Por Enrique Peña Nieto

Desde su fundación, las Fuerzas Armadas han cumplido y honrado el deber de preservar la soberanía, la independencia y la libertad, en todo el territorio nacional.

La sociedad sabe que en todo momento, los soldados y marinos están protegiéndonos por tierra, mar y aire.

Como su Comandante Supremo, desde la Plaza de la Lealtad, fue un gran honor haber entregado Menciones Honoríficas a Comandantes de diversas Unidades Operativas del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana.

Representa un justo reconocimiento a su vocación de servicio, su amor a México y su compromiso con los más altos intereses nacionales.

Los soldados y marinos de México forman parte de una nueva generación, que se distingue por su eficacia y precisión, por su conducta apegada a la ley y por su estricto respeto a los Derechos Humanos. ¡Muchas felicidades por los logros obtenidos!