Por Enrique Peña Nieto

Los mexicanos estamos muy contentos por la Visita de Estado del Presidente de la República Francesa, François Hollande.

Durante 2 días, hemos trabajado para reencontrar a nuestras naciones, y me alegra que el Presidente Hollande haya destinado un espacio en su agenda para visitar Teotihuacán, cuyo nombre le fue otorgado por los aztecas cuando encontraron la ciudad y que significa “Lugar de los Dioses”.

En 1987, la UNESCO declaró esta gran ciudad como Patrimonio Mundial. De hecho, Francia y México somos dos de los países con mayores sitios declarados Patrimonio Mundial. Francia 38 y México 32.

Somos dos potencias en la protección de su patrimonio cultural y el despliegue de políticas culturales. Esto nos confirma lo rico, diverso y plural que son nuestras naciones.

Dos culturas como las nuestras deben estar, como bien lo ha dicho el Presidente Hollande, “corazón con corazón”, enfrentando juntos los desafíos del siglo XXI. Sé que así será, señor Presidente, y me enorgullece haber encontrado en usted a un amigo y a un aliado.