Actualmente hay en el país 187 zonas arqueológicas abiertas a la visita pública, que enriquecen el conocimiento sobre las antiguas culturas que se asentaron en el país y significan una opción más para   disfrutar en este periodo vacacional.

Estados como Chiapas, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro, Quintana Roo y Oaxaca, cuentan con nuevos sitios que resguardan vestigios que van desde grandes ejemplos de arquitectura monumental, hasta pinturas rupestres, esculturas, petrograbados y otros elementos arqueológicos que dan cuenta del origen y desarrollo de las civilizaciones prehispánicas.

Además de las zonas arqueológicas de reciente apertura, como Atzompa, en Oaxaca; Pahñú, en Hidalgo; San Miguelito, en Quintana Roo; Tecoaque, en Tlaxcala; Tancama, en Querétaro, y Trincheras, en Sonora, entre otros, hay una enorme variedad de sitios poco frecuentados por el público, pero que resguardan una gran riqueza arqueológica.

Fuente: INAH