidente.

Este debilitamiento de la productividad, que en muchos casos se inició antes de la crisis, afecta también a las economías emergentes. El crecimiento de la productividad en México se ha venido desacelerando.

El Secretario de Hacienda acaba de mencionarnos que lleva ya 30 años la tendencia de desaceleración, y que ha sido, en promedio, no sólo plana, sino que inclusive ha caído en este periodo.

Y por otro lado, México registró un muy bajo nivel de productividad laboral, que es 60 por ciento por debajo del promedio de la OCDE, y 70 por ciento por debajo del de Estado Unidos.

Quiere decir que hay mucho, mucho margen todavía, y mucho trabajo por hacer.

Es fundamental que sumemos experiencias, esfuerzos, para relanzar el fortalecimiento de la productividad como un motor del crecimiento incluyente.

La OCDE propone un nuevo enfoque sobre la productividad para hacerla más democrática, más incluyente, más preocupada por el medio ambiente.

Una productividad fundada en reformas estructurales, como las que usted promovió en México, señor Presidente; con mecanismos dinámicos de difusión de las tecnologías y el conocimiento, con nuevas reglas que emparejen el terreno de juego y faculten a los más rezagados para aprovechar la economía del conocimiento.

Esta nueva productividad debe fomentar la innovación, pero también, asegurarse de que esas innovaciones se canalicen al resto de la economía.

Comentábamos un momento, antes de su llegada, que el problema no es que las empresas de punta se hayan aflojado en su ritmo y en su avance, sino que la diseminación del avance tecnológico de esas empresas al resto de la economía, se ha vuelto mucho más lento de lo que solía serlo. Y por lo tanto, primero, se está ampliando mucho la brecha entre las empresas de punta y las demás, incluyendo dentro del mismo sector.

Y segundo. Para la productividad de la economía general, no está bajando, no se está difundiendo, no se está diseminando el avance tecnológico de esas empresas de punta.

Y por otro lado, porque estamos encontrando, señor Presidente, que aún cuando hay empresas de punta, aún cuando hay innovación, aún cuando hay avance tecnológico, en muchas ocasiones no hay las destrezas, las habilidades, las competencias de la fuerza de trabajo necesarias para aprovechar al máximo estos avances de la tecnología.

Señor Presidente.

Señoras y señores:

Este diálogo global sobre productividad es el primer paso para constituir un Foro Mundial sobre Productividad, que reúna y respalde a los responsables de formular políticas en la materia, y fomente el intercambio de mejores prácticas.

Quisiéramos aquí, felicitar al Gobierno de México por haber creado una Unidad de Productividad, en la Secretaría de Hacienda, que es realmente un esfuerzo transversal, en términos de que participan la totalidad de las entidades del sector público, del sector privado, los sindicatos, etcétera, para mejorar, precisamente, la productividad que ya hemos visto, que tiene una brecha muy importante por avanzar.

También, con la constitución hoy, del Consejo Empresarial Iberoamericano para la Competitividad y la Productividad, resulta que ya tenemos el primer ladrillo, la primera base constitutiva de este Foro Mundial sobre Productividad en la región nuestra, precisamente.

Y quiero decirle también, señor, que estamos trabajando en particular en estos temas de competencia, de productividad, de competitividad, precisamente, en los países con los que estuvo usted hace un par de días, constituyentes de la Alianza del Pacífico.

Cuenten con la OCDE para impulsar estas iniciativas, y para que la creatividad y la capacidad de inventiva de las empresas y de los seres humanos, en un contexto de políticas públicas adecuadas, nos conduzca a más altos niveles de bienestar y prosperidad.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Para escuchar las palabras del doctor Enrique Valentín Iglesias García, Primer Secretario General Iberoamericano.

-DR. ENRIQUE VALENTÍN IGLESIAS GARCÍA: Señor Presidente; señores Secretarios; miembros de la mesa; amigas y amigos.

Muy breves palabras, señor Presidente.

Primero. Expresándole el placer de estar nuevamente en este país, y con usted aquí, presente.

Felicitarlo, además, a usted y a su Gobierno por esta importante iniciativa que han hecho junto con la OCDE, de esta Cumbre de la Productividad, paso hacia la Cumbre Mundial de la Productividad.

Me parece de urgencia, de necesidad y, además, un paso pionero en cuanto a movernos colectivamente en este ámbito.

Mencionábamos brevemente la complejidad del mundo. La complejidad del mundo es creciente, y ha puesto este tema arriba de la mesa con una gran fuerza.

Yo creo que tenemos muchas cosas nuevas, pero hay que seguir innovando. Y una de las innovaciones, es una colaboración mucho mayor, mucho más inteligente, mucho más punzante sobre el sector público y el sector privado.

Y en torno a este tema, hemos pensado, un conjunto de impulsores de la iniciativa, el crear este Consejo de la Competitividad, de la Productividad y Conectividad Iberoamericano, contando para ello, con contribuciones muy importantes, colaboraciones muy importantes que me gustaría agradecer, comenzando con la de su Gobierno; las Secretarías de Comercio, la Secretaría de Economía, la Secretaría que hoy tiene aquí la Unidad de Productividad, como el punto central, que ha sido un punto muy importante para nosotros en su colaboración. Queremos agradecer al Secretario.

Y queremos también, junto con ello también, agradecer a don César Alierta, que es el Presidente de la Cámara del Consejo de Competitividad de España, con una gran intensidad de apoyo a esta iniciativa.

Al amigo Enrique García, Presidente de la CAF; al querido amigo Gurría, Presidente de la OCDE; y don Luis Alberto Moreno, Presidente del Banco Interamericano de desarrollo. Y esta mañana, bajo la Presidencia de Valentín Díez Morodo, que además ha sido un gran apoyo del sector privado mexicano. Le quiero agradecer especialmente su apoyo.

Entonces, en la mañana de hoy, nació ésto; nació en México, nació en esta reunión tan interesante y tan concurrida por tan importantes personalidades.

Y para mí, es un honor entregarle una copia de la carta constitutiva, del acta de nacimiento del nene que nació en la mañana de hoy.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)