El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó el acto en el que el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el doctor Luis Raúl González Pérez, presentó su Informe de Actividades 2015.

La CNDH, es uno de los organismos más sólidos y más eficaces del mundo. 
Fuerte, independiente y confiable, con las facultades y capacidades necesarias para una efectiva protección de los derechos fundamentales en todo el país. Su trayectoria y evolución, son ejemplo del México democrático; comprometido con la dignidad humana.

"La CNDH ha servido al país, defendiendo los derechos y libertades de los mexicanos; haciendo visibles los abusos de autoridad y protegiendo a las víctimas.

Su labor también ha dado voz y cauce a iniciativas en favor de los derechos de niñas, niños y adolescentes; de personas con discapacidad; de mujeres y adultos mayores; de migrantes e indígenas; y, en general, de personas y grupos en situación vulnerable.

Su creación, en 1990, constituyó un paso decisivo para incorporar en la agenda pública. La Reforma de 1999 transformó a la CNDH en lo que es hoy: un órgano constitucional autónomo, completamente independiente de cualquier poder u orden de Gobierno.
 
"El Gobierno de la República ha aceptado todas las recomendaciones que ha emitido la CNDH y trabaja para su efectivo cumplimiento; con el firme compromiso con la transformación legal, institucional y, sobre todo, cultural del país, en favor de los derechos inherentes al ser humano".
Las recomendaciones de la CNDH, particularmente dirigidas a las fuerzas y autoridades federales, se han reducido año tras año al pasar de 31 en 2012, a ocho en 2015. En tres años, se redujo en 74 por ciento el número de recomendaciones.

Con la participación de autoridades, organismos autónomos, organizaciones de la sociedad civil, académicos, expertos y la ciudadanía en su conjunto, se han logrado seis avances en diversos frentes:

  1. Se amplió el catálogo de derechos reconocidos en el marco jurídico. A partir de diversas reformas y políticas públicas, se ha incrementado el reconocimiento de derechos fundamentales en el orden constitucional.
  2. Se ha consolidado una política de seguridad, con mejores estándares en materia de protección y respeto a los Derechos Humanos. Las recomendaciones de la CNDH dirigidas a las fuerzas y autoridades federales en este sector, se han reducido año tras año, al pasar de 31 en 2012, a 8 en 2015. En tres años, se redujo 74% el número de recomendaciones.
  3. Se ha incorporado el enfoque de Derechos Humanos, en todas las políticas públicas. A partir de un programa nacional de alcance transversal y de una estrategia de capacitación amplia y permanente, se están institucionalizando las mejores prácticas internacionales.
  4. Se han fortalecido las capacidades institucionales para salvaguardar los derechos y brindar apoyo integral a grupos en situación de vulnerabilidad. Destaca la consolidación de los sistemas nacionales de atención y protección a niñas, niños y adolescentes; a mujeres que han sufrido violencia; y a las víctimas del delito.
  5. Se ha apoyado con firmeza la cabal implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal. Este cambio de modelo, que estará vigente a partir de junio, en todo el país, fortalecerá el debido proceso y resguardará el principio de presunción de inocencia. Además, permitirá agilizar los juicios y reducir la impunidad.
  6. Se están impulsando nuevas leyes para combatir con mayor eficacia la desaparición forzada de personas y la tortura.
CAMACHO OLIVARES IMG 0011jpg
"Debemos seguir esforzándonos y avanzando juntos, para que los cambios institucionales se traduzcan en un cambio, y esto es lo más importante, de mentalidad, que nos permita una sana convivencia social.
Sociedad y Gobierno tenemos que trabajar de manera conjunta por un cambio cultural generalizado, en favor de la no discriminación, la inclusión, la legalidad, la tolerancia y el respeto".