Un día como hoy pero de 1899, nació Silvestre Revueltas, compositor, violinista y director de orquesta, siendo el hermano mayor de una familia de artistas con una trayectoria reconocida en la cultura mexicana.

Silvestre Revueltas dejó su natal Durango para ingresar al Conservatorio Nacional de Música en la Ciudad de México. Más tarde, a la edad de 17 años tuvo la oportunidad de asistir, junto con su hermano Fermín, al St. Edward College ubicado en Austin, Texas.

Por invitación del maestro Carlos Chávez, en 1929 se convirtió en director asistente de la Orquesta Sinfónica de México.

Entre 1930 y 1940 es la década más productiva en la composición de Silvestre Revueltas con obras como Cuauhnáhuac, Esquinas, y Ventanas.

De esa misma época destaca la partitura musical para la cinta Redes que de acuerdo con especialistas, convirtió a Revueltas en uno de los primeros compositores para música de cine sonoro.

Su música orquestal incluye poemas sinfónicos como Sensemayá (1938), basada en un poema de Nicolás Guillén.

Como parte de su composición fílmica también sobresale la música para la cinta La noche de los mayas creada en 1939 y la cual se convirtió en una de las obras orquestales más interpretadas del compositor.

Revueltas enfrentó una larga batalla contra el alcoholismo y murió en la pobreza a los 40 años de edad, pero la calidad de su obra, su vitalidad rítmica y el toque profundamente mexicano permitió que se le reconociera como el compositor modernista más influyente de la primera mitad del siglo XX.