A raíz de este diálogo, y atendiendo algunos de los principales planteamientos del sector privado, el Gobierno de la República ha decidido emprender las siguientes acciones a favor de la productividad:

  • PRIMERA. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público presentará a la brevedad un conjunto de medidas que permitan reducir el impacto adverso de las restricciones al uso de dólares en efectivo en la frontera.
  • SEGUNDA. Entre los mecanismos para facilitar el comercio y eliminar las barreras a la exportación, en las próximas semanas, operará la Ventanilla Única del Sector Salud para la Promoción de la Exportación; al igual que un esquema que simplifica, hasta en un 80%, los trámites requeridos para obtener un Certificado para la Exportación de la COFEPRIS.
  • TERCERA. Para el financiamiento de las MIPYMES, este año se destinan más de 3 mil 300 MDP al Sistema Nacional de Garantías. Con ello, habrá una derrama crediticia, cercana a los 90 mil MDP, en favor de 100 mil MIPYMES.
  • CUARTA. Las dependencias de los gabinetes México Próspero y México Incluyente modernizarán las reglas de operación de sus programas sociales, para que sean más simples y cuenten con un fuerte componente de fomento a la productividad.
  • QUINTA. Para acelerar el desarrollo de infraestructura, las dependencias ejecutoras de obra, como PEMEX, SCT, CFE y CONAGUA, reducirán los tiempos entre que se adjudica una obra y se inicia su construcción. Esto sin duda, dará un mayor dinamismo a la economía.
  • SEXTA. Se tomarán todas las medidas de política pública necesarias para asegurar que en materia de hidrocarburos, gas y electricidad, haya un contenido nacional relevante. La industria mexicana se beneficiará ampliamente con las nuevas oportunidades de inversión y crecimiento que ofrecerá el sector energético nacional.