Por Enrique Peña Nieto

El Premio Nobel de Literatura, el mexicano Octavio Paz, sostenía que “La primera palabra, la palabra que funda a todas las palabras, es la palabra compartida”. En las sociedades de hoy, sin duda, uno de los mejores vehículos para compartir palabras, ideas y reflexiones, son precisamente los medios de comunicación.

Por esta razón, en el marco de la Vigésimo Cuarta Cumbre Iberoamericana, ha sido un gusto encontrarme con directivos, especialistas y jóvenes dedicados a los medios; esto gracias a la iniciativa del Gobierno de España y al apoyo de Grupo Televisa, quienes alientan el intercambio de experiencias y la creación de sinergias entre empresas de este sector.

Compartiendo preguntas, reflexiones y experiencias de éxito, los medios de Iberoamérica que se reunieron en Veracruz estarán en mayor aptitud, de seguir cumpliendo con su elevada misión de opinar e informar a nuestras sociedades. Cada vez más, los medios de comunicación y su libertad para informar y opinar, son sinónimo de democracia, apertura, transparencia y rendición de cuentas.

Los medios de comunicación tienen una enorme responsabilidad que cumplir: recrear lo que somos, y al mismo tiempo, seguir llamándonos a cambiar todo aquello que requiera transformarse. El reto permanente que tenemos es seguir consolidando un mejor futuro, sin perder la riqueza de nuestro pasado.