En el marco del mes de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, hoy visité Colima, un estado ejemplo de corresponsabilidad y suma de esfuerzos, y donde el 100% de su población es atendida por algún programa de la Cruzada que apoya su alimentación.

Combatir el hambre es lo justo, lo correcto, lo urgente. Por ello, 19 dependencias del Gobierno Federal trabajan coordinadamente en la ejecución de 90 programas que ya benefician a 4.2 millones de mexicanos que padecían hambre en 1,012 municipios.

Así continuaremos: trabajando fuerte, para que los beneficios de la política social lleguen a todos los mexicanos que lo necesitan".

Lo más importante es que logremos que todo mexicano, de cualquier parte del país, de las zonas rurales o urbanas, de las comunidades indígenas o de las costas; todos, tengan la oportunidad de desarrollarse y construirse un mejor futuro.

Un México sin Hambre, es un México más próspero, más fuerte y más justo.