Por Enrique Peña Nieto 

Fue para mí un privilegio recordar la promulgación de nuestra Constitución desde el Teatro República en la Ciudad de  Querétaro, recinto donde se discutió este ordenamiento jurídico y donde perviven las ideas y las voces de los Constituyentes.

Nuestra Constitución, la primera constitución social del Siglo XX y que hoy en día instruye el Proyecto de Nación que impulsa el Gobierno de la República, es el motor que permitirá el desarrollo nacional que mejorará sustancialmente la vida de los mexicanos.

La Constitución de 1917 es historia pero también es presente y guía para el futuro. Estamos decididos a ser un gobierno eficaz que trabaje para hacer de nuestra Ley Suprema una práctica efectiva en la vida de los mexicanos.

El mejor homenaje que debemos y podemos hacer a nuestra Constitución es cumplirla, así también para conmemorar el próximo centenario de su promulgación los poderes legislativo, ejecutivo y judicial hemos decidido organizarnos, sumar esfuerzos y voluntades para iniciar los preparativos y rendirle un homenaje republicano.

Como en ese entonces, con el Pacto por México, hoy en día anteponemos el interés nacional sobre cualquier otro interés para aprovechar toda su fortaleza y potencial en beneficio de los mexicanos, para lo cual no hay mejor ruta y guía que la que define la Constitución.