La búsqueda de una reconstrucción del tejido social, a través de la práctica musical ha mantenido a las orquestas, bandas y coros comunitarios como uno de los proyectos más incluyentes del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM).

Las Orquestas Comunitarias Infantiles y Juveniles no sólo extienden la emotividad que ofrece la música a los sectores más desfavorecidos de la población, también propicia la comunicación estrecha entre éstos, e implanta en ellos valores como la disciplina, el trabajo en equipo y sentido de competencia.

Localizados en municipios de bajo índice educativo y socioeconómico se han convertido, desde hace cinco años,  en centros de enseñanza y convivencia donde los niños de estos sectores, sin ningún conocimiento musical previo, aprenden a tocar un instrumento.

Desde su fundación, cada orquesta, banda o coro comunitario tiene como propósito formativo el trabajo diario de la práctica musical, tanto en ensambles pequeños de cuerdas y alientos-maderas, como en grandes con orquesta y coro completo.

3 Características del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Comunitarios Infantiles y Juveniles:

  • Restaña el tejido social con la integración de niños y jóvenes en agrupaciones musicales de diversa índole —orquestas, coros, ensambles o bandas comunitarias—.
  • Cada Sistema Musical involucra conjuntos diversos: orquestas, coros, ensambles o bandas comunitarias, respondiendo a las características, necesidades y vocación de los entornos sociales donde se insertan.
  • Responde a las necesidades y vocación de los entornos sociales donde se insertan e involucra al entorno familiar y social; cada agrupación puede atender directamente hasta a 200 familias.

Fuente: Conaculta