Por: Enrique Peña Nieto

Hoy es un día de fiesta nacional: celebramos el 103 Aniversario del inicio de la Revolución Mexicana.

El gran legado de este histórico movimiento popular fue la Constitución de 1917, que sentó los cimientos para recuperar la paz y refundar la Nación, con base en la legalidad y la vida institucional. Nuestra Carta Magna fue la primera, en el mundo, en sumar libertades individuales y derechos sociales.

Una Nación que recuerda y valora su pasado, es capaz de tomar las riendas de su propio destino. Los mexicanos tenemos conciencia histórica y revolucionaria. Por ello, este día  refrendamos el origen revolucionario y el compromiso con la justicia social de nuestras instituciones.

Así como en la Revolución, cientos de miles de mujeres y hombres se movilizaron para construir un mejor país; hoy, los mexicanos de esta generación tenemos la oportunidad histórica de transformar a México, a partir de las instituciones. Los valores de este histórico movimiento popular, son nuevamente fuente de inspiración para el Gobierno de la República.

Con la misma energía y esperanza de los mexicanos de hace un siglo, estamos listos para hacer de México, la Nación próspera, justa e igualitaria que hemos anhelado.