El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentó la Política Nacional de Inclusión Financiera, acompañado de la S.M. Reina Máxima de Los Países Bajos, en Palacio Nacional.

Son 6 ejes a partir de los cuales la Política Nacional de Inclusión Financiera articula los esfuerzos gubernamentales y los del sector privado:

PRIMERO. Educación financiera. 

"Me refiero a que la gente sepa cómo aprovechar las ventajas de estar en el sistema financiero: desde cómo abrir una cuenta, cómo usar una tarjeta de crédito o cómo invertir su dinero".

Además de incorporar usuarios al sistema financiero, se trata de contar con instrumentos que sean de utilidad y se conozca que conozca cómo aprovecharlos.

Para fomentar esta cultura desde temprana edad, la Secretaría de Educación Pública (SEP) promoverá la educación financiera en los planes de estudio de Educación Básica.

Programas como Prospera, Mujer PYME o Crédito Joven, ya incluyen cursos de capacitación financiera; mientras que en los consulados se imparten cursos a los connacionales, sobre el sistema financiero particularmente en los Estados Unidos.

SEGUNDO. Uso de innovaciones tecnológicas para la inclusión financiera.

"Se trata de aprovechar las nuevas tecnologías, como son Internet, teléfonos inteligentes y el análisis masivo de datos, para acercar los servicios bancarios y los medios de pago a amplios segmentos de la población".

Gracias a la Reforma en Telecomunicaciones, México está avanzando para tener una mejor cobertura, costos más bajos y mayor calidad en los servicios.

Con una plataforma digital de vanguardia, se abren nuevas oportunidades para integrar a la población excluida al sistema financiero y facilitar la interconectividad de los servicios financieros digitales.

TERCERO. El desarrollo de infraestructura financiera en zonas desatendidas.

"Este gobierno, se ha propuesto ir cerrando brechas y que todas las regiones de México cuenten con las mismas oportunidades, incluyendo el acceso a los servicios financieros".

El Gobierno de la República continuará alianzas con actores no financieros, como son las cadenas comerciales, e incrementará los servicios de la Banca de Desarrollo en las localidades más dispersas.

CUARTO. Mayor acceso y uso de servicios financieros formales para la población subatendida y excluida.

"Durante este gobierno se ha logrado incluir al sistema financiero a casi 7 millones de mujeres en situación de pobreza, a través de la dispersión de transferencias gubernamentales en tarjeta de débito".

Más de 6 millones de beneficiarias ahora cuentan con un Seguro de Vida para Jefas de Familia. También poblaciones previamente excluidas se benefician ahora de créditos empresariales a tasas de interés preferenciales. Destacan el Programa Mujer PYME y el Programa Crédito Joven.

QUINTO. Mecanismos de protección al usuario de servicios financieros.

Este eje se basa en el fortalecimiento institucional de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, la CONDUSEF, a partir de la Reforma Financiera y, al mismo tiempo, promueve la protección de los datos personales, para evitar, entre otros delitos, el robo de identidad.

SEXTO. Generación de datos y mediciones para evaluar la inclusión financiera.

"La importancia de contar con datos y evaluaciones periódicas de las políticas públicas es innegable".

El Gobierno de la República seguirá emitiendo reportes, como la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), y apoyará proyectos de investigación académica en la materia.

"Hoy México cuenta con una banca sólida, bien capitalizada y con una cartera crediticia sana. Una banca que es un factor clave para el desarrollo nacional y que, además, comparte el compromiso de lograr una mayor inclusión financiera.

Uno de los objetivos es que los mexicanos puedan tener cuentas de ahorro, contratar seguros u obtener un crédito para hacer realidad cualquier proyecto de vida que se tracen. Se trata también de tener diversas maneras de poder realizar pagos por la prestación de distintos servicios.