Luego de realizar un recorrido esta tarde por las zonas más afectadas del puerto de Acapulco, en el estado de Guerrero, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó una reunión de trabajo con el gobernador de la entidad, Ángel Aguirre Rivero, y funcionarios del orden Federal, estatal y municipal.

En ella aseveró que lo más importante “es prestarle auxilio a las familias que están, algunas, todavía en sus casas, y no han podido salir de ellas; otras, porque no tienen manera de tener acceso a alimentación, o a algún suministro de alimentos”.

Anunció que tanto la Secretaría de la Defensa y de Marina, han dispuesto la llegada a Acapulco de un número importante de alimentos, víveres y despensas de las que la Secretaría de Gobernación dispondrá para apoyar a las familias afectadas.

A partir de ello, indicó que se hará “de manera muy rápida y muy acelerada, un balance y una evaluación de los daños ocasionados en vivienda y en infraestructura”.

Instruyó que los recursos lleguen de forma acelerada y se evite que grupos u organizaciones políticas se quieran aprovechar de la situación. Al respecto, ordenó levantar un censo directo en los hogares afectados.